6.7.18

Desempleado mayor de 45 años. Un serio problema

Los datos de empleo siguen en España siendo son muy malos, aunque se nos diga que son buenos. Y son malos porque afectan al núcleo de nuestra sociedad que más ha sufrido la crisis y donde además no son sencillas las soluciones. Si a eso le añadimos la transformación brutal de calidad en el empleo y la pérdida de poder adquisitivo y por ello la gran bajado en cotizaciones sociales, lo que aparenta un buen dato es en realidad unos datos muy malos para el medio plazo.

A mitad del año 2018 —y ya hace 10 años que estalló la crisis— tenemos 1,7 millones de españoles desempleados de larga duración. Es decir, el 44% de nuestro desempleados llevan más de 12 meses buscando empleo. Y de ellos unos 760.000 personas tienen entre 45 y 59 años de edad, colectivo muy vulnerable para no poder encontrar empleo estable ya nunca más. ¿Esto es grave o muy grave?

Desempleados con una reinserción laboral baja, posiblemente con una formación inadecuada al momento actual, que no consumen lo que deberían, que no producen lo que necesita España, impidiendo que crezcamos de forma estable y mejor. Una tragedia personal que se acrecienta si tenemos en cuenta que no están cotizando bien para su futura jubilación.

Si el 44% de nuestro desempleados lo son de larga duración, en este colectivo de más edad lo son el 63% donde hay 1,2 millones de parados.

Se estima por las estadísticas que quien está desempleado más de 12 meses, el 40% seguirán parados los próximos 12 meses. Y quien cae en el desempleo durante 24 meses con estas edades siguen en el desempleo otro año más en un 80% de los casos.

El grave problema del desempleo tienen apellidos claros.

Mucha edad según los empresarios contratadores

Poca Formación actualizada

Baja calificación profesional anterior

Sectores específicos de muy compleja reinserción


Sistema de Empleo incapaz de actuar con soluciones