28.5.18

La Moción de Censura es imprescindible

El asunto de la Moción de Censura CONTRA Rajoy no es cosa baladí. La podría, la debería haber evitado Mariano, simplemente admitiendo que la sentencia de Gürtel era demoledora contra su propia palabra en sede judicial, y que lo lógico era dimitir de forma urgente. Pero teme que tras su dimisión vengan tiempos todavía peores para sus intereses particulares.

Así que la Moción de Censura es la mejor manera de que España recobre un poco de luz, no suficiente, y empiece a aprender que tras comer hay que pagar la factura. Y a la hora de pagar, hay quien se quiere poner de lado. Un Ciudadanos que dice algunas tonterías nerviosas que de mantenerlas le van a costar caras, y unos nacionalistas vascos y catalanes que no son capaces de explicar la verdad de sus decisiones.

España no puede continuar por la senda de una corrupción brutal que tras las sentencias castiga a los culpables y a los que miraban para otro lado. Y si no queremos leer el presente y el pasado, lo tendremos que repetir en el futuro, mientras España camina entre el clientelismo muy débil de nuestro país en Europa y una sociedad muy cansada y a punto de estallar.

España necesita Elecciones Anticipadas, pero antes hay que dar la luz, hay que cambiar algunos puestos clave que hacen de tapón para que se vea qué hay dentro. Hay que ordenar la RTVE para que sea neutral. Hay que caminar un poco al menos sobre el problema catalán y dejarlo ligeramente atado para que no salga más pus. Hay que construir las bases teóricas de una nueva economía productiva, para ofrecerle a la sociedad esperanza. Y hay que barrer tanto nacionalismo excluyente, sea de una bandera o de la contraria. Hay que intentar que los españoles vuelvan a creer en España sin tener que sacar colorines a los balcones. No es tanto lo que se necesita hacer en un año.