26.1.15

Grecia es el laboratorio donde España va a probar su futuro

Tras Grecia viene Andalucía en un año electoral de lo más entretenido donde los cambios políticos van a configurar el camino de la nueva política. Y de las nuevas decisiones. Y esperemos que haya margen para esas nuevas ideas, pues nadie es capaz de imaginar un escenario donde los nuevos proyectos políticos fracasasen. Fracasar tras destruir lo viejo supone quedarse desnudo ante la violencia de una sociedad muy asqueada con casi todo.

Grecia y Syriza va a ser el laboratorio en el que aprenda Podemos, es decir el futuro de España. ¿Pero solo va a quedar en España la opción de Podemos? 

Sería un inmenso error político del que seríamos todos responsables, que junto a las opciones totalmente nuevas no existiera una posibilidad de diversas políticas con experiencia, aunque fuera gestionando desde la oposición los nuevos caminos e identidades. 

En Grecia junto a Syriza van a entrar hasta seis opciones políticas estatales bien diferentes en un Parlamento nuevo que puede ser una jaula de grillos. Dos opciones socialistas, una opción comunista, una de independientes, otra de extrema derecha más la conservadora y mayoritaria como oposición. Todo un abanico de dificultades minoritarias pero necesarias casi todas para que se configure una representación social amplia y democrática.

En España junto a un Podemos en ascenso sobre todo si Syriza lo hace medianamente bien, tendremos también un PP como líder de la oposición. Un partido socialista que nadie se atreve a medir en su declive. Dos opciones que dicen llamarse centristas como Ciudadanos y UPyD, una opción comunista una vez limpios de paja como IU y varias opciones nacionalistas muchas de ellas conservadoras. Como vemos casi un espejo al Parlamento de Grecia.

Grecia va a ser el laboratorio donde los españoles vamos a fijarnos desde la grada. Quedan pocos meses para jugar con la gaseosa.