11.10.08

La compra de inmuebles como valor seguro de inversión

En el último año las acciones de General Motors han pasado desde los 43 dólares a menos de 5 dólares por acción.
Pero imaginemos que compramos acciones españolas, ya que parece que el crack solo afecta a EEUU.
Si en mayo de 2008 compramos en nuestro país 3000 acciones de cada una de las empresas Ebro Puleva, Endesa, Iberia. Prisa y Abertis (valores conocidos, diversificados, importantes, es decir valores que un asesor puede recomendar como buenos) habríamos invertido unos 238.000 euros. Igual que un piso normal.
Hoy a mitad de octubre del mismo año si vendieras esas acciones asustado por el crack te darían unos 130.000 euros. Habrías perdido 108.000 euros en 4 meses, más de un 45% de lo invertido. La inversión inmobiliaria no va a bajar nunca tanto.
El gobierno puede garantizar los ahorros bancarios, pero nunca las inversiones en bolsa.
Un inmueble no puede bajar tanto en tan poco tiempo, porque entonces quien lo debe en forma de hipoteca, que en estos momentos son la mayoría, optaría por no pagar a sus bancos la deuda, colapsando totalmente el Estado. Sin banca no hay Estado, de momento, nos guste o no.
¿Meterías tus ahorros en un producto que sale todos los días en los noticiarios? ¿En algo de lo que no entiendes nada de nada?


Una acción depende totalmente del mercado de compra venta, un inmueble no aunque en teoría es igual, pero como es un valor que todas las personas necesitamos en la vida está sujeto a otros condicionantes. Está afectado no tanto al mercado abierto como al de los sueldos y al IPC. Si todos cobráramos 5000 euros al mes, los pisos subirían un montón (*). Si cobráramos 300 euros al mes, bajarían un montón. Por ejemplo el mercado de los alquileres está basado en la posibilidades reales de ser pagados por las familias. Por eso suben si se ofrecen ayudas públicas. El dueño del inmueble (el mercado) valora cuanto pueden pagar los posibles clientes, y pone ese precio máximo que se mueve muy poco. Por ejemplo pisos para solteros o divorciados entre 500 y 650 euros. Pisos familiares entre 650 y 900 euros. Analicen el precio y verán como es exacto. Cuando no existían ayudas públicas, los alquileres en la zona baja oscilaban sobre los 400/500 euros.
* Montón es una medida de capacidad, equivalente a la leche puñetera. Y no, no me dedico al negocio inmobiliario, que más quisiera yo. Ni he tenido nunca acciones que se coticen en Bolsa, pues los pocos arrestos que tengo me los gasto en vino y en ordenadores Apple.