20.8.16

Hace más de 10 años que empezó este blog

Este blog cumplió el mes pasado 10 años, casi en silencio, apagado o fuera de cobertura, callado por propia decisión al ir trasladando sus nuevas entradas a otras ventanas, pues todo tiende a transformarse, y un blog, como un libro, debe comenzar y también acabar.

En el momento de nacer, allá por julio de 2006, sin duda no pensaba en que llegaría a los 10 años de edad. Eso es mucho. Con él he aprendido a escribir, he modificado mis hábitos sociales, he andado muchos caminos, he desandado otros, y me encuentro mucho más viejo pero con muchas más ventanas abiertas, tantas, que me resulta imposible atender como se merecen.

Un blog requiere atención constante o si no es mejor abandonarlo. Se debe a sus electores pero también a uno mismo. Es una afición como el que es de un equipo deportivo o de un programa de televisión. Todo evoluciona y todo se mueve de sitio. Para que este blog pudiera renacer sería importante borrar muchas entradas viejas que ya no encajan con mi forma de pensar. O no. Tendría que secar otros blog que ahora están funcionando aceptablemente, pero sin duda, pocos me darán las satisfacciones de este, que fue el primero y por ello el más querido.

A veces me acuerdo de él, le doy un empujón, lo muevo un poquito para ver si está vivo, y lo vuelvo a dejar callado. Son cosas de la añoranza. Creo. En aquellos días mi hijo era admitido en la Universidad para intentar hacer la carrera de Económicas y hoy es profesor, y mi hija sufría un pequeño accidente en su trabajo con una carpeta que le hería un ojo. Yo salía de una operación de corazón y simplemente quería gritar. Hoy ya no grito.

12.8.16

No estamos en el siglo XXI. No nos engañemos

En esta viñeta, Ferrán Martín nos da unas ideas críticas del valor de "haz lo que vieres" que vienen muy bien en estas semanas. Predicamos pero no damos trigo, si acaso mensajes para manipular. ¿Quien dijo que estávamos en el siglo XXI?