25.2.16

Tras el teatro de la firma, viene la política de verdad

En toda negociación la inteligencia emocional es imprescindible, y engañar al contrario lo que siempre lleva con urgencia a la ruptura. Siempre. Así que como supongo una suficiente inteligencia en Pedro Sánchez, debo reconocer que nunca ha querido llegar a un acuerdo con la izquierda en España y que las formas en este caso sí importan y mucho. La firma del documento con Ciudadanos es un ejemplo de ruptura con los que allí no estaban, mucho más que los puntos que puedan o no figurar en el documento de 66 páginas que han firmado. El salón elegido toda una clara intención de marcar terreno.

Anoche el señor Hernando en Telecinco dijo con claridad que era un acuerdo firmado por el PSOE que “era de centro izquierda” y Ciudadanos que era de centro derecha. Este calificativo estoy seguro que se le escapó en planos nervios por intentar explicar lo complejo, pero es la forma de pensar en su interior lo que le delata. ¿Son los militantes del PSOE de centro izquierda? Pues no. Dentro del PSOE hubo centro izquierda desde la integración de Fernández Ordóñez en el año 1982 con todo su socialdemócrata equipo del Partido de Acción Democrática. Pero tras cuatro años de un duro gobierno conservador, no encaja reivindicar el centro izquierda en plena negociación abierta con la izquierda, excepto que sea un planteamiento táctico. Es decir, un error.
¿Pero y para qué, si esto es muy insuficiente? Pues tácticamente no lo tengo nada claro. Para este viaje no se necesitan unas alforjas de calidad. Si piensan en el PSOE y Ciudadanos que el PP les va a apoyar, se equivocan pues de hacerlo sería a un precio imposible. Si creen que tras el teatro de la firma, caerían rendidos Podemos e IU, demuestra alguien que no merece ser Presidente de España pues hay que planificar los movimientos de piezas del contrario con más inteligencia. ¿Para qué pues, esta actuación de derechas sin el PP? ¿Falta madurez entre algunos de los actores de esta farsa a medio construir?

Pero si leemos el documento de 66 páginas, aunque sea por encima para no disolvernos, vemos la firma teórica de Garicano, el asesor económico de Ciudadanos, en un exceso de puntos. ¿Y por qué ha permitido el PSOE y Jordi Sevilla, tanto Garicano? 

Vemos mucha menos política que economía, vemos tantas imprecisiones que este libro puede querer decir una cosa y la contraria. Claro que tiene puntos positivos, faltaría más, pero también negativos para el momento en que estamos, para los más débiles, para las políticas de izquierdas. Así que sin duda, estamos donde estábamos hace unas semanas, es decir, en nada. Tal vez un poco más cabreados todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario