3.8.15

Unas preguntas sencillas. ¿Vives y trabajas en España?

Unas preguntas sencillas, fáciles. Para jorobar. ¿Vives en España? ¿Trabajas y paseas por los caminos de España? Bien. Vamos bien. ¿Pagas impuestos en España y tiemblas cada vez que llega a tu buzón un sobre con el membrete de Hacienda?

¿Eres de los que piensan que los griegos no pagan impuestos, trabajan poco y tienen lo que se merecen? ¿De los que piensan que Grecia debe cambiar sus formas políticas y quejarse mucho menos? Vamos bien.

Empezamos a pensar todos como Varoufakis. Curiosamente y no sabemos bien porqué, la inmensa mayoría de los europeos piensa lo mismo que he puesto en el párrafo segundo. Y si lo piensan tantos millones de ciudadanos formados y listos, que han ido a los mejores colegios europeos, no deberían estar equivocados. O si.

Pero es que todos estos millones de europeos piensan, están seguros más bien, que Grecia es igual que España, Italia o Portugal. Lo mismo de lo mismo. Los mismos adjetivos calificativos, las misma recetas absurdas, los mismos errores fáciles, los mismos odios, las mismas miradas de pena.

Nos diferencia que en España e Italia somos muchos más. De Grecia se puede prescindir llegado el caso, mientras no se hagan amigos en exceso de los rusos o chinos. Pero Europa no puede perder a Italia o a España, pues según el resto de europeos vivirían mucho mejor, pero ya no se podrían llamar Europa a este invento de mercaderes, aunque a la mayoría esto les traiga al pairo.

Es decir y para que no tengamos dudas. Para la inmensa mayoría de los europeos, Grecia es un país de panderete y yogures. De bailes y sopa. Pero así nos ven también a los españoles, italianos y portugueses. Incapaces de pagar impuestos, de trabajar aunque acudamos muchas horas a la fábrica, de leer un poema, de saber elegir a nuestros representantes políticos. En algunos países de esa Europa crítica pagan muchos más impuestos que en España, no ya en el monto total sino en el porcentaje de lo que cobran. Y no se quejan. Pero en España desde la derecha a la izquierda estamos deseosos de pagar MUCHOS MENOS impuestos. Incluso los que pagan muy pocos impuestos dado su mísero ingreso, se quejan de lo altos que son los impuestos en España. Confunden subir impuestos con la necesidad de subirle los impuestos a quien más gana y más tiene. Uff! cuanto trabajo nos queda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario