27.8.15

Todos somos seres humanos. Aunque no nos lo creamos

El camión húngaro en Austria no es nada más que la última vergüenza de todos nosotros. Sé que parece duro señalar a toda nuestra sociedad como responsable de estos dramas, pero llevamos años sembrando lo que ahora poco a poco vamos a ir recogiendo. Aunque no nos guste nada leerlo. Aunque creamos que las dos últimas décadas han sido fáciles y gratis.

Escucho curiosos comentarios por todos los sitios. Todos tienen soluciones, todos hablan del "yo" y desde el "yo" y eso me preocupa más, pues supone regar la siembra de los problemas. Yo. Yo. Yo. Mientras no asumamos que esto es inevitable excepto que nos lo tomemos muy en serio, no entenderemos nada. Son seres humanos como tú y yo, tan inmigrante como eres tú o yo en el Reino Unido o Polonia a poco que cambien los tratados cuando quieran unos pocos, o tan inmigrantes como nosotros hoy mismo si un día necesitamos ir a sobrevivir a los EEUU, a Brasil o a Marruecos. ¿Acaso crees que eso es imposible?

La globalización llegó para todo y todos. No solo para poder comprar McDonalds en Suiza o en Libia. La globalización es imparable. El Mediterráneo ya no es una frontera suficiente para que Europa se sienta ajena a los problemas del sur. Sobre todo si ella misma los alimenta o los ignora. Un problema en China nos afecta, así que uno en Libia o Siria que están aquí al lado, ni te cuento. ¿Cuanto hace que no miramos el mapa del Mediterráneo para entender de qué va esto?

Las personas somos iguales, aunque creamos que los bienestares y libertades nos perteneces por derecho adquirido. Es un error. Cada bien estar y bien vivir hay que defenderlo cada día, pero con inteligencia social, no con la miopía de pensar que vivimos en una isla llamada mundo occidental y que con eso ya es suficiente. Eso es del siglo pasado y ya no sirve, aunque nos empeñemos en creer que si. Hoy o somos defensores del humanismo o somos enemigos de él. Y cada posibilidad tiene sus problemas pero también sus posibilidades de futuro. Cada uno elegimos varias veces al día. Así que las posibilidades de equivocarnos son también varias cada día.

22.8.15

Alexis Tsipras puede ser lo menos malo para Europa

La decisión de Alexis Tsiprasprimer ministro en Grecia— de presentar la dimisión, es cuando menos tan arriesgada como lógica en un político verdadero y creíble, aunque (y sobre todo por ello) admita ante los griegos que no ha podido hacer lo que prometió.

Pero esa decisión, dentro de lo inevitable al tener una minoría dividida dentro de su propio partido político, y aceptando que siendo democrático de verdad, debía preguntar a los griegos sobre el camino a seguir tras el tercer rescate que admite como mal menor pero no comparte como solución, es una decisión peligrosa para Grecia, Europa y España.

Podría darse el caso (casi imposible) de que otras fuerzas en Grecia se pusieran de acuerdo y lograran formar un gobierno nuevo sin terminar en nuevas elecciones. Sabía Tsipras que se iba a producir la ruptura de su partido Syriza y que eso lejos de aclarar la situación iba a complicar las salidas a la crisis de gobierno. Pero ha realizado lo que cualquier político serio debería aprender para situaciones de este tipo. Cuando hay muchas dudas, hay que preguntar.

A partir de este momento se abren más dudas que conducirán inevitablemente en poco más de un mes a la luz. O no. Por una parte hay que ver de qué forma responden los griegos al hecho de tener que volver a las urnas, ya que la última vez que fueron convocados su decisión no sirvió para nada. De qué forman decidirán votar y en qué número de ellos acudirán al llamamiento. Hay serias dudas para saber a qué partido beneficiarán los indecisos o quemados y cabreados, a qué partido acudirán los miedosos y las clases medias. Y sobre todo de qué manera se repartirán el voto Syriza y el nuevo partido Unidad Popular.

20.8.15

Hay que subir los impuestos. No se puede decir más claro

Los ingresos fiscales de España están situados en el 37,8% del PIB, mientras que la media de la UE de los 28 es del 45,2%, lo que supone para España unos 80.000 millones de euros de ingresos menos cada año desde la hacienda española si simplemente estuviéramos en la media.

Para tener una sociedad justa y una economía válida para competir en el mundo actual, en la Europa que nos acompaña, hace falta entre otras cosas disponer de la fuerza fiscal de por ejemplo Dinamarca con ingresos fiscales del 58,5% del PIB, o Finlandia del 55,5%, Francia con un 53,2%,Bélgica o Suecia empatados con un 51,5%, Austria con un 49,9%, de Alemania con un 44,6% o de Austria con un 48,1%.

Eso sí, España es el cuarto país por detrás en la Europa de los 28, donde solo supera a Bulgaria, Irlanda y Rumanía. Y además desde todas las fuerzas políticas insisten sin contemplaciones en que hay que bajar los impuestos, en un clarísimo error de pedagogía social, que asombra y asusta. NO HAY QUE BAJAR LOS IMPUESTOS, hay que subirlos y distribuirlos mejor, hay que lograr que paguen los que se escapan de pagar, hay que tener el concepto de que los impuestos son los que sirven para que un país sea válido, pueda triunfar en estos momentos de globalización y necesidades claras en ayudas sociales pero también en formación de calidad, en modificaciones de nuestro mercado productivo y en ser motor de la economía del país desde el propio Estado.

19.8.15

Un hogar español, moderno, céntrico, incómodo

Esto es un hogar. Un hogar a escasos 100 metros del Congreso de los Diputados de Madrid. En plena Carrera de San Jerónimo. Esto es el hogar de un hombre tirado. Un hombre joven, no llegará a los cuarenta que está muchas horas al día tumbado, durmiendo y con la cabeza tapada para que no se le vea. Es un ser humano que vive en el portalón de un banco cerrado. La sucursal del banco se murió y el ser humano está en el camino. Esta es la España que dicen algunos no tiene hambre, la que está superando la crisis, la que va por el buen camino.

La que ven nuestros vecinos. Pero desde la Plaza Mayor al Congreso puedes ver media docena al menos de hogares como este en las avenidas principales. No están escondidos, pues ya no hay sitio en los rincones escondidos. España 2015. Se puede ver.

18.8.15

El maravilloso mundo del contrato de formación en España

Hay pocos segmentos sociales tan listos como los empresarios españoles. Más bien como los asesores de los empresarios españoles. Ahora con el contrato de formación te puedes ahorrar una pasta gansa en la Seguridad Social, y durante hasta 36 meses puedes no cotizar las cuotas de la Seguridad Social mientras demuestres que el trabajador está aprendiendo.

Si contratas a un joven entre 18 y 30 años para servir bocadillos de calamares por poner un ejemplo de los miles posibles, lo puedes tener 36 meses aprendiendo el noble arte de poner el picante justo encima de la mayonesa, labor complicada donde las haya, y así lograr expertos en bocadillos a costa de las cuotas que tenemos que pagar entre todos. Los contratos se hacen por un año, solo por un año. Pero si ambas partes y de mutuo acuerdo entienden que les queda por aprender la forma de colocar la anilla del calamar en los picos del pan, se puede ampliar otros dos años más. ¿No se lo creen? Yo tampoco me lo creía, os lo juro.

Efectivamente de las 40 horas semanales los alumnos camareros deben estar 10 horas haciendo teoría. Que por cierto se hace a distancia. Pero eso se habla con el contratado, y punto pelota. Ni te cantées de hacer bocadillos, oye. Eso sí, si tienes más de 30 años, estás jodido pues no te pueden contratar para servir copas por las noches, para fregar locales o para repartir paquetes, pues no estás subvencionado. ¿No hemos visto como en los grandes locales de comida rápida o cafeterías de nombre igual, todos son jóvenes de menos de 30 años? ¿Por qué será?

No les molesta la pobreza, les molestan los pobres

En los últimos tiempos parece que la obligación de los gobiernos europeos sea la de luchar contra los pobres y no contra la pobreza, al revés de lo estipulado. 

Molestan los manteros, los inmigrantes, los pobres, los enfermos, los jubilados, los desempleados, los tullidos y los que piden por las calles. Molestan todos los que no son capaces de producir beneficios medibles para los que desde la avaricia quieren más y más.

Eso no es humanismo, eso no es un comportamiento de seres humanos. Mucho menos de aquellos que se dicen seguidores de los filósofos más reconocidos en la religiones que dicen abrazar cuando van a misa o a comulgar. ¿Para qué comulgan? ¿para pedirse perdón ellos mismos? No, pues nunca creen que están haciendo algo mal. Son ciegos de ira y de avaricia.

16.8.15

Lo malo es contaminar; lo peor jugar con el mundo

Estamos jugando con el mundo, con el tuyo y el mío. Estamos destrozando parte del mundo que nos dejaron nuestros padres y abuelos, sin que además sepamos de qué manera lo estamos destrozando. 

¿Alguien ha dicho qué material químico produjo el incendio de China donde ya van más de 100 muertos y ha obligado a desalojar una gran zona urbana? Como este ejemplo tenemos decenas todos los años, donde el secreto acompaña a las barbaridades? Dicen que cianuro en cantidades brutales ¿sin control? ¿Quien controla las barbaridades que hacen países sin controles internos?

¿Sabemos bien donde está escondido, de donde viene el lindano que contamina el Alto Aragón? Las contaminaciones son de tal juego que parece que no queremos saber. ¿Alguien sabe cómo afectan las semillas de transgénicos por ejemplo del maíz, que quedan en tierra de nadie? ¿Conocemos las mazorcas extrañas que a veces salen en plantas que se alejan de su comportamiento conocido? Los agricultores sí las conocen y a veces se callan.

14.8.15

Pedir en dos idiomas y con Dios como intermediario

Lo curioso de este cartelito en el suelo de Madrid es que no contenía dueño. No estaba acompañado del pobre obligatorio que debería estar a su lado. Era un simple plato metálico y el cartel en dos idiomas, pues para eso en Madrid pululan muchos turistas. Parecían los trastos del oficio, recogidos por ser la hora del café. O el descanso de media mañana. Cuando menos curiosa escenificación de la pobreza, en dos idiomas con Dios de por medio. 

12.8.15

Los 17 objetivos del mundo para el año 2030

El mundo mundial, el de todos nosotros, se ha marcado 17 objetivos para el año 2030 en una reunión de este mes de agosto, en Naciones Unidas y con la firma de 193 países. No está mal como papel mojado, como lista de intenciones. Pero luego todos sabemos que cada uno se fue a su casa y ni se lo contaron a sus sociedades.

¿Alguien en España nos ha dicho algo de estas 17 objetivos para el 2030? -

 Eliminación de la pobreza extrema. Que nadie tenga que vivir con menos de 1,25 dólares al día.
 Eliminar el hambre en el mundo. En la actualidad hay 800.000.000 de personas que lo sufren. Sí, 800 millones pasan hambre, lo que además nos lleva a la triste realidad. Ya hay comida para estas personas en el año 2015. Pero ellos no la tienen.
 Asegurar la salud.
 Aumentar la calidad de la educación. Todos los niños deben ir a la escuela todos los días laborables de la semana.
 Igualdad de derechos de género. Algo que nos parece tan básico, pues parte de los problemas generales son por esta disfunción en el reparto de poderes según el sexo.
 Agua potable y desagües de agua sucias para todos
 Energía que podamos sostener en un mundo cada vez más débil
 Trabajos de calidad y crecimiento económico. Creación de 600 millones de puestos de trabajo en los próximos 5 años.
 Infraestructuras básicas para los países más pobres
 Reducir las desigualdades sociales
 Aumentar las ciudades sostenibles, el urbanismo de calidad social y humana
 Tener entre todos un consumo más responsable
 Luchar contra el cambio climático, detener el aumento de las emisiones de gases invernadero
 Defender los mares y pelear contra la contaminación y su degradación
 Proteger los diversos ecosistemas terrestres
 Si quieres PAZ, trabaja más por la justicia
 Aumentar el poder global de las instituciones mundiales, para trabajar más y mejor por objetivos comunes

La escuela pública está herida. Y es grave

En los primeros años 80, los que teníamos niños pequeños y creíamos en la escuela pública, creíamos que a los padres se nos iba a tener en cuenta, simplemente porque íbamos a presionar junto a los profesores para lograr más calidad, más presupuesto, más cuidado y atención en la educación desde los poderes políticos.

Eran tiempos de ilusión política, de grandes cambios, de ministros que sí creían en la diferenciación entre escuela pública y concertada y sabían del enorme barullo y chollo que tenían algunas fuerzas de presión social con la educación como estandarte.

Los padres nos apuntábamos a las APA, algunos las dirigíamos, entrábamos en los primeros Consejos de Dirección que luego se fueron transformando en Consejos Escolares para tras ello descafeinarlos, y sobre todo nos empapábamos de todo lo que fueran sistemas educativos diferentes a los que nosotros tuvimos que tragar en los años 70.

Como siempre, las familias se implicaban mucho en los preescolares, seguían con fuerza —entonces muy potente, ahora mucho más menguada— durante la EGB o los cursos de Primaria, para decaer la implicación en cuanto se entraba en la Secundaria. Podría hablaros de escuelas, de sistemas, de implicación, de colaboración, de peleas políticas para hacer colegios nuevos (y lograrlos) o de batallas para acotar religión u otras materias con muy diversos valores. Sin duda podría hablaros de la clara diferenciación que ya entonces había entre profesores MUY implicados y profesores vagos.

Pero no, sólo quiero señalar un síntoma. La educación pública está herida grave. Nos están ganando la batalla los carcas y las confesiones religiosas. La están perdiendo nuestros hijos y ya nietos que ven cómo se juega con la educación como arma política. Excesivos cambios legales, nada de aumento de calidad, poca implicación de todos y todas, separación de los modelos europeos, etc. Sniff!

11.8.15

La importancia de los titulares de prensa para decir sus verdades

Los medios de comunicación saben (sabemos) de la importancia enorme del titular de prensa, más cuando los lectores leen el cuerpo del texto cada vez menos. A lo sumo el titular y los subtitulares. Y es a través de ellos, solo de ellos, lo que hace al lector caer en las profundidades del texto y leerlo. Sean en medios de papel o digitales.

Este titular, el de la parte superior de la imagen es el elegido por El País digital para dar la noticia, pero podía haber elegido el inferior de la imagen creado por este blog y ambos son verdad. 

El elegido es verdadero pero es también falso. Se da más importancia a un 25% que a un 75%, y aunque esta elección parezca sin importancia, el valor de un titular en una noticia es el todo de la nota, de la informacion psra la inmensa mayoría de lectores. Es con lo único que se queda el lector en la inmensa mayoría de las ocasiones. Un titular es el todo, visualmente el lo único que entra directamente al lector, sin que este tenga que hacer ningún esfuerzo para leer un texto.

Ambos titulares son ciertos, pero el medio de comunicación solo elige uno y no lo hace por casualidad. Nunca se hacen las cosas por casualidad. Pasan muchos filtros los titulares. Del informe de Adecco se ha elegido este tipo de texto (el superior) para enmarcar la noticia. ¿Es el correcto?

7.8.15

No fue terrorismo mundial, pues no todos participaron

Hace 70 años el poder atómico, militar por supuesto, arrasó la II Guerra Mundial, que ya hay que tenerlos bien puestos para acabar de golpe con una guerra. Algunos dicen que se salvaron miles de vidas, ninguno de los que así opinan son japoneses. Con el terror del terrorismo de Estado se acabó con el terror de una Guerra Mundial. Y como en todos los terrores, los que salieron perdiendo fueron los civiles.

En las guerras los lugares más seguros son los despachos militares. Incluso se muere menos en el frente militar que en las ciudades. Y se pasa menos hambre de soldado que de civil. Ser civil y viejo es lo peor que te puede pasar en una guerra. Bueno, en algunas lo peor es ser mujer y joven.

Hace 70 años que abrimos el terror a lo bestia. Ya no era cuestión de morirte de un tiro en la nuca, lo peor es que te podía caer una bomba a varios kilómetros, dejarte sin piel, medio ciego y encima tardar un año en morirte, pues eso es lo jodido, que encima el terror lo dosifican para que dure mucho. Ya nunca han caído bombas nucleares encima de civiles a lo bestia, más que nada porque han seguido investigando desde entonces y ahora hasta ellos mismos están acojonados, perdón, se dice aterrorizados. Cachis.

No hay trabajo suficiente; hay que espabilarse amigos

No hay trabajo, no lo habrá ya nunca en la misma manera a como existía antes de la crisis sistémica. Lo saben y nos lo disimulan. Nos engañan en las encuestas que nos cocinan para hacernos creer que tenemos recuperación, pues los restaurantes están llenos de clientes que SÍ tienen trabajo. La Ministra nos llega a decir que 3 de cada 4 puestos de trabajo son fijos e indefinidos. Todo es mentira, sin dejar de ser verdad. Pero nos quieren convencer (y lo logran) de que ya estamos mucho mejor.

Suman en esa afirmación anterior a los funcionarios de todo tipo, a los trabajadores de las grandes empresas, a los autónomos y a los millones de españoles que efectivamente no han terminado en el desempleo con la crisis. El resto, jodidos. Que también son millones. 

Estamos saliendo de la crisis en datos macroeconómicos, que ya es algo y efectivamente podría ser peor. Pero en datos microeconómicos estamos igual de jodidos pues las personas que han tropezado no se logran levantar. Un país que permite que durante seis meses viva una familia de siete miembros debajo de un puente en el centro de Zaragoza (cientas o miles en todos los puentes de España y si hay dudas preguntar en Madrid a los servicios sociales), sin limpieza ni condiciones, sobreviviendo de pedir por el día y de rebuscar en las basuras por la noche, no debe ser considerado un país occidental en el siglo XXI. O tal vez si, y simplemente es que yo no me sepa adaptar.

No es el caso de una familia, son la situación de muchos cientos de ellas sin familia que les tape el drama. Son el caso de miles de jóvenes viviendo de sus padres y con 35 años, el de miles de familias complementando o viviendo de las pensiones de los abuelos. Pero es verdad, mientras tanto las playas están llenas y los restaurantes sin mesas. ¿Y no se puede hacer más, que no sea la acción social, la caridad, la ayuda urgente? ¿Eso es todo lo que se nos ocurre? 

Estamos en guerra pero el enemigo sonríe y no lo parece. No morimos de balazos, de momento, sino de necesidad e injusticia. ¿Cuantos millones de jóvenes en España ya no se han podido emancipar cuando les correspondía por ley de vida? ¿Cuanto tiempo tienen que esperar todavía? ¿Cuando pagaremos esa equivocación vital para cualquier tipo de sociedad que nos venden engañándonos como un éxito en la gestión? La mayoría de nosotros, cuando pasamos por encima del Puente de Juan Pablo Bonet, no queremos mirar hacia abajo. Pasamos rápido no nos vayan a pedir limosna.

6.8.15

El CIS, los indecisos, Podemos, los flojeras y un funeral

El CIS publicado ayer, es simple como un consomé de ave. Todo claro, sencillo de masticar y cura a casi todo el mundo que tiene el estómago revuelto. Lo de Grecia está funcionando perfectamente para meter miedos. Nada como ver en cuello ajeno lo mucho que puede apretar si te equivocas de correaje. Y los indecisos que son miedicas han tomado buena nota.

Que los indecisos del PP -los que se le quedaron en casa en las municipales- se han acojonado, es básico para entender que estén dejando de votar a Ciudadanos. Eso y que Ribera ya no es tan novedoso y tampoco es que esté demostrando maravillosas ideas nuevas. Sumado a una buena venta de la recuperación económica antes de tiempo pues toca correr, son los elemento clave para entender que el PP ascienda.

Entre los indecisos del PP hay funcionarios, jubilados de paga media o alta, mandos intermedios, desclasados y flojeras. Pero ellos prefieren vivir casi bien y con las narices tapadas, antes que jugar a ser griegos aunque solo sea de pensamiento. Es decir, son los que creen que en Europa todavía se nos quiere.

En el otro lado está un Podemos que es una mezcla de grupo mareado, indecisos entre ellos mismos, sopa de letras y grupos que no saben si van o vuelven, se unen o se apegan, se disuelven o se separan. No saben si suben o si bajan, si quieren o incluso si no se quieren ni entre ellos. Y eso molesta incluso a los que estaban dispuestos a quererlos. Las gentes de Podemos siguen creyendo que es mejor solos que acompañados de los que ya han demostrado que son de izquierdas, no vayan a confundirse ellos mismos. 

El PSOE del que hace un año a lo sumo se podría pagar mil duros de los viejos, está que no se lo cree. Sigue creciendo sin hacer nada que no sea lamerse mal las heridas propias, y poniendo cara de ser "Los inevitables". Ya se habla de hacer acuerdos entre el PSOE y Podemos, y de volver a ser tan prepotentes con el resto de la izquierda, como ha sido siempre. Ojo, no es igual el PSOE con Podemos a Podemos con el PSOE.

Nos queda eso sí, asistir con mucho respeto al funeral de IU y UPyD, no sabemos si incinerados o en nicho, y que siempre quedarán como los que lo intentaron hasta incluso lograr tener unas encuestas muy subidas de tono, pero que sufrieron en ambos casos el ver nacer a un primo hermano que se les comió los mocos. Hacerse amigo de los primos después de que los han zancadilleados no es nada fácil. Para ninguno de los primos.

5.8.15

Telecinco es el termómetro electoral más barato

El Partido Popular y Telecinco se parecen mucho. Ambos insisten en una programación floja, basurilla, siempre criticada, pero..., cada encuesta mensual ambos ganan al PSOE o Antena3. Algo no entendemos bien los españoles.

Yo no haría más encuestas de intención de voto. Con ver los resultados mensuales de audiencia de Telecinco tendríamos bastante. Mientras los espectadores no cambien, nada cambia en España. Pero asumiendo que nada tienen que ver Telecinco con la política, pero si mucho con la sociología del indeciso que es quien de verdad cambia los gobiernos.

Los que nos dedicamos a la política nos creemos que somos lo que logramos que nuestro partido suba o baje, se mantenga o se estrelle. Es falso. Da igual lo que hagamos en la gestión política. Lo que importa, solo, es que suba o baje Telecinco, la Sexta o La 2. Da igual el tipo de programación mientras la sopa de toda ella logre el resultado que les importa a los italianos y a la publicidad. En política lo cambiaríamos por: " a los alemanes y al capital", pero es lo mismo.

Todo el mundo dice que la mejor cadena es La 2 y luego La Sexta. Pero en realidad la que se lleva más espectadores, publicidad y aplausos escondidos es Telecinco o el Partido Popular, que se parecen mucho sin tener nada que ver. Mientras en España no veamos mucho más otro tipo de televisión, no tenemos cambio a la vista. Pero no se trata de que la vea usted o yo. A nosotros ya nos dan por imposibles. Se trata de que cambien de opinión los indecisos que al final son los que dan con el dedo al 5 sin saber qué soluciones tienen para nada. 

Lo sabe Podemos; acabado el chollo de la tele queda rezar para que te saquen en todos los canales posibles, al menos para que no se olviden de que existías en la esperanza colectiva. Y si no, que se lo pregunten a Carmona, que iba para Alcalde de Madrid y se ha quedado en concejal del Grupo Mixto, sin derecho a mesa.

3.8.15

Unas preguntas sencillas. ¿Vives y trabajas en España?

Unas preguntas sencillas, fáciles. Para jorobar. ¿Vives en España? ¿Trabajas y paseas por los caminos de España? Bien. Vamos bien. ¿Pagas impuestos en España y tiemblas cada vez que llega a tu buzón un sobre con el membrete de Hacienda?

¿Eres de los que piensan que los griegos no pagan impuestos, trabajan poco y tienen lo que se merecen? ¿De los que piensan que Grecia debe cambiar sus formas políticas y quejarse mucho menos? Vamos bien.

Empezamos a pensar todos como Varoufakis. Curiosamente y no sabemos bien porqué, la inmensa mayoría de los europeos piensa lo mismo que he puesto en el párrafo segundo. Y si lo piensan tantos millones de ciudadanos formados y listos, que han ido a los mejores colegios europeos, no deberían estar equivocados. O si.

1.8.15

El TTIP no es un simple acuerdo. Es mucho más lo que se pretende

No está de más preguntarnos todos por el motivo que lleva a los países y políticos que están en el Parlamento europeo negociando el TTIP, cual es el motivo para que no tengan agallas de presentar el tratado a su aprobación y todo parezca un asunto tan turbio, escondido, lento, casi secreto.

Es verdad que tras el TTIP se esconde sin duda una curiosa forma de presionar al resto del mundo. La suma de EEUU y Europa representa el 60% del PIB de todo el mundo y algo más del 33% del volumen comercial del mundo. Unas cantidades brutales que sin duda hay que defender, de verdad o amenazando con acuerdos entre poderosos para que otros nuevos poderosos vayan con cuidado.

Pero a todos esto habría que añadir que ya existen aproximadamente unos 1.400 acuerdos comerciales en vigor entre todos los países inmersos en este TTIP que sujetará normas y posibilidades entre EEUU y los países de la Unión Europea. No es cierto que no existan acuerdos comerciales entre ambas zonas del Atlántico. Hay ya 1.400 acuerdos entre algunas de las partes y este TTIP no viene a simplificar para mejorar sino a simplificar para presionar mejor. Pero no entre los EEUU y los países de la Unión Europea. No. Pero si entre las grandes corporaciones empresariales americanas y europeas, contra y sobre el resto de grandes corporaciones mundiales.

El TTIP es un claro juego de intereses, donde la parte comercial, esa que tanto miedo nos da con toda la razón de que no de, es solo una puntita del iceberg. Es también un acuerdo de inversiones. Realmente el TTIP en su nombre real en inglés dice: Transatlantic Trade and Investment Partnership y sus iniciales son el TTIP. No es casualidad la incorporación de la palabra “Partnership” que es nuestro equivalente a la de asociación libre, matrimonio, sociedad, consorcio, empresa conjunta. No es un simple acuerdo, es mucho más lo que se pretende con el TTIP.