16.6.15

Primer error de Carmena. Asustarse de las portadas de los periódicos

El cese - no cese de Zapata como Concejal de Cultura de Madrid es el ejemplo más claro de que para entrar en la política, antes hay que venir político de casa y conocer las normas nunca escritas. Esto es como ponerse a jugar al ajedrez sin saberse las reglas, pensando que es suficiente con que te aplaudan mucho al entrar en el salón.

Todos hemos salido perdiendo con el cese de Zapata aunque ahora no lo notemos. Yo he sido de los que primero he saltado visceralmente y en contra del rebote de los chistes que hizo el tal Zapata que ni se los inventó pues todos los conocíamos de antes, pero el tiempo me está ayudando a posar las miradas, por simple lógica de supervivencia de Twitter.

Que un tipo en plena idiotez mental cuelgue hace 4 años unos chistes de mal gusto en una red social parece un absurdo para que el coste sea perderse un cargo importante en su vida. Entre otras cosas porque hace 4 años nadie pensaba que Twitter sería un arma de ida y vuelta. Este Zapata hace cuatro años tendrían un montoncillo de seguidores que era a los que él creía les estaba mandando sus asquerosos chistes. Ni por asomo pensaba que iba a nacer Podemos, Ahora Madrid o que él iba a ser Concejal de Cultura de unas de las mayores capitales de Europa. Nunca pudo pensar en esos tiempos que algún día un desenfrenado mental se pondría a rebuscar entre sus basuras viejas hasta encontrar mierdas secas.

Todxs nos sentiríamos rojos (de color) si leyéramos hoy lo que escribíamos hace 4 o 10 años. Excepto Camilo José, claro. Todxs nos sentiríamos verdes si nos recordaran lo que hablábamos con los amigos en ciertas noches tontas o en algunas mañana grises. Incluso diría que todxs lxs concejales de Madrid, Zaragoza y Langa de Duero se lanzan pedos y la inmensa mayoría se hacen pajas, aunque sea con papel de fumar. Y sin duda todos hacen caquitas para no reventar en el intento de aguantarlas. Ya sé que en privado, pero es que Zapata hace 4 años se creía que también estaba mandando estos abominables chistes a una red privada de cuatro amiguetes.

Carmena no ha estado fina, ha cometido su primer error grave, no ha sabido ser política. Con lo que hemos tenido que soportar en este santo país, preocuparse por lo que dijo un colaborador hace 4 años al que le han rebuscado hoy lo que dijo entonces, solo con el ánimo de joderlo, es como para reírse y relativizar. En España y en Madrid lo grave no son los chistes de idiota que rebotó Zapata hace 4 años, lo grave es lo que sigue sucediendo con el desempleo juvenil, con la educación, con la pobreza, con los trabajadores mayores de 50 años que terminan en el paro. Eso es lo impresentable.

Que las víboras de la derecha cavernícola hayan hecho palanca es lo lógico. Para eso están. Pero lo tonto desde la izquierda es caer en la trampa, más cuando todos los medios de derechas, es decir casi todos, hayan colocado portadas enteras con esta idiotez. ¿Con cuantos temas importantes NO hemos hecho portadas? El humor puede ser negro, amarillo o verde. No quiero recordar con qué asuntos hacíamos todxs humor hace una década, ni deseo pensar con qué lo haremos en el 2025. Por eso es fundamental, para no volvernos locos, el juzgar todo en el momento, tener en cuenta para todo el momento en que se produce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario