10.11.14

Los problemas con Cataluña o se resolverán o crecerán hasta apagarse

Ayer Cataluña habló, (casi) todo catalán que quiso se pudo expresar, aunque sin las garantías ni las formas democráticas deseadas; no por que no quisieran los catalanes para que estas fueran mejores. 

Lo peor de todo es lo mal que han entendido desde Madrid esta situación, absurda y violenta en los fondos, pero que requiere diálogo y soluciones y nunca malas formas y caras de violentos entre los Ministros que aparecen cuando no debían o en las tertulias que representan sin que nos demos cuenta, la opinión de una España que parece no querer entender. Los problemas, o se resuelven o crecen. Y vamos camino de que se apaguen por la huida de uno de los dos contrincantes sociales en liza.

Por poco no se ha logrado el éxito o el fracaso. Por 200.000 votantes el asunto ha quedado en tablas teóricas, que no reales. Han ganado los catalanes que querían expresar su opinión, ha perdido sobre todo un Mariano Rajoy que no ha sabido leer la partida, han perdido los que querían la independencia con urgencia, han ganado los que organizaron sin medios una consulta que por cierto con un sondeo demoscópico se hubiera resuelto igual, aunque moralmente se necesitaba la imagen de un Presidente votando.

Y digo lo de 200.000 votantes por que si fueran menos hubiera sido un fracaso al no lograr la participación mínima que se esperaba; y de haber sido en más representaría un aumento de los votos de aquellos partidos soberanistas que apoyaban la consulta. Pero mucho respeto a 2.000.000 de catalanes que SI quieren la independencia y a los que hay que darles soluciones diferentes, con más razones y con mucha más razón.

Pero también es cierto que ha quedado más o menos en tablas, pues supone la suma de los votos que ya se conocían, la participación de más o menos, los mismos que se preveían. ¿Y ahora?

Rajoy debería hacérselo mirar con calma pues ha hecho un ridículo del que seguro han tomado buena nota en Europa e incluso entre sus votantes más centralistas. La responsabilidad de los puestos políticos han podido con su pensamiento, lo que indica que no sirve para gestionar crisis. Algo que no hizo UPyD que más o menos reclamaba la invasión de Cataluña con las leyes. Siempre hay soluciones intermedias.

Mas tiene un triple problema para hoy. Sus malas relaciones con Oriol por no ceder a sus pretensiones de independencia unilateral sin esperar a más; sus gripadas relaciones con Unión Democrática y sus nulas relaciones con Madrid que irán a peor. No queda más que el camino de las elecciones anticipadas, con lista única o no. Depende de ERC pero también de Unión.

Por cierto, la comparecencia del Ministro de Justicia en Madrid es de premio. Simplemente un ejemplo más de nuestra inutilidad como país. La gran cinta de pegamento sobre el micrófono es el detalle que acompañaba a unas palabras fuera de hora y a una forma excesiva. Si se piensa en realidad lo que se dice, eso se debe decir cinco días antes, no unas horas después.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.