10.9.14

¿Qué es la desobediencia civil? ¿Cómo se plantea y se realiza?

Ayer un político catalán amenazó con la desobediencia civil como herramienta social contra los abusos políticos. ¿Pero qué es la desobediencia civil?

Planteada hace siglo y medio por algunos teóricos americanos de origen europeo que se revelaban contra los impuestos que se aplicaban para sufragar la guerra contra México como un sistema de rebelión civil pero pacífica para situarse en contra de los establecido, se ha escrito mucho sin legislar nada.

Simplemente es no admitir las leyes, desobedecer lo que ellas indican y obligan, desde muy diversas ópticas, pero siempre lideradas por alguna organización que es quien dicta el tipo de desobediencia civil que se desea plantear. No hay que dar ejemplos pues las posibilidades son muchas y que cada uno se las imagine. Aunque en gran medida suelen ser herramientas de contestación que afectan a las economías y a las leyes sociales.

 La reflexión primera es su compatibilidad o no con los sistemas democráticos, que nunca han regulado esta posibilidad. Las leyes se pueden discutir, cuestionar, opinar sobre su idoneidad, pero hasta la fecha nunca se ha plasmado en una ley las normas para desobedecer las leyes dentro de la ley, algo que parece un contrasentido, pero también un trabajo filosófico social.

¿Cómo planteamos el cuestionamiento de las leyes, si las propias leyes impiden muchos de los mecanismos de reforma o de queja? ¿Es legal quejarse de las leyes? ¿Hasta donde podemos disentir de las leyes?

Siempre hemos pensado que el cuestionamiento de las leyes solo se puede dar en aquellas sociedades con leyes imperfectas, equivocadas, dictatoriales, creadas por sátrapas para anclarse en el poder. Pero cuando quien legisla y aplica la justicia juega a jorobar de forma ladina, las cosas se complican.

Por ejemplo estamos a punto de que sea delito acudir a una manifestación, si en ella gritas o enalteces la violencia. Esto es tan teórico que depende ser considerado delincuente por múltiples factores a la hora de rellenar el parte policial de la detención que a veces puede ser arbitraria. El caso de los detenidos por la Huelga General es un ejemplo. ¿Quiere esto decir que se bloquea el acceso al derecho de manifestación? ¿Cómo manifestarnos contra la prohibición de manifestarnos?

No permitir la desobediencia civil nos lleva a crear un hueco, un vacío que como todos los vacíos sociales, se llena siempre de violencia. Si no hay un punto intermedio entre la queja legal y la violencia discriminada, cuando no se permita la primera se obliga a la sociedad a terminar en la segunda. Se tarda más tiempo en que las sociedades terminen en las violencias globales; pero sin términos medios, es inevitable terminar así. Es sociología.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.