16.8.14

No hay que preocuparse tanto porque suba la deuda pública en España

Crece la deuda pública, se mantiene (o baja un poco) la privada, asusta tener que deber un billón de euros entre todos, de esa deuda pública en una España que titubea entre salir de la recesión de forma sosegada pero permanente o si paralizarse al olor y dolor de lo que está sucediendo en Europa.

Deber un presupuesto anual completo no es tan grave como se dice. Imaginemos una familia que gane 30.000 euros brutos al año y que deba 30.000 euros a su banco de una hipoteca. No es tan grave ¿no?. Pues eso es lo que debe España, una anualidad de ingresos.

Otra cosa es además, que le pidamos constantemente a Mariano Rajoy menos estabilidad presupuestaria y menos recortes y que ahora nos asustemos por que no sube la deuda pública. El Gobierno lo tiene fácil para evitarlo. Nos mete un par de tijeretazos más y cuadra las cuentas. Nos aumenta unos cuantos impuestos y le salen bien los balances.

Lo grave de las deudas son casi siempre los intereses con arreglo a la inflación. Si España está pagando muchos intereses la cosa se complica pero si en sus negociaciones constantes está logrando pagar unas cantidades asumibles la cosa tiene arreglo. Efectivamente las deudas hay que pagarlas, si son justas y legales. Y si se pueden pagar. Pero siempre es mejor intentar pagar que terminar en suspensión de pagos y si hay duda preguntar a los argentinos.

La gran duda debe ser si nos estamos endeudando para ser mejores productivos, tener una mejor sociedad, estar más cubiertas las personas. O si en cambio nos estamos endeudando por un mal control del gasto público, un derroche en tonterías de gastos no productivos, etc. Para eso está el buen gobierno, sea del PP o de Podemos, de CHA o de UPyD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.