20.6.14

Habló el Rey y nosotros lo analizamos

Tras el “Discurso del Rey” tembloroso pero sin necesitar de terapeuta como en la película, toca analizar el texto del nuevo Rey con la calma necesaria para un texto que sin duda es importante.

Ha insistido mucho en el texto de “Rey Constitucional” y suena bonito aunque esconde algo más. Nada es en un texto de estas características casual sino causal. Como muy bien dijo Pablo Iglesias al jurar la Constitución: "Hasta que esta cambie por otra". Que el Rey insista en que es—y quiere remarcar— un Rey Constitucional está bien. Con la Constitución de hoy y con la que tuviera que venir mañana. Sin leyes un Estado, una sociedad, no puede funcionar. Pero para que funcione tiene que tener mecanismos de cambio y de recambio. Y tienen que ser leyes aceptadas por la inmensa mayoría.

El discurso fue sencillo, tocó todo lo que debía señalar, pero sin profundizar en nada, que no es que se pida pero que tal vez en algunos temas podría (debería) haber incidido algo más. La situación en la que llega no es buena y aunque marcó camino con la modernidad y el cambio generacional ampliamente referenciados, un camino nuevo de palabra, son simples brochazos en bruto, que cada uno escuchamos como queremos.

Bien señalar a Europa como referente y a continuación y sin punto y aparte hablar de Iberoamérica y de su importancia en nuestro futuro, del castellano como referente cultural muy importante para nuestro crecimiento como sociedad.Simplemente correcto.

Inevitable la referencia a la justicia, a la pobreza y la crisis, a la unidad de España pero no a su uniformidad, a las lenguas de una España muy plural. Es cierto que el Rey no puede intervenir en temas de gobierno. Pero esa certeza es maleable pues si bien no gobierna, es cierto que sí incide y medra si él quiere. Hubiera dicho lo que hubiera dicho, nadie le hubiera retocado el mensaje desde el Gobierno.Con la que tenemos encima, no mojarse es literalmente "tomar partido por no mover nada".

Pero voy a incidir en el texto de “una España unida en la que cabemos todos”, enorme reto pendiente en el corto plazo. España necesita una inteligencia política exquisita, un separar a gentes cerradas de todo este proceso y abrir la mente para entender y no para imponer. La inmensa mayoría no queremos la separación de ningún trozo de esta nación de naciones. Por cierto Europa también lo es así y la hemos aceptado. Pero para evitar el desastre, para lograr el entendimiento, para reconducir los sentimientos de todos, se necesitan gentes abiertas y nuevas, capaces de —sin ceder en todo— ceder en lo necesario para lograr abrir el camino. En este proceso no hay enemigos, lo que si hay es mucho talibán del enrocamiento, de la idiotez política sin saber que cada camino se hace al andar.O España trabaja en modernizar sus formas y en entenderse con todos o seremos menos.

Por último recordar la referencia que hizo a la cultura con el nombramiento de Machado, Espriu, Aresti y Castelao —faltaba un aragonés como GRación o Miguel Labordeta— como una referencia perfecta a la diversidad de nuestra cultura y un leve guiño a la cultura republicana que sobre todo añoramos la forma en la que la II República supo tratar la modernidad de aquel momento, la cultura y la innovación social.

Discurso flojo en sus formas, suficiente en sus fondos, con una falta de calidad literaria que puede perdonarse por la importancia del mismo o precisamente no debe personarse por lo mismo. Él quería llegar a todos y en el camino se perdieron mejores construcciones literarias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.