26.6.14

El fontanero vuelve a ser profesor de química. Si él hablara...

Hoy nos ha amanecido el día con el cambio vital de Rubalcaba desde la política al profesorado. También los fontaneros pueden ser buenos profesores de química ¿no? Los medios y los contrincantes son unos benditos y todos aplauden con la salsa añadida de que ha sido un gran político con mala suerte. Joder.

Rubalcaba ha sido un gran político que ha jugado excelentemente a lo que ha jugado, pero nunca debería haber tomado el abandono de Zapatero como su oportunidad. Primer error. Y tras el debacle y ya quemado en aras del partido, debería haber asumido las consecuencias del abandono sin dejar pasar los meses -cuando no los años- en busca de que algún cadáver enemigo pasara por delante de su palacio de invierno.

Los perdedores pueden parecer ganadores con mala suerte, si son capaces de encontrar el recambio con acierto. Rubalcaba no ha sido capaz de esto último y tras ver el crecimiento del resto de opciones a su izquierda se ha dado cuenta que todo lo que toque con su dedo lo puede estigmatizar y convertirlo en estatua de sal. 

Rubalcaba debe ir con los elefantes viejos a bramar por aquellos tiempos acabados. Todo llega, también el final. Y en su caso recordar que efectivamente: si él hablara temblarían las piedras. Es la ventaja de ser tantos años fontanero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.