11.3.14

En recuerdo del 11M, solo me cabe dolor y estupidez

Me engañaron con el Operación Palace, lo confieso, pero no me engañaron con el 11M, del que el mismo día del atentado ya intuía que no había sido ETA cuando todos los medios titulaban la autoría como claramente terrorismo nacional.

Era intuición, más algo de conocimiento de la forma de actuar de ETA en el tamaño de sus atentados, sumado al análisis de algunos medios vascos que consultaba al momento por internet y que estaban desconcertados pero no en silencio y menos justificando o explicando. No era su forma de actuar hasta ese momento —pensaba— y nadie en su mundo entiende nada de lo sucedido.

La suma de todo nunca me llevó a pensar durante aquellos dos primeros días que el Gobierno me estaba engañando, sino que estaba idiota y no se atrevía a ver. Todavía pensaba que en asuntos muy importantes la verdad viene sola. 

Cuando fui observando el mal crecimiento mental del PP desde el error, la zafiedad en algunas explicaciones, la chulería en admitir la pérdida del poder supe que esta tremenda desgracia traería consecuencias mentales en la política española que todavía se tardará otra década más en asumir. Tal es así que temo la complejidad de un Partido Popular asumiendo la próxima pérdida de poder. Ya iremos viendo.

Nota.: Me comentan que esa misma mañana y desde el trabajo llamé a casa comentando que NO era ETA, que según mis apreciaciones todo apuntaría a que o era el Grapo o los islamistas.  Si yo, que era medio tonto, ya intuía que aquello no parecía obra de ETA ¿no se dieron cuenta desde los lugares que se dedican a analizar este tipo de dramas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario