20.2.14

Tras la tarde de política de ayer, viene la tarde de desintoxicación dehoy

Ayer tuve tarde política y cundió bastante. Cuando se está dentro de la política los ascos son mayores que cuando se está fuera, pero las tragaderas también son mayores. Nos vamos adaptando según la cantidad de veces que vemos los dramas o las mierdas de cerca. Pero nunca aceptas las patadas en la espinilla. Al igual que te vas adaptando a los ascos, no lo haces con las trampas y con las sonrisas falsas. Me jode esa gente que no sabe decirme NO pero en cambio y mientras me sonríen diciendo SI, están pensando que soy un cabrón. El primer curso de política para imbéciles te enseñan "Cómo sonreír sin que se note que lo odias", y si no apruebas esta materia ya no puedes seguir. Ayer tuve tarde política y hoy tengo tarde de desintoxicación. Pero me gusta un huevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.