26.2.14

Dos Españas diferentes. La maravillosa y la oscura en el Debate

Los Debates sobre el Estado de la Nación se han ido convirtiendo en un ejercicio de laboratorio en comunicación, más cuando las ocasiones que tenemos de escuchar al político que gestiona es cada vez menor. Este del 2014 está mediatizado por las próximas y cercanas Elecciones Europeas que son mucho más que el cambio en el Parlamento de Europa.

Estuvo bien Rajoy con independencia de que sea mentira o no lo que dibujó; estuvo “casi” bien Rubalcaba que no supo escribir un titular y eso pesa mucho de cara a lograr los objetivos mediáticos. Ácida y contundente Rosa Díez buscando espacio obligó a los del PP a buscar papeles para atacarla con rapidez pues no podía permitir Rajoy que se le subiera a la chepa. Cayo Lara debió estar más contundente (todavía) quejándose menos y dando un discurso más de futuro Presidente de Gobierno; deben desde IU perder la idea de que siempre serán oposición y para ello deben edificar la alternativa y explicarla.

¿Y de los españoles? Los españoles no pintamos nada. La promesa de una tarifa plana para contratos indefinidos es una buena idea y hay que reconocerla. Acompañada de que obliga a tener otros tres años al contratado más los dos de la ayuda, o se tendría que devolver todo lo no cotizado. No será suficiente para crear empleo indefinido pero es un camino abierto, asumiendo que las empresas españolas deben empezar a reconstruir las relaciones laborales o no seremos capaces de ser excelentes, de que los trabajadores crean en sus empresas o en sus trabajos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario