31.12.13

Pongamos el reloj a cero. Empecemos a creer en nosotros como sociedad

Acaba el año más complicado para España de las cuatro últimas décadas. Si hacemos balance admitimos que podríamos estar peor pero a su vez que deberíamos estar mucho mejor. Se han perdido empleos, derechos, ilusiones, creencias, oportunidades de empezar a edificar una sociedad más estable y capaz.

Empieza un nuevo año con pocas ilusiones aunque algunos medios de comunicación nos quieran vender lo contrario. Deberían preguntar en la calle, pero eso les pilla muy abajo.

España es más pobre que hace un año, tiene más pobres que hace un año, tiene más desempleados que hace un año, tenemos menos derechos y la sociedad está más cabreada. Desgraciadamente este es el balance aunque todavía no está en el punto de no retorno. Esa sería la nota positiva. Queda margen para modificar sensaciones, para levantar a España de su hundimiento económico y moral..

Pero lo más grave de todo ha sido la pérdida de actividad social de la gente. Mientras cada día que pasa hay más trabajo entregado y voluntario de muchos españoles para ayudar en la desgracia y la pobreza, a la vez, hay más desafección, más esconderse y no mirar a su entorno, más no querer saber nada de nada, más no creer en nadie. Unos pocos valientes están intentando ayudar a los necesitados mientras una gran mayoría se calla y mira a otro lado pensando que si se quejan les puede tocar a ellos la pobreza. Es la gran atadura social de esta crisis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario