5.11.13

Cuanto más lentos sean los cambios, más durarán. Incluso los políticos

Un cambio tecnológico tarda semanas en llegar a todo el mundo. O casi. Un cambio social requiere décadas para ser admitido y asumido. Es positivo y negativo que sea así, pero lo es y hay que admitirlo.

Transformar una democracia en una empresa de gobernar cuesta una década de asentamiento en un sillón de poder. Volver a la democracia primitiva es casi imposible pues se han ido asentando sobre la sociedad las formas. Siniestras de poder

Cuanto más lentos sean los cambios, más años se tardará en volverlos a cambiar.

La selección natural hace que todo se vaya transformando de una manera sesgada y no plural.
Los sacerdotes, los militares, los empresarios o los políticos lo parecen antes de jurar sus cargos. Han nacido casi para esos puestos, van en su forma de ser. Por eso es muy complicado cambiar el sistema, por que los recambios se parecen en el fondo excesivamente a los que van a recambiar.


No hay mucha diferencia entre Mubarak, Morsi o Mansour. Pero nos aparecen como los sucesivos recambios para volver al punto de partida. Hay más diferencia entre Apple, Samsung y Sony.

No hay comentarios:

Publicar un comentario