15.10.13

Imposible independencia de Cataluña. Hoy. ¿Mañana?


La independencia de Cataluña es imposible, hoy, y así van surgiendo cada vez más voces al respecto. Pero dejo claro el “hoy” para asegurar que nadie está intentando la independencia de Cataluña hoy, sino ir edificando salidas políticas y sociales pensando en un largo plazo. Aunque parezca otra cosa.

Convertir el “hoy imposible” por un “tal vez sea posible en el futuro” depende de muchos factores que deben ponerse de acuerdo para lograrlo. 

1/ España deberá ceder, tal vez por que al final le interese (hablo de décadas al menos)
2/ Que Europa sea otra cosa y la integración política sea una realidad
3/ Que la sociedad catalana haya avanzado más en su deseo de independencia
4/ Que la economía real no dependa (todavía un poco) de Madrid y sí mucho de Bruselas.
5/ La Tercera Via es negociar y acordar una federalización de parte de los territorios en España

Todas las simplificaciones que se plantean para decir que es imposible una Cataluña independiente son falsas. Más bien miedos para asustar a los propios catalanes. Bueno, casi todas ellas. Que los empresarios catalanes dejen de creer en la independencia SÍ es peligroso para conseguirla.

Las pensiones para los catalanes si se podrán pagar, sin duda. Por los mismos catalanes y sus impuestos. Los dos primeros meses serían los complejos de encajar, pero no solo para pensiones. Si hubiera liquidez por préstamo internacional no habría problema.

En caso de independencia, la deuda pública exterior de España es de España, que es quien la ha firmado con los acreedores. Su pago se le solicitará a España. Solo cabe asociar a Cataluña parte de esa deuda si existe negociación entre las partes.

Cataluña fuera de la UE es algo temporal y lógico. Pero a Europa le interesa tener dentro a una Cataluña como la actual.

Es tal la maraña de relaciones entre dos territorios unidos durante siglos, que plantear la separación acordando los puntos del Haber y Debe, es casi imposible. Por ejemplo a Cataluña le correspondería una parte de los tanques que hay en España pero en cambio tendría que pagar una parte de las infraestructuras modernas que son estatales. Plantearlo como un divorcio amigable es imposible.

Cataluña puede seguir con el euro o crear otra moneda o incluso funcionar con dos monedas a la vez. O copiar el sistema de Andorra, pasado y presente. Por cierto Andorra no es de la UE, y aunque pequeña compra y vende con suma facilidad, con sus propias leyes.

En caso de una independencia futura de Cataluña, seguida por una lógica independencia del País Vasco, el único contacto geográfico del resto de España con Europa pasaría por Aragón, único territorio de España que no tiene unas comunicaciones válidas con Europa, ni por carretera ni por tren.

Tras una Europa integrada políticamente, sin ninguna frontera, con el concepto real de Unión Europea, Cataluña ya no tendría que pedir solo permiso a España para independizarse sino que gran parte de su negociación dependería de Europa. Sería mucho más fácil entonces una Cataluña separada de España pero dentro de un gran Estado Europeo, sin salirse de Europa pero tratada como un Estado asociado distinto de España, como vecinos todos de la misma Europa pero con “vivienda” propia.

España ha entregado gran parte de su independencia como Estado a una Europa que en pleno proceso de integración avanza sin una meta clara. Y España lo ha entregado sabiendo que pierde libertad y gestión como Estado propio, de forma voluntaria y por su bien. Es decir, está dejando de ser Estado para convertirse solo en nación, en país. Este futuro europeo será quien marcará realmente el camino que se realizará. Ahora solo se están marcando posiciones, movimientos de piezas menores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario