19.8.13

Somos capaces de vivir mejor si queremos. Aunque algunos no lo deseen


El descrecimiento es inevitable para encarar la salida de la actual crisis global y compleja además de completa. Hemos vivido durante años falsamente en un crecimiento que parecía la panacea de todos los problemas. Nos habíamos engañado creyendo que solo el crecimiento constante nos podía proporcionar la felicidad, el trabajo, la economía mejorada. Ahora estamos en el pozo del descreimiento simplemente por que todo lo que sustentaba nuestros pensamientos sociales se ha hundido.

Ya no creemos en los bancos, en los gobiernos, en la iglesia, en la familia, en el trabajo, en el consumo, en los medios de comunicación, en el esfuerzo. Todo está en duda y es lógico que para salir tangamos que reconfigurar muchas cosas.

No es posible trabajar como hace una década. No hay trabajo para todos. Y eso supone que el trabajo valga menos, tenga mucho menos valor.

No es posible consumir como antes y esto es una ventaja para salir de la actual situación. El mundo no puede soportar un consumo sin control en donde muchos más consumimos cada uno mucho más. Hay un punto de no retorno.

Ya no nos fiamos de los que gestionan la sociedad. Tenemos que soportarlos hasta que se invente “algo” nuevo. Pero la sociedad occidental está muy atenta a que pueda surgir un sistema social y económico nuevo. No sabemos de qué tipo.

Sabemos que nos siguen engañando y de momento nos dejamos, pero es cuestión de tiempo el que se reaccione.

La violencia no es la solución, pero sí lo es que tomemos responsabilidad de lo que hacemos, las decisiones personales que busquen la calidad de vida, la organización celular, la información y sobre todo la formación.

Somos capaces de vivir mejor si queremos. Por mucho que todos esté montado para que no seamos capaces de querer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario