31.7.13

¿Estamos aprendiendo con la crisis a ser más listos y defendernos mejor?


La situación económica está herida, no tenemos duda, pero aparecen algunas pequeñas luces que nadie llamará ya (y nunca) brotes verdes, y que pueden llevarnos por un camino lento hacia la recuperación.
Aunque lo cierto es que ahora, se ven también lo que llamamos disfunciones económicas y que muy posiblemente sean cambios en nuestras maneras de entender como ciudadanos y consumidores, el uso de nuestros dineros (nu - es - tros). Menos consumo, cambios de hábitos, diferentes maneras de entender nuestra relación con los bancos y con las inversiones, etc.
Es (casi) seguro que cuando salgamos de este crisis ya casi nada sea igual a antes. Que cada uno de nosotros hayamos realizados cambios muy importantes en nuestras maneras de entender el consumo, el gasto, el ahorro, las inversiones, las relaciones laborales y el respeto a la política. ¿Pero cuanto cambio, de cuanta duración, hacia donde?
Esto, que nos parece lógico, es también complicado para la economía pues alterará los sistemas con los que el capitalismo nutre sus beneficios. Vamos, que les estamos obligando a cambiar las trampas que nos hacen. Lo curioso será que en vez de aprender nosotros a defendernos, los que somos ciudadanos normales que trabajamos y consumimos, como no cambiemos muy en serio nuestra relación social con los que dominan y controlan “el sistema”, lo único que conseguiremos es que cambien ellos en la misma medida en que cambiemos nosotros, para adaptarse a nuevas trampas. Así lograrán que nada cambie. Pero nosotros seremos los responsables (y culpables) por dejarles hacer. Ahora ya venimos aprendidos de la crisis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario