31.3.13

Ventajas de las decisiones tomadas en Chipre

La quita (sí, quita, sisa, robo, como quieran llamarlo) de los ahorros en Chipre es lo de menos, en serio. Lo de menos será que quien tenga 200.000 euros se quede en teoría con 140.000 (100.000 primeros sin problemas, menos el 60% de los segundos); lo grave es lo que viene ahora. O no. Igual hay alguna ventaja con estas decisiones.

Meter mano en los ahorros de los que lo tienen, y más en los ahorros de los que tienen más de 100.000 euros, es un riesgo complicado de entender y más difícil de asumir por una sociedad confundida hasta límites exagerados.
¿Qué harán ahora los muchos que tienen más de 100.000 euros en sus cuentas bancarias? No me refiero a Chipre, me estoy refiriendo a España, Italia, Francia, Portugal, Irlanda, Grecia o Polonia por poner algunos ejemplos.
En todos los países en donde ha crecido la pobreza se han seguido al menos manteniendo las clases altas y van desapareciendo las clases medias. Es una constante. ¿Pero ahora qué harán las clases medias con sus ahorros? ¿Por qué hoy 100.000 asegurados y no mañana 30.000 o 15.000? No, no, no están garantizados los 100.000. Un día se subieron de 10.000 a 100.000 de la misma manera que otro día y si quieren o lo necesitan, lo bajan de 100.000 a 50.000 o a 5.999 euros por cuenta o por ahorrador, con independencia de en cuantas entidades tiene los ahorros que hay que asegurar.
Hay que convertir los papeles con números en “otras cosas”. Si esto sucediera sería una gran medida la tomada en Chipre. Los ahorradores de más de 100.000, viendo que el dinero ya no vale, se pondrían a invertir, a comprar, a gastar. Lo malo es si en vez de tomar esta decisión toman la de esconderlo, escapar del control del banco o caer en manos de tramposos listos que crecen como las setas. Claro que contra eso el Banco Central europeo lo tiene sencillo. Mañana te fabrica un euro diferente, con otro color y te dice que el billete de 100, 200 y 500 ya no valen pues los están falsificando a batallones. Quince días tenemos todos para cambiarlos. Jodo.
Hoy, millones de europeos —bien, me he pasado; unos miles solo, que el resto ni se entera ni sufre— piensa que sus ahorros ya no sirven para lo que ellos esperaban. Vigilar sus jubilaciones. Joder con las jubilaciones; nos las bloquean por todos los sitios posibles. Así que miran de reojo qué hacer con sus papeles.
En España hay una gran ventaja (teórica) en relación a otros países europeos. Es ventaja aunque suene a horror en cuanto la nombre. En España muchos (que pudimos) hemos metido los ahorros en vivienda propia. No tenemos dinero en bancos, lo tenemos en ladrillos que utilizamos. Así que ya nos han hecho “la quita” hace unos pocos años. Eso si, antes nos subieron los ahorros del ladrillo a los cielos con la especulación.
Nuestra jubilación podría estar asegurada con las hipotecas inversas, manejando los activos del ladrillo, si antes los hijos no nos han apretado el gaznate por ponernos a jugar con sus herencias que les servirán a ellos si, para poder sobrevivir en el desierto de este siglo. A los que tenemos vivienda es complicado que nos quiten una habitación o el trastero, pero seguro que inventan alguna otra manera para jodernos. Buenos son estos soldados de las guerras económicas.

2 comentarios:

  1. Esconder el dinero se ha hecho siempre en este pais. Recuerdo que al principio de vivir aquí, me impactaba ver la cantidad de dinero que tenia la gente en casa.
    Yo estaba acostumbrada a que el dinero se tenía en el banco, no metido en un cajón secreto de un arcón ó en una caja fuerte metida en el armario empotrado.
    Yo no confiaría mi futuro a la hipoteca inversa. Eso funciona si el ladrillo vale. si no vale, la cagamos.
    Besazo

    ResponderEliminar
  2. Esconder el dinero es un gran error del sistema. Es una actividad caduca. Pero bueno, así nos va, claro. Somos mentalmente pobres y además rodeados de jetas y ladrones.

    Si, la hipoteca inversa es otro robo de laboratorio. Ahora no se habla de ella al no tener valor el ladrillo, pero todo cambia.

    ResponderEliminar