24.1.13

Ya somos 6 millones de desempleados. ¿Hasta cuando?

Publicados los datos de la EPA en España, en este frío enero de 2013, la tristeza social se adueña de España. Tras la reforma laboral del PP, tras más de un año intentando gobernar, ya tenemos los 6 millones de desempleados que nos parecían imposibles de alcanzar. Y lo dramático es que las perspectivas son a un aumentos en estos próximos meses, con 40.000 despidos en bancos y unos 240.000 despidos en empleo público. Creímos durante un tiempo que sería imposible alcanzar esta cifra, pensábamos incluso su el país no soportaría tamaño número de desempleados. Las ayudas sociales de algunos (pocos) Ayuntamientos, de ONG e Iglesia y sobre todo los apoyos familiares de los desempleados, están logrando el milagro de soportarlo.

Pero nadie sabe como resolver el drama social, nadie sabe como arreglar el problema principal de España. Ni déficit, ni deudas, ni primas de riesgo, ni Cataluña, ni crisis. Lo grave en España es tener a 6 millones de personas desempleadas, cuando al empezar la crisis no llegaban a los 2 millones de parados. Grave error no resolver como sea, este drama para España.

Los jóvenes no entran en el mercado laboral para regenerar nuestra economía y producción. Los mayores de 50 años no pueden encontrar ningún tipo de trabajo. ¿Hasta donde, hasta cuando?

2 comentarios:

  1. Estimado Sr. Ajovín.

    Una vez más me gusta leerle, porque me incita a "Re-reflexionar".

    ¿Hasta cuándo? ¿hasta dónde?

    Estas preguntas nos las planteamos cada día y, lo peor, cada noche. Cuando intentamos conciliar el sueño y las preocupaciones nos impiden hacerlo.

    Los datos oficiales dicen que ya somos 6 millones de personas desempleadas.

    Sin contar los que ya no se apuntan porque no sirve para nada estar inscrito en las listas negras, excepto para presentar el carnet de parado en algunas tiendas solidarias que tienen la amabilidad de dar algún descuento extra a sus conciudadanos.

    Sin contabilizar tampoco a los miles de autónomos arruinados, como yo, que tras haber estado un año apuntados lo único que hemos conseguido es que el papel que nos acredita como desempleaos se arrugue en la cartera. ¿Para qué apuntarnos? Si no somos idiotas para detectar tanta incompetencia. Y si para colmo no tenemos derecho ni a esos 400 euros que tanto cacarean ahora esos que dicen ser políticos.

    Frente a este panorama, en el que los que dirigen están centrados exclusivamente en cuadrar sus cuentas de deficit para presentar al FMI y a Europa, en vez de trabajar pensando en los ciudadanos que les hemos votado, la única salida válida que nos puede sacar de tanto pillaje, corrupción, usura y despropósito es:

    1.- Apelar a nuestro "derecho" ( si aún le tuviéramos) de reclamar un REFERENDUM como respuesta inmediata a tanta desvergüenza.

    2.- Exigir que no se presenten a las elecciones este BI-PARTIDISMO porque está más que demostrado que ni el uno ni el otro pueden , ni quieren , ni saben hacerlo. Su única preocupación es pasarse la responsabilidad de unos a otros para acabar sentando sus posaderas en cargos de dirección de Energéticas, Comunicación y Banca.

    3. Reclamar LEYES que nos protejan de tanto delicuente y de tanto incompetente.

    Hasta que no desaparezca de nuestro panorama esta casta política, lo único que nos salva es , como usted bien dice, el apoyo de la familia y las tragaderas necesarias para aceptar trabajos que rozan lo esclavo.

    La función de un político no es la retórica, es el trabajo por y para este país que se cae a trozos. Se mire por donde se mire todo hace aguas: desde el poder judicial, al legislativo pasando por el político al administrativo, todo está falto de SERIEDAD. Y de unas manos firmes , sin complejos, sin miedos para quitar privilegios y poner en la calle a quien se lo está mereciendo hace tiempo, pero de verdad, sin derechos, como estamos los 6 millones de Pepes, Josefinas, Manolos, Fernandas, condenados a la miseria . Y que lo único que acumulamos en nuestro hígado es rabia, impotencia y desazón al ver que nuestras vidas está en manos ajenas que apretan por que pueden y porque saben que somos tan idiotas que lo consentimos.

    ¿Hasta dónde? ¿Hasta cuándo? esta pregunta deberían pensarla seriamente los que mandan, la historia es testigo de las respuestas de un pueblo cansado de aguantar y de esperar de sus dirigentes la honestidad, la seriedad y el trabajo desinteresado que por ley se les reconoce.

    En nuestras manos sólo nos queda aguantar o reventar.

    Como siempre, un cordial saludo.
    Martin

    http://buscarempleoaloscincuenta.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu larga reflexión. Encantado en recibirlas y poder complementar con ellas mis entradas.

    ResponderEliminar