10.1.13

El problema en España NO es el desempleo. Son los empresarios

Cada día queda más claro que el verdadero problema de España, no es el desempleo institucionalizado, es que la CEOE y los empresarios grandes son de una calidad escasa, rayando la mentalidad del siglo XIX, con intenciones absurdas de aumentar sus beneficios, sin darse cuenta que si no tenemos una España llena de españoles satisfechos, no hay producción con la que competir en Europa o en el mundo, y por ello no tendrán los beneficios que se merecen los empresarios inteligentes.

Ahora la CEOE quiere un nuevo contrato laboral para los jóvenes —otro tipo de contrato más, ¿cuantos tenemos ya?—, a costa de que ganen solo el SMI. ¿Qué tiene de nuevo este contrato para que se tenga que institucionalizar como una reforma? Hasta ahora los jóvenes ganan lo que quieren los empresarios, muchas veces el SMI y muchas otras menos a costa de trampas en los horarios o en la letra pequeña.
Efectivamente lo que buscan los señores (todos varones, jope) de la CEOE es institucionalizar por ley que si tienes menos de 30 años, aunque trabajes de ingeniero nuclear, solo te puedan pagar el SMI. Así evitan que las empresas “normales” les puedan robar a las empresas “jetas”, los buenos trabajadores a costa de salarios “normales”.
Nos hemos creído que el principal problema de España es el desempleo. Pero nos estamos equivocando. Ese es el síntoma. La verdadera enfermedad son los grandes empresarios reunidos en “clase aparte”, que son una serie de personas sin preparación suficiente para ser parte viable, válida y visible (tres uves, jodo) de una sociedad que necesita cambios importantes y urgentes.
Necesitamos más empresarios, entre otros grandes y urgentes motivos, para ver si así la suma de todos ellos es más moderna, más preparada y más egoísta. Si son más egoístas con inteligencia, se darán cuenta que en el siglo XXI para lograr la excelencia empresarial, hay algunas cosas que ya no funcionan bien en un mercado globalizado. ¿Pero no querían ser empresarios europeos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario