9.12.12

No necesitamos nuevos caminos; ya tenemos "Camino".

Esta sociedad necesita nuevos ideas, personas, brillos, caminos. Ver a Berlusconi refrotar sus siliconas apagadas por las cámaras de televisión mientras nos quiere enseñar lo que hay que hacer, produce vértigo.

Si en Europa para recambiar a un técnico no elegido hay que recurrir a un Berlusconi que no logra entrar en los juzgados, nos lo tenemos que hacer mirar con urgencia.
Estamos recurriendo a los viejos topos, a los cadáveres apagados de las viejas glorias, a los Felipe y José María, a Berlusconi o al papa Juan XXIII. Soñamos con que vuelvan los 60, los 80 o los 90, nos da igual con tal de que no sean estos. Pero no estamos soñando con que brille la novedad, lo nuevo, the New Deal.
O malo de la crisis es su duración y su escaso impacto sobre todos nosotros. Sería mucho mejor que hubiera sido más potente, mucho más potente, para lograr que hubiera sido más corta. Como nos están dando patadicas constantes pero nos las disfrazan de coscorrones, no nos enteramos del dolor. Incluso nos están convenciendo de que lo hacen así, para que sean mejor los resultados. Todo se hace para que nosotros, tú y yo, mejoremos. Pero en cambio somos todos nosotros tan tontos, que no nos damos cuenta. No mejoramos.
No podemos volver a traer a Franco pues se nos murió, pero ya observamos como el Opus Dei si está firmes y con la mirada al frente buscando el sol. Es un detalle. Igual nos salva el Opus Dei y no nos estamos enterando. De momento ya han llegado a acuerdos con el Gobierno, algo que no lograba la Iglesia desde 1975. Nada como lograr que gobiernen ellos mismos, para lograr acuerdos secretos.
Decía en la primera línea de esta entrada que necesitamos nuevos caminos. No me di cuenta de que para eso ya tenemos “Camino” de San Josemaría Escrivá de Balaguer.

5 comentarios:

  1. Es triste observar cómo ahora no hay líderes ni políticos ni sociales y nos vamos a la referencia de aquellos que, en algún momento, gozaron libremente del apoyo mayoritario y obraron con sentido común (también en algún momento).
    Creo que nada es desechable, que todo tiene múltiples caras y hay que aprovechar todo. Se necesita de un amplio consenso nacional, sin exluir a nadie (al menos en las primeras convocatorias, luego ya se excluirán ellos mismos) y con humildad y grandeza, poder consensuar los cauces para el avance.

    ResponderEliminar
  2. Pues si, efectivamene, así es. Se necesita ganas de trabajar por el futuro, si.

    ResponderEliminar
  3. Uffff Ajovín, a mí eso me da mucho repelús. Esa gente me da mucho repelús :(
    Besazo

    ResponderEliminar
  4. También prefiero verlos de lejos, pero todo el mundo debe participar para reconstruir. Las exclusiones son malas también para quien se aleje mucho de nuestras ideas. Probablemente, ellos piensan igual de sus opositores y es lo que hay que cambiar: todos construimos, nadie debe destruir; debe ganar la flexibilidad y la negociación, nunca la confrontación.
    A quien merece rechazo social mayoritario, hay que rechazarlo por el apoyo social mayoritario al rechazo. Hay que crear opinión y tener gente con capacidad de crear criterio propio. Pasarán años hasta que se consiga, pero hay que empezar con todos los medios al alcance.

    ResponderEliminar
  5. Si, hay que crear, impulsar debate, impulsar ideas.

    ResponderEliminar