10.11.12

¿Qué podemos hacer para evitar los desahucios?

Es inevitable intentar deprisa y corriendo resolver el drama humano de las hipotecas y los desahucios en España, aun sabiendo que es un asunto que como muy bien se ha reconocido, debería haberse resuelto hace unos años, con calma y consenso.

Hay que ser sinceros. Es un gravísimo problema de muy complicada solución. O lo que es lo mismo, lo que se presentará este lunes solo serán apaños por que poco más se puede hacer. Por mucho que se presenten como soluciones definitivas.

Hay tres fases en este drama:

1/ No puedo pagar la cuota de la hipoteca
2/ Me desahucian de mi vivienda
3/ Me queda una deuda tremenda que no sé como podré pagar

Cada fase necesita de soluciones distintas, algunas casi imposibles, con reformas de las leyes complejas, que afecten a este drama de forma eficaz. Y digo complejas, simplemente por que las leyes siempre están para todos. No es posible hacer leyes para “unos pocos” y en este santo país somos proclives a ser unos “revolvedores de leyes” y darles la vuelta a nuestro antojo Veamos pues algunos puntos básicos.


La solución perfecta pasa por resolver de una puñetera vez el drama del desempleo, lograr las bases de la reactivación económica y de la vuelta a la normalidad. Esta solución, que parece imposible, es la única que puede ir dirigida al PUNTO 1. Es cierto que se deben abrir las puertas de la negociación para refinanciar las hipotecas, adaptándolas a la nueva situación, con periodos de carencia, cuotas progresivas, más periodos de amortización si esto es posible, etc. Se han firmado hipotecas sin control, con larguísimos periodos de amortización, lo que las convierte en (casi) imposibles de renegociar. Cuando con 35 años te conceden una hipoteca a 30/35 años, muy poco margen hay para alargar los periodos. Cuando la cuota resultante es de más de 1.000 euros es muy complejo encontrar una cantidad asumible si alguno de los dos miembros de la pareja está desempleado y con un futuro complejo. Pero hay que intentarlo y aquí los bancos deben ser mucho más humanos en la renegociación de las hipotecas.

Sobre el PUNTO 2 poco que decir, es una situación dramática, que se puede medio resolver con la negociación, si esta es posible. En llegando a este punto, que es el más grave, las soluciones son mínimas. Se puede modificar la Ley Hipotecaria, pero es muy complicado (y con mucho cuidado) hacerla retroactiva. Hoy la vivienda vale —tasada— en muchas hipotecas, menos de lo que se debe. Los bancos que han “jugado” a las trampas de pillar a clientes con hipotecas “basura” sin análisis serios, son los que peor están. O los cerramos o no hay solución, pues todo intento de que sean ellos los que soporten las nuevas pérdidas añadidas a las que ya tienen, los convierten en “muertos”. Pero es que cerrar un banco supone que el Estado soporte el coste. Un banco no es una empresa, que cierra y quien pierde son los accionistas y los trabajadores, cada uno en una medida. Aquí si cierra un banco sin que el Estado esté encima quien pierde son los ahorradores. Todos. Entiendo pues, que es muy complicado evitar los desahucios, aunque sin duda hay que resolver los dramas humanos. Y hay que filtrar desahucios y desahucios. Ser exquisito y mínimo con los avalistas, con las familias asentadas, con las personas en exclusión.

Sobre el PUNTO 3 si que es muy fácil entrar a saco, y esto afectaría sobre la solución del PUNTO 2. Hay que suprimir la usura de los intereses de demora. Es un robo legal. Un robo sin paliativos. Las familias deben poder hacer una suspensión de pagos y a partir de ese momento dejar de correr los intereses de demora o que estos fueran mínimos. Y aquí si que debe entrar el Estado soportando los costes de estos intereses rediseñados e las hipotecas, para que no se conviertan en el gran lastre a las soluciones. Por otra parte deben desaparecer los subasteros profesionales, mucho mejor si desaparecen al ser enviados hacia las rejas que si se les cambia de trabajo. Es una vergüenza consentida que los subasteros, amparados por especuladores y bancos, jueguen con las propiedades de las personas que pierden su vivienda. Hay varias fórmulas para evitar estas trampas legales, efectivamente cambiando las leyes. Que no se nos olvida que la usura vampiresca llega a apoderarse de incluso los muebles de parte de las viviendas desalojadas, que van a locales en donde se subastan también o simplemente se los reparten entre tramposos profesionales. Hay que suprimir los impuestos (plusvalía, IBI por ejemplo) derivados de perder la vivienda, que muy poca gente conoce. El Ayuntamiento de Zaragoza ya los ha retirado. Es una vergüenza que encima de quedarte sin vivienda tengas que pagar un impuestos de plusvalía municipal. La “dación en pago” se puede contemplar en algunas (muchas) viviendas, con una tasación justa por profesionales serios y limpios, o asumiendo el “Banco Malo” estas viviendas como va a tener que tragarse las viviendas que le dan los propios bancos enfermos. Podrían pasar estas viviendas a formar parte del “Banco Malo” al precio de la deuda que resta, en aquellos casos en los que se va con claridad judicial que las familias son incapaces de poder pagar lo que resta. Aquí si que los jueces deben entrar dentro de los procedimientos de suspensión de pagos familiar, a resolver estas situaciones, con un cambio legal.

Pero si observamos con toda esta parrafada, poca solución hay para NO PERDER la vivienda habitual, si hemos llegado al punto de no poder soportar la cuota mensual. El desahucio es complejo y aquí los Servicios Sociales de cada Comunidad deben resolver con alquileres sociales, adaptados a la nueva situación personal, y durante un tiempo determinados, que las familias puedas rehacer sus vidas.

Ojalá este lunes me sorprendan con una reforma legal que sea más eficaz que lo poco que yo puedo plantear en estas líneas, que si lo miramos con detalle, es mucho.

4 comentarios:

  1. Preciso y ecuánime análisis. Estoy totalmente de acuerdo contigo.
    La solución es muy, pero que muy complicada. Veremos con lo que nos salen, pero me temo que van a hacer un panaché de populismo con un chorreón de demagogia y al final, no se solucionará el problema de fondo.
    Lo de los subasteros es de juzgado de guardia, pero de toda la vida, no de ahora.
    Sigo pensando que nos hubiera salido mucho más barato dejar quebrar a los bancos y asumir vía impuestos las pérdidas. Hubiera sido menos dinero y estaría saneada la economía en tres años. De esta otra forma, hemos pagado más y al final estamos peor que antes.
    Besazo

    ResponderEliminar
  2. Dejar caer los bancos es imposible. Dejar caer UN banco si es posible. O dos.

    Pero es que por ineficacia o por falta de arrestos, hemos dejado que la situación sea tan compleja que si se cae un ladrillo se nos puede caer toda la pared.

    Gracias por tu comentario, Dolega.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3:56 p. m.

    garcias por nadaa

    ResponderEliminar