22.10.12

Y la izquierda perdió y no supo ni por qué

Cuando estás en mitad de una campaña electoral ya sabes qué resultado vas a obtener con independencia de los sueños y los fantasmas que deseas imaginar.  Se palpa en el ambiente y es fácil detectarlo. Así que el descalabro del PSOE estaba cantado y ellos lo sabían.

Ahora toca recoger velas en el PSOE, esperar a las elecciones catalanas para tomar las decisiones personales difíciles, y empezar a construir un nuevo partido socialista, casi desde los escombros.
Ha sido una mala jornada electoral para la izquierda. Lo ha sido también para la renovación de la política. La sociedad ha vuelto a decidir con libertad que quiere continuidad incluso con las que consideramos inutilidades de gestión de un PP reformador pero sin rumbo. Ya no vale decir que no nos representan, pues es mentira. SÍ nos representan, por que así lo ha querido el ciudadano. Otra cosa es que no nos gusten, pero insisto, eso es otro tema.
El PP ha obtenido un excelente resultado en Galicia con un buen candidato y una campaña buena. El PSOE con un candidato mediocre ha obtenido —tras una campaña mala— un resultado mucho peor al que ellos esperaban. El BNG se lo tiene que hacer mirar con calma y tranquilidad con varios frentes abiertos entre sus heridas; mientras que IU debe aprender a que unido a la fuerzas políticas más cercanas al territorio es capaz de sumar, pero que si va por libre pierde ante fuerzas más apegadas a la historia. Estos conceptos entre BNG y AGE estoy seguro que no los entiende casi nadie de los responsables políticos, pero allá ellos. Recogerán lo que siembren.
En el País Vasco el PP ha pagado la lógica de sus políticas, al igual que el PSE ha pagado su falta de carácter estatal, su total hundimiento ideológico. Curiosamente IU desaparece del parlamento vasco tras su ruptura con Ezker Batua aun con unos sondeos a nivel estatal que la auguraban un ascenso. Pero la gran duda es saber cómo resolverá el gobierno el PNV y qué papel realizará EH Bildu con sus 21 diputados.
El PSOE ha perdido 107.000 votos en el País Vasco desde las últimas autonómicas, un 33,5% menos de voto. Pero el PSOE en Galicia ha sufrido una sangría peor con 230.000 votos menos que en el año 2009, con una pérdida del 44% de los votos. Cifras tremendas para un partido que está en la oposición allí y a nivel estatal. El PP también ha perdido en Galicia 130.000 votos por efecto de la mayor abstención y voto blanco y nulo, pero esta bajada representa para el PP un 17%.
Feijóo ha demostrado ser un buen candidato, alejado de un Rajoy que ha sabido mantenerse alejado de la campaña y que a partir de ahora verá en Feijóo un buen aliado para futuros cambios estratégicos.

3 comentarios:

  1. Estaba cantado.
    Lo del Pais Vasco también. Empieza el principio del fin. Bueno no, empezó hace cinco años.
    Besazo

    ResponderEliminar
  2. Discrepo un poco.
    Creo que es el fin del principio más bien.
    Y no, no es lo mismo.
    Ahora se abre un nuevo periodo, y hay que estar "listos" para saberlo gestionar.

    Nunca hasta ahora se habían dado estos resultados tan complicados para España.
    Actuar como con Cataluña sería un gran error.
    Estos dos asuntos no se resuelven ni por las bravas ni demostrando que no se entienden, ni asegurando que "somos más fuertes".
    Mucho cuidado en la gestión, que esta vez no se juega con la violencia ni con las ilegalidades. Esta vez se juega con la política y las personas de una sociedad cabreada.

    ResponderEliminar
  3. Y encantado siempre, querida Dolega, de que me comentes. Tus palabras son un contrapunto precioso por su valor, para ver desde otra óptica los asuntos importantes.

    ResponderEliminar