24.9.12

Sobre el derecho a la autodeterminación. Explicación y apuntes


El responsable en Europa de Chunta Aragonesista, Miguel Martínez Tomey, ha defendido en Bruselas el ejercicio del derecho de autodeterminación del pueblo aragonés y la "devolución de los poderes que históricamente tuvo antes de su violenta anexión al Estado absolutista en 1707". Según CHA, la reivindicación de este derecho se hace ante la "involución autonómica y el retroceso de los derechos sociales y democráticos que está llevando a cabo el gobierno español".

Pero lo cierto es que la palabra “autodeterminación” produce cierto temor entre la población en general. Asocian autodeterminación con independencia, separación, ruptura. Y no es así, lo que nos lleva a tener que explicar algo más, sobre qué es la autodeterminación, según mi punto de vista.

Yo creo firmemente en el divorcio. Defendí esa ley aprobada en la España de la Transición en el año 1981. Pero llevo 34 años felizmente casado y no creo que me divorcie nunca. Conozco a personas que hoy viven peor que cuando estaban casadas. Y personas que viven mucho mejor aunque tuvieron que pasar un periodo complejo. Pero la libertad individual, colectiva, como sociedad, como país, está por encima de todo temor.

En la historia han existido siempre la rupturas. Y en España siempre han ido acompañadas de sangre inocente y civil a borbotones. ¿No vamos a ser nunca capaces de dotarnos de mecanismos pacíficos para preservar todo tipo de posibilidades?

La autodeterminación es la facultad de un pueblo, de una sociedad, para decidir sobre su futuro. No obliga a nadie a emplearla, basándose en que nadie es esclavo de nadie, y asumiendo que las naciones se van formando según las personas deciden qué camino emprenden para hacerlas avanzar sobre su propia historia.

El Derecho a la autodeterminación figura en la Carta de las Naciones Unidas, aunque no figura en la Declaración Universal de Derechos Humanos. Es una potestad que nos debemos dar las naciones para ser más libres, para que cuando decidamos estar juntos varios países, sea libremente, sin que nadie obligue a nadie. ¿Hay algo más maravilloso que la consideración mutua que se tiene cuando varios grupos sociales saben que están unidos por que así lo deciden la mayoría cada día, cada año, simplemente respetándose?

Hoy estamos en un proceso de autodeterminación para agruparnos a Europa e ir perdiendo nuestra identidad independiente como Estado. Estamos decidiendo qué queremos ser en el futuro como país, como Estado. Y lo vemos lógico y en gran medida positivo. El proceso contrario debería ser también sencillo, ordenado y lógico. Nunca quiere decir eso, que aprobado un procedimiento de autodeterminación, automáticamente se decidan a separarse todos los países que ya conforman la unidad de España. ¿Para qué lo harían? Hoy la sociedad española analizada en su conjunto o por comunidades no está por la separación de España. Hoy. Si avanzamos hacia esa posibilidad de ruptura será responsabilidad de todos.

Se habla con seriedad que estos temas son muy graves y serios, que es mejor no abrir la puerta que les de luz, que con toda seguridad no traerían más que problemas añadidos. Con sinceridad social, no entiendo el motivo por el temor hacia unos procedimientos que servirían para conseguir por la paz lo que si se empeñan unos y otros lo pelearán con las violencias. Que no se nos olvide que estamos hablando de sociología, de psicología social, de historia de los pueblos.

Se escuchan con el tema de Cataluña muchas voces temerosas, algunas con ganas de engañar al conjunto, otras con odio y algunas con respeto. Cataluña separada de España (que no sucederá nunca a poca inteligencia política que tengamos la sociedad española) pertenecerá a Europa, faltaría más, Le abrirían las puertas posiblemente con más rapidez con las que se la intentaríamos cerrar en España. Es lo lógico, excepto que Europa deje de existir como ente globalizado, como nación de naciones.

Templemos gaitas, respetemos las acciones que podamos emprender con la boca, para no encontrarnos con reacciones de respuesta. Entendamos a España en su historia y en su forma actual de ser, y aprendamos a valorar más a la parte de España que por su historia, sus leyes, su personalidad, quiere ser respetada en su diferenciación. Eso no tiene nada que ver con la independencia. Al menos de momento o mientras no se equivoque gravemente nadie con mando en plaza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario