26.9.12

Los errores de ayer en Madrid nos van a salir caros

Ante los equivocados hechos de ayer en Madrid, deberíamos todos sopesar algunos datos básicos que nos lleven hacia una posición más “suave”. España necesita calma, pero sobre todo necesita crear puestos de trabajo, y lo de ayer, culpa de muchos, no ayuda a salir de una crisis social, personal, política, económica, laboral, de modelo de país.

El Congreso de los Diputados es un lugar mítico, inviolable, muy respetado, ejemplo básico e imprescindible de la democracia.
Exista el tipo de problema que exista, mientras tengamos democracia, el Congreso de los Diputados es intocable. Y su respeto debe ser compartido por todos, incluidos los que comenten errores en su gestión del orden público.
La primera idea de los convocantes del denominado “25S” era tomar el Congreso, entrar en su interior, desear la provocación de intentar una dimisión del Gobierno y de los representantes legales.
Aquel primer intento fue modificado según pasaban las semanas, al entrar en su organización diversos grupos, algunos cercanos al 15M, que recondujeron la absurda situación hacia una manera más pacífica de queja.
En la tarde de ayer, con unos 6.000/8.000 personas rodeando el Congreso y 1.400 policías bien preparados, un grupo de entre 6 y 10 personas inició el desmontaje de algunas vallas bien colocadas por la policía, con el intento de penetrar en el cordón defensivo de la policía.
A partir de este momento, recriminados los manifestantes que iniciaron este intento por la mayoría de los presentes, la policía actuó de manera poco profesional, abandonando en parte su posición en el interior del cercado para salir hacia la zona en donde estaban los manifestantes, surgiendo los insultos y reprimiendo estos de manera burda y violenta. Acción y reacción.
Si la única manera de reprimir un intento de mover unas vallas fuertemente montadas y sujetas es teniendo que dar la vuelta y entrar en la zona conflictiva, debemos hacer más cursos de orden público. Lo prioritario debería haber sido evitar el conflicto, el cuerpo a cuerpo, pues todos sabían que las imágenes circularían por todo el mundo, sobre todo por Europa. Como es lógico no soy yo quien debe decir cómo se puede resolver una situación así, pues la policía lo sabe perfectamente.
Las imágenes distribuidas colocan a España en un mal lugar, son un error claro que se debería haber evitado con más profesionalidad, sabiendo perfectamente los responsables del orden que una parte de los allí reunidos buscaban la provocación.
Este tipo de resultados son negativos en el corto plazo y muy negativos en el medio plazo si no se saben gestionar bien. No se debe pensar que tras el 25S viene el 26S que es un día pacífico. Todos aprenden, todos toman decisiones, todos diseñan los futuros a golpe de aciertos o errores.

1 comentario:

  1. La imagen que estamos dando en el exterior es tercermundista, pero dictatorial o al menos a mi me lo parece.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.