12.9.12

Hay que entender a los catalanes, para evitar las heridas

No entender a los catalanes nos lleva a situaciones como esta, con una puerta abierta a un abismo del que desconocemos su profundidad. Pero hablo de no entender a los catalanes desde la posición de los españoles, no desde los políticos, que también. No entender lo que es un sentimiento, algo muy distinto a no entender lo que es tener razón o deseos, lo que es incluso estar equivocado pero estarlo masivamente.

Para movilizar a entre dos millones y seiscientas mil personas, para los que sabemos lo que cuesta movilizar a mil personas, sabemos que solo se logra si es cuestión de sentimientos profundos, de que la sociedad entienda que ahora sí, que es esto o no será nada. ¿Quienes son responsables de que este sentimiento se haya apoderado de la forma de ser de los catalanes?

No me importa tanto Cataluña como nación, como me importa lo que desean ahora mismo millones de catalanes para Cataluña, que aunque parezca lo mismo, no lo es. Cataluña tienes razones. Los catalanes tienes sentimientos.

Las razones se pueden negociar, acordar, intercambiar, posponer.

Los sentimientos no conocen razones, no saben de apaños, de prebendas, de negociaciones de mesa.
En estos momentos a los catalanes les importa poco si salen ganando o perdiendo, y digo bien, incluso a los catalanes. Ahora lo que les importa es ganar o vencer, no les importa casi nada salir ganando o perdiendo. Y esto es incluso peligroso.

Las cosas se han hecho mal desde hace muchos años, pero ayer mismo Rajoy se empeñaba en seguir haciéndolas mal. Es cuestión de no aprender nunca de las empatías sociales, de las necesarias inteligencias emocionales a la hora de entender a las sociedades. Incluso teniendo razón, se puede perder esta, si no se sabe administrar con corrección, pues también los contrarios puede reaccionar con sus razones.  

Se ha abierto una puerta que o cerramos entre todos o no se cerrará. Quien piense que no tiene importancia no entiende a la historia. Quien piense que la deben cerrar "ellos" volverá a equivocarse.

1 comentario:

  1. Hay que entender a los catalanes, es cierto, pero también los catalanes deben de entender lo poco que ganarían y lo mucho que perderían con su independencia, cosa que en ocasiones no piensan, y perderíamos todos.
    Acabo de leer el artículo titulado "Lo que no se dijo durante la Diada" y hay mucha razón en ello.

    ResponderEliminar