19.9.12

Fallece Santiago Carrillo. Un gran político

Santiago Carrillo supuso una suerte para la Transición democrática en España, por mucho que sus enemigos siempre le sintieron ese odio que se tiene cuando es muy complicado tenerle respeto al rival. Nunca se pudo demostrar nada de lo que se le acusaba, pero era la forma de seguir trasladando odio, cuando Carrillo ya había decidido que lo que necesitaba España era paz y calma mezclada con un camino democrático tipo europeo. Supo dirigir a sus muchos fieles, muchos más que ahora y para eso están las hemerotecas y las actas de diputados conseguidos en aquellos años.

Vino muchas más veces por Zaragoza de las que se sabe, pues conservaba muy buenos amigos, y sus cenas en el Coso Bajo eran momentos de sosiego, análisis, intercambio y maduración, aunque llevara muchos años fuera de la política representativa, que no de la política activa y del periodismo de contertulio con compañeros de edad y transición, de los que yo guardo excelentes recuerdos radiofónicos en tardes de trabajo duro a oscuras en laboratorios fotográficos, junto a sus compañeros de programa Herrero de Miñón y Ernest Lluch en el programa de Gemma Nierga. Tiempos ya perdidos, si.

Pero Santiago Carrillo tuvo un momento clave en la Transición que pocas veces se recuerda y que pudo suponer la pérdida de la recién nacida democracia, cuando tras los atentados de Atocha contra los abogados laboralistas, asesinatos provocados para que el comunismo de aquellos años se levantara violentamente, Carrillo solicitó y logró que la inmensa manifestación de duelo contenido del entierro se produjera llena de dolor pero también de tranquilidad, demostrando que los rojos no teníamos rabo ni lanzábamos babas por la boca. A partir de aquel entierro los españoles entendieron que los rojos ya no existían, que a lo sumo éramos socialistas o comunistas, y sabíamos llorar y contenernos.

En la imagen se ve a Santiago Carrillo en un mitin en Zaragoza, en el barrio de Montemolín, en el aptio central del anto¡iguo Matadero, a finales de la década de los 70.

No hay comentarios:

Publicar un comentario