14.8.12

Mi perro ovejero y guardián pesa tres feroces kilos

Yo tengo un perro guardián, un perro ovejero en casa que me cuida y me mima. Es un bichón maltés nacido para cuidar ovejas, es decir es un perro raro como su dueño, pero nadie le ha dicho cual es su trabajo, simplemente lo cumple y se siente contento por ello.
Cuando me levanto a mear a las 5 de la mañana (yo meo, ¿ustedes?) él se levanta aunque esté muy dormido, y me acompaña para que no me pierda. No dice nada, me mira, espera a que termine y me acompaña a la cama, que es la suya. A veces no me levanto a miccionar para no despertarlo, pero tampoco es eso, me digo, y al final ni duermo ni meo.
Cuando por la noche estoy despierto hasta las tantas haciendo algo, él se queda en el pasillo esperando a que termine, pues está programado para irse a la cama el último. Primero acompaña a mi santa y cuando la deja tumbada me espera en el pasillo a que yo digne terminar mi labor.
A veces le digo algo a las tantas, para animarle a que se vaya a dormir, pero nunca me hace caso. Es muy suyo y sabe cual es su trabajo. Esperar y cuidar que la última oveja se vaya al redil. Se conforma con una masaje de espalda, con un rascarle el cuello, con una sonrisa de aprobación. Pero es muy serio y suyo, y las caricias deben ser pocas y cuando él las pida.
Si osan llamar a la puerta, sea quien sea, ladra desesperadamente y se comporta como un auténtico león brutal que se comería a los elefantes enteros. Si el que viene le planta cara con un simple gesto, se viene a esconder detrás de mí, para chivarme lo malo que es el visitante. Pero en cuanto el nuevo lobo visitante deja de mirarle de frente, se le acerca sigilosamente y le grita un seco gruñido para volverse a retirar hacia mi espalda. Más o menos le dice, “ojo, que te vigilo, y a poco que te descuides te muerdo y me hecho a correr detrás de mi…,de…, de mi oveja madre”.
Estas navidades le voy a dejar sin paga extra, en solidaridad con los que lo están pasando peor que él.

5 comentarios:

  1. jajajaajaj encantador relato. Yo extraño mucho a la nuestra. Era una pastora catalana maravillosa. Cuando la compramos, su abuela estaba pastoreando en el Ampurdán. Era increible. La verdad es que aquí vivió feliz porque mi marido se la llevaba a caminar por el monte y los prados y le encantaba recoger ovejas. En cuanto las veía se ponía y ¡Hala! Recuerdo que al principio un pastor de la zona nos reñía por dejarla suelta, luego nos la quería comprar. :)
    Y lo qué tú dices, no soportaba vernos desperdigados,enseguida se ponía de acá para allá hasta que nos juntaba a o todos.
    Besazo.
    Y no se ocurra dejarla sin paga, que ella hace su trabajo y no ha podido votar nunca.

    ResponderEliminar
  2. Menudo guardián... tienes. Con esos seres es muy difícil sentirse solo, siempre están atentos y observando lo movimientos.... y no le quites la paga que se quedara sentado en el pasillo hasta las siguientes navidades.

    ResponderEliminar
  3. Entiendo que sería casi imposible quitarle la paga, pues se vengaría No queriéndome.
    Ahora está debajo de mi sillón del ordenador, esperando que yo termine de escribir.

    Si un día me divorcio, me casaré con él, con Chuski.

    ResponderEliminar
  4. El mejor y mas fiel amigo del hombre. Ya puede pasar lo que sea que ellos no nos fallan.

    ResponderEliminar
  5. Este gran amigo es el que nunca nos falla y esta siempre a nuestro lado. Tengo la gran suerte de disfrutar de mis 4 amigos - 2 setter ingleses hembras, 1 pastor aleman hembra y 1 cruce de picher macho.

    ResponderEliminar