12.8.12

Comunicación política y Paul Ryan

Paul Ryan ha sido elegido el segundón de Mitt Romney, para desbancar a Obama de la Casa Blanca. Como otras ocasiones, voy a hablar algo de “Comunicación política” que es un tema que me apasiona, por mis muchos años dentro de la publicidad y las artes gráficas.

Paul Ryan es un buen candidato para los republicanos. De hecho también Mitt Romney es un buen candidato contra Obama. Pero lo digo desde el punto de vista de la comunicación y no desde lo que yo desearía tener como gestores del (casi) más potente país del mundo.

  A la hora de elegir al político que aparecerá en los carteles, el que dirá con vehemencia de vendedor de coches los discursos que intentarán trasmitir idas a cambio de votos; a la hora de saber elegir desde dentro del partido a quien se jugará las posibilidades de ganar; importa y mucho la imagen con arreglo a lo que quieren comunicar, su facilidad de trasmitir hacia los suyos, su optimismo y alegría justa pero suficiente, su pasado sin esqueletos, su empatía hacia su sociedad. Y su capacidad para trasmitir “a todos los demás”.

Los republicanos son “el padre estricto” de la política americana. Representan la esencia de lo que durante décadas se nos ha trasmitido como el éxito americano. Trabajo, respeto a todo, esfuerzo, libertad.
Esto no quiere decir que los demás no opinen lo mismo, sino que quien ha sabido trasmitirlo y enmarcarlo mejor han sido los republicanos. Por ejemplo cuando se refieren a su “libertad” quieren decir libertad de mercado, libertad para decidir sobre tu vida, libertad para ser rico o ser pobre, libertad para tener armas y defenderte en vez de quejarte y esperar que el Estado te defienda. Nunca hablan de libertad para los asuntos sociales que ellos consideran menores como sería el aborto, el divorcio o el matrimonio global, ni consideran que cuando te falta la libertad para tener una vivienda digna o un trabajo tengan que ayudarte pues eso sería coartar tu libertad y tu capacidad.

Representan “el padre estricto, nunca el padre protector”, el que castiga si te portas bien o se alegra si te salen bien las cosas, pero te ayuda lo justo. Y eso lo representa perfectamente Paul Ryan o Mitt Romney, con su juventud, su discurso, su imagen de jóvenes padres que ya han triunfado, con su (diferente) forma de entender lo que hay que hacer en periodos de crisis.

Pero volvamos a Paul Ryan. Representa el ala dura de su propio partido, pero sobre todo el ala dura contra Europa. Dice que somos vagos, mediocres, enfermos de la ayuda, que nos sentimos enfermos e incapaces, que Europa y los europeos están encantados de depender para todo de sus gobernantes, que somos gentes que adoramos la total seguridad a costa de no tener mucho más, y que cuando nos falla la vivienda o el trabajo siempre decimos que la culpa es del Gobierno. Es pues un político que representa una forma de defender a EEUU contra el mundo que le amenaza con quitarle del primer puesto. Mensajes que calan en gran parte de la ideología americana.

La pregunta es: ¿Debemos fabricar un candidato que sirva para ganar?, ¿no sería mejor tener un candidato bueno que fuera elegido por las bases por su capacidad identitaria con la organización en vez de por su capacidad para vender las ideas hacia la sociedad?

Es la eterna pregunta tras la cual unos ganan elecciones y otros las pierden. Unos se convierten en líderes y otros en gestores. Los ejemplos de Rajoy y Rubalcaba nos vienen de perlas aquí.

Ambos son considerados hoy unos malos políticos, cuando realmente lo que queremos decir es “unos malos líderes”. Puede que sean unos excelentes gestores, pero no saben trasmitir a la sociedad. Son respetados dentro de su propio partido, pero son casi odiados ante la sociedad. Los votantes del PP elegirían si pudieran a otro, al igual que harían los del PSOE. Los dos partidos se equivocaron cuando eligieron al líder. Para gestionar están los Ministros, lo que se espera de un Presidente es que sepa formar equipo, que sepa elegir a sus Ministros, que sepa trasmitir ideas, que sepa dominar las situaciones, que lidere. LIDER. Un líder nunca debe ser un gestor, pero en cambio siempre debe ser una referencia.

Si el PP pudiera hacer una encuesta entre sus votantes elegirían a Aznar como Presidente. Si lo pudieran hacer desde el PSOE ya sé a quien elegirían, pero no quiero decirlo. Ninguno tiene ideas que no conozcamos, ideas novedosas para periodos diferentes como este, pero ambos trasmitir confianza, serenidad, capacidad, y sobre todo sensación de que si algo sale mal además de tener más soluciones, tienen bemoles para dar un zapatazo encima de alguna mesa e intentar quitarle los mocos al más pintado.

2 comentarios:

  1. La diferencia entre los USA y nosotros, es que los "malos" gestores ó líderes le duran al americano medio una legislatura. Ni una más.
    Además los políticos dependen de sus electores y se cuidan muy mucho de engañarlos, porque saben que se van a la puñetera calle. sin pensiones, ni paro ni leches.
    Besazo

    ResponderEliminar
  2. Son muchos años en USA del mismos sistema, con sus partes buenas y sus zonas más oscuras.
    Allí es muy complicado engañar y si se intenta o hay que hacerlo por los momentos que toca gobernar, se paga efectivamente con el descanso.

    ResponderEliminar