16.4.12

Soria o cuando una ciudad pierde su calidad social "moderna"

Leía ayer el artículo de Javier Marías en El País Semanal sobre Soria, titulado “Cuando una ciudad se pierde” al que poco se puede añadir que no sea la experiencia personal y la aseveración de que los seres humanos en nuestros delirios de transformación, muchas veces nos equivocamos entre lo bueno y lo malo.

Soria hace 25 años, por poner el punto desde el que bascula hacia lo que se entendería como modernidad, era una ciudad pequeña (ahora también) muy duda e invierno (ahora también) con un encanto especial como isla maravillosa entre ciudades grandes que la rodeaban peligrosamente. Mis meses de verano durante varias décadas me ha obligado —a mi pesar—ver su transformación, empujada por los propios vecinos de Soria, en el convencimiento de que necesitaban “de todo” a costa de perder “lo bueno”. En aquellos años Soria era una ciudad única, muy valorada por miles de personas que tras emigrar hacia Barcelona, Madrid, Zaragoza, Valladolid o Bilbao, volvían para disfrutar de algo totalmente diferente.

Sus paseos por la Dehesa hasta altas horas de la noche sin nada de ruido ni sensación de miedo ni de estar vigilado por policías pues no eran necesarios, ya chocaban con lo que vivíamos en nuestras ciudades. El mantenimiento de un tejido comercial local y propio, barato y con múltiples productos “suyos” hacía viajar a Soria el viajar a “otro lugar”. La limpieza en sus calles era total. Las actividades culturales, sobre todo en fines de semana eran muy seguidos por los vecinos. Sus fiestas eran diferentes, medidas y con un sabor ancestral que las diferenciaba. El trato con las personas que cada año volvías a ver era a todas luces casi imposible de entender; te reconocían y saludaban cuando en tu comunidad de vecinos te miraban y poco más.

Se me dirá que los vecinos de Soria no percibían estos lujos, no valoraban estas diferencias y en cambio si que reclamaban lo que no tenían. Y es cierto. Solicitaban más comercios todos iguales y con los mismos decorados que los de las grandes ciudades. Reclamaban los jóvenes más juerga nocturna y menos tranquilidad. No reclamaban más trabajo ni más posibilidades de estudiar pues lo tenían resuelto y no querían cambiar y además tampoco ha cambiado ahora excepto para peor.

Tenían una sanidad y una educación sólida. Tenían mucha calidad económica y un mercado laboral bueno que además ampliaban con la emigración cuando así lo entendían. Como es lógico todo esto se les ha ido al garete como a todos.

Soria estaba llena de pequeños rincones, de lugares con vida distinta, con estampas sociales que poco a poco han ido desapareciendo. Soria era muy diferente los lunes a los jueves o los sábados. Hoy está siendo muy igual un día del otro. Les queda camino para no perder todo, depende de ellos y de sus gestores, pero que pregunten a sus padres y abuelos y decidan. No es positivo perder “la cueva” cómoda y de calidad, para conseguir lo peor de “las cuevas” todas iguales de las ciudades todas iguales, pues crean sociedades todas iguales.

11 comentarios:

  1. El Cirujano en funciones10:00 p. m.

    Tras leer su artículo, me permito enviarle este enlace, en el que se da réplica al artículo de Javier Marías, y que creo que también podría servir como réplica al suyo. En cualquier caso, siempre desde el respeto.

    Un saludo.

    http://www.sorianoticias.com/detalle_noticia_f.php?noticia=2100

    ResponderEliminar
  2. Discrepo totalmente en el fondo y algo en la forma.

    Para mi pobre entender, los grandes perjudicados de lo que Soria ha perdido no somos los viajeros esporádicos, los amantes de aquella Soria, los visitantes que vamos unos días cada año.
    Los que han perdido son los sorianos de todos los días. Los que han dejado de poder vivir con la calidad de aquella Soria son los que ahora siguen viviendo en Soria todos los días como si de cualquier pequeña ciudad del mundo se tratara, todas iguales, con los mismos sonidos, los mismos colores, los mismos olores.

    Pero es cierto una cosa. Si los que ahora viven en Soria están contentos con la Soria que tienen, ¿quien soy yo para decir otra cosa?

    Y gracias por leerme, un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:44 p. m.

    Tengo que decir que no he visitado Soria recientemente, pero me parece una pena que queramos seguir siendo un país de pandereta. Y que todos los pueblos quieran parecer andaluces como en "Bienvenido Mr. Marshall"

    Dejo link al artículo de Marías:

    http://javiermariasblog.wordpress.com/2012/04/15/la-zona-fantasma-15-de-abril-de-2012-cuando-una-ciudad-se-pierde/

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:59 p. m.

    Hola, estoy completamente en contra de lo que se dice en el artículo de Javier Marías, y por lo tanto de lo que usted dice.
    Lo primero que tenía que hacer el señor Marías, es informarse un poco de lo que dice, pues comenta cosas que no son verdad.
    1º.Lo que tiene que hacer el señor Marías si quiere tranquilidad, es irse a las afueras de Soria, pues donde el dice que alquila la casa para vivir, está prácticamente en el centro neurálgico de Soria.
    2º. Que es lo que quiere, que sea una ciudad muerta?, claro, aquí no se puede disfrutar de nada, mientras tanto, cuando a el Señor Marías le apetece, en su ciudad va al teatro a conciertos o a cualquier otro sitio, y sin embargo sólo quiere venir aquí para estar tranquilo, pero no se da cuenta, que hay gente que vive aquí y también se lo quiere pasar bien como él se lo pasa en Madrid.
    3º Habla de charangas monótonas (no sabe que quízas son de las mejores que hay?).
    El mercado Medieval, se da por hecho, que todo está controlado, no somos tercermundistas.
    La carpa que dice... dos o tres conciertos en todo un año....
    Dulzaineros, es lo típico de estas zonas, igual no lo sabe.
    La carrera fué para recaudar fondos para el terremoto de Lorca, por lo que no es una carrera sin ton ni son.
    Las cofradías de Semana Santa, no tocan siempre lo mismo cada año, se hacen nuevos toques, lo que pasa que quizá no lo sabe.
    El paseo de la dehesa, cuanto mejor así que no con tierra para poder andar, y los ociosos que dice, son gente de la tercera edad que juegan allí desde hace muchísimos años.

    Simplemente decir, que los que somos sorianos, queremos vivir con todas las comodidades posibles y alegría (como el resto de personas me imagino), pero acuérdese, que nosotros vivimos todo el año en ella, no sólo para buscar la tranquilidad de las vacaciones... que por cierto tiene San Saturio, mas tranquilidad imposible.
    Un saludo y perdone, pero es mi opinión.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por su opinión. Sin duda tanto al señor Marías como a mi, Soriua nos parece maravillosa. Y la llevamos muy dentro.
    Muchas gracias por leerme.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo4:53 a. m.

    ¡Lo que hay que ver! Leo ese artículo, y como soriana que soy, no reconozco a Soria en sus palabras. No sé como era soria hace 25 años puesto que tengo 20, pero le aseguro que "ciudad moderna" no es un término que describa a Soria. No veo el progreso en no tener autovías, no tener demasiadas carreras que poder estudiar, ni trabajo que poder llevar a cabo, puesto que, por si no lo saben, no hay industria.

    No sé lo que esperaban encontrar en Soria, pero si quieren tranquilidad, no tienen que irse de la provincia, siempre pueden quedarse en cualquier puebl, les acogerán con sumo gusto. Allí podrán disfrutar de paz y tranquilidad, puesto que sólo tendrán de vecinos a 20 ancianos (como mucho). Aunque claro, quizás salgan a jugar a la tanguilla y ya consideren que no tienen la paz que buscaban. O a lo mejor los ruidos de los animales les parecen inaguantables. En ese caso, siempre pueden hacer como nuestro querido patrón, San Saturio, e irse a vivir a una cueva, eso ya lo dejo a su elección, pero por favor, no digan que Soria se esta "valencianizando".
    Yo, no puedo vivir allí debido a que la carrera que estoy estudiando no se imparte en ese campus. Y como a mí le pasa a la mayoría de la gente que quiere estudiar, y posteriormente, trabajar.
    Si me permiten una aclaración, sepan que San Juan siempre ha durado 5 días como bien dicen las sanjuaneras. San Saturio tampoco es como lo pinta, pues la Junta de Castilla y León los últimos años declara como días lectivos los días que tradicionalmente eran fiesta.
    Sepan también que los trenes, los cuales sólo van a Madrid, son de guasa. Sabes que te montas pero no si vas a llegar a tu destino, puesto que no sería la primera vez que se queda parado en mitad del monte. O quizás querías parar antes de Madrid pero no se abran las puertas. O puede que tengan que ir todo el viaje sin la calefacción, puesto que hay días que no funciona.
    Otro claro ejemplo del progreso que esta viviendo Soria es que por ejemplo no hay cines en la cuidad.

    Por desgracia, en Soria cada día somos menos, y no porque la gente esté huyendo del ruido, si no porque no podemos vivir del aire y tenemos que buscarnos un futuro.

    Ustedes critican Soria porque tiene demasiada "vida" los 4 días que vienen a pasarla aquí. Quizá, si viniesen a vivir aquí más de un año se quejasen de que todo les parece tercermundista al darse cuenta de que en realidad, no hay tantas comodidades como les gustaría tener.

    Una soriana, que por desgracia, no puede vivir allí.

    ResponderEliminar
  7. Veamos, de lo que se trata es de plantearse si lo que llamamos "modernidad" y a lo que aspiran casi todas las ciudades, es el camino correcto para conseguir calidad de vida.
    Efectivamente, Soria sigue careciendo de muchos servicios, pero como todas la ciudades pequeñas o medianas o los pueblos de España y del mundo. Carencias que se ueden resolver hoy mucho mejor que hace unos años, al tener una movilidad más fácil.
    Pero el asunto que se esconde es: ¿Ha mejorado la calidad de vida en Soria a costa de intentar acercarse en formas de vida a las grandes ciudades? Por que lo curioso es que siempre nos acercamos hacia formas de vida que no son más calidad real, sino simulaciones. Y a cambio perdemos calidad de vida real o que algunos consideramos real.

    Pero sin duda y por encima de todo, Soria debe ser lo que quieran l@s sorian@s.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo7:56 p. m.

    Los sorianos de todos los días como usted comenta más arriba, nos sentimos ofendidos, molestos, no sé resignados, ¿tal vez? por esta mala publicidad no buscada que personas cultas e inteligentes (como yo les considero a usted o a Javier Marías)están promulgando a diestro y siniestro sobre nuestra ciudad...
    estoy de acuerdo en que no todos los supuestos avances pretendidos para Soria son afortunados, pero flaco favor nos hacen, con airear estas opiniones tan poco objetivas sobre la ciudad.
    Como bien afirma una soriana más arriba, muchos nos vemos obligados a irnos de una ciudad envejecida, sin futuro probable a la vista y cuando conseguimos volver, somo unos urbanitas acomodados a las grandes ciudades que intentamos exprimir de Soria todo lo que las grandes urbes nos impiden: tranquilidad, paisajes, oxigeno puro...
    creo que no están siendo justos con la gente soriana. a una ciudad la hacen sus calles y tambiés los ciudadanos: no nos juzguen porque unosc cuantos hagan botellón, por nuestras fiestas (que si, siguen durante 5 días) o por nuestros gaiteros (no se considera eso una tradición cultural?)
    Me apena mucho oir a sorianos que van a dejar de leerlos por esto comentarios y puede que sea cierto que la verdad ofende, pero la verdad sigue siendo que cuando parecía que Soria empezaba a existir con alabanzas como las suyas, ahora se sumerge en sus profundidades con criticas tan ásperas como las suyas...
    Disfruten de Valonsadero, del paseo de San Saturio, de los cuatro vientos, del parque del Castillo, de su plaza Mayor...sería una pena que se olvidasen de nosotros, porque en el olvido está el abandono.
    Muchas gracias

    Soriana 30 años

    ResponderEliminar
  9. Anónimo2:01 a. m.

    No se quien es usted Ajovin Puente Mateo, ni con quien ha empatado en esta vida, pero usted no es nadie para criticar nada de Soria sin conocimiento. Valgame dios la cantidad de estupideces que tiene uno que leer sin querer!!! No sabe absolutamente nada de Soria, ni lo adentro que la llevamos las personas que hemos nacido alli y que somos los que la hemos hecho como a ti tanto te gustaba. Decir que te gusta Soria y que no te gustan o molestan sus txarangas es la mismo que aquellos que dicen que creen en dios pero no en la iglesia, espero comprenda la analogia.

    El senor Marias (desde donde escribo no hay egnes) tardara un tiempo es bajar tranquilamente al tradicional vermouth los domingos en la plaza de Herradores, de hecho se le hicieron pegatinas conmemorativas que no creo que le gusten mucho, y usted, si supieramos quien es, lleva el mismo camino...

    Un soriano que madruga rigurosamente cada fin de semana para ver a su Numancia desde California.

    ResponderEliminar
  10. Eres un poco bruto,, querod "anónimo", e señor Marías y yo tenemos derecho a opinar como tu, lo que entendemos más correcto.
    Lee otra vezel texto, si no vomitas, y verás que no es para tanto.
    Desconozco tu edad, la mia es mucha y por eso he conocido otra Soria, que es posible que tu no hayas conocido y por eso no puedes defender.
    Yo defiendo a Soria, pero entre esta Soria de hoy y al Soria de los años 80, me quedo con aquella. Lo siento por tí y por tu particular manera de entender la vida.
    Yo también desearía para la ciudad en la que vivo, que por desgracia no es Soria, que mi ciudad se hubiera estancado en los años 80.
    Un abrazo y gracias por tu comentario

    ResponderEliminar
  11. Anónimo6:15 p. m.

    Querido Ajovin, comprese una maquina del tiempo y vayase a sus 80, sin animo de ofensa, pero en mi "manera de entender la vida", dejenos a los demas poder regresar a nuestra amada ciudad en una segura autopista, y no cruzando caminos de ciervos que se llevaban cada agno decenas de vidas en la carretera...por ponerle un ejemplo de lo que usted busca en esa fria Soria ochentera. Mi manera de entender la vida es eso, vida.
    Comete un error, lo que a usted y al senor Marias le gustaba tanto de Soria posiblbemente fueran sus habitantes, que la hacian tan particular como dicen, cuando apenas venian forasteros, asi que haganselo mirar y piensen quien tiene la culpa de esa "valencianizacion". No se vayan muy lejos en la busqueda...Creame que nosotros seguimos siendo los mismos y la ciudad un martes de noviembre sigue igual de preciosa que siempre.
    Si ustedes conocieran "esa fatidica evolucion hacia el ruido" de Soria como pregonan, le recuerdo como eran las fiestas de San Juan (no se puede entender Soria si no entiendes San Juan -por dios que datan del siglo XII!- evento que el senor Marias no entiende) en esos maravillosos 80's con sus calles llenas de ruidosos tastarros y alboroto.
    Lo cual pone en evidencia que si, que ustedes tienen derecho a opinar de lo que quieran en un pais libre (o lo que queda de el), pero no dejan de ser opiniones desde el mas absoluto desconocimiento y que nos hacen un flaco favor...
    Por otra parte, curiosa percepcion del derecho de opinon que tienen ustedes, el articulo del senor Marias deja de ser una opinion para convertirse claramente en una gratuita ofensa...
    Se imagina usted que por un casual invita a un amigo a su casa y cuando se da la vuelta le hace un manifiesto acerca de las miserias de las croquetas que le acaba de cocinar con todo el carino del mundo? Pues ese amigo esta en su derecho de hacerlo...bonito mundo de opiniones crearian ustedes asi, espero no vivir en el...
    Un saludo y gracias por echar pestes de mis croquetas caseras...dele las gracias a su socio tambien.

    ResponderEliminar