12.2.12

La reforma laboral no resolverá el paro a corto medio plazo

Como muy bien explicaba el PP por boca de su ministro en Europa —siempre es igual entre los españoles, nos tenemos que enterar antes por lo que decimos en Europa— la reforma laboral ha sido inmensa y profunda. No tanto por lo que se ha decretado como por las consecuencias legales que traen estas reformas, que serán muy bien aprovechadas por los empresarios.

Un consejo, haceros todos y todas nuevos empresarios, pues de trabajadores lo vamos a pasar muy mal.
Se acabó el despido de 45 días pero no se cambia por el de 33 días, esto es mentira, se transforma por un despido de 20 días. Nos venden la cifra de 33 días para ir tragando poco a poco el despropósito, pero la realidad será muy otra. Cuando no un “gratis total” a costa del nuevo contrato para jóvenes hasta los 30 años, con UN AÑO de prueba. Hasta ahora el periodo de prueba era de 15 días y en ese periodo de tiempo se podía rescindir el contrato sin más derechos y por ambas partes. Ahora y con este contrato lo será hasta de UN AÑO, con lo que la trampa está lanzada al aire. Te pillarán para un trabajo y a los 11 meses y poco te despedirán sin más explicación que no has pasado el periodo de prueba. ¿Esto es despide gratuito o no?

Pero el descuelgue de convenios para poder pagar menos sueldos o para ampliar horarios o para modificar estos o para hacer cambios geográficos es otro punto en donde se han saltado el derecho laboral, suprimiendo derechos para que no nos podamos quejar de cualquier cambio en la relación laboral. ¿De qué van a trabajar y vivir ahora los abogados laboralistas, si nos van a poder pleitear y defender a los trabajadores por nada?

La gran pregunta es si estas reformas sirven para crear empleo. Todos dicen que NO, pero algunos hablan de que eran imprescindibles. Se olvidan recordar que ahora lo importante es capitalizar las empresas, totalmente endeudadas por la crisis, y que esto solo se puede hacer volviendo a la senda de los beneficios sin aumentar en gastos laborales. Es decir, esta reforma está hecha NO para crear nuevos puestos de trabajo sino para que las empresas no se mueran y para lograr que con el beneficio o plusvalía que se obtenga del trabajo mal pagado y con muchos menos derechos se logran poner a flote. ¿Y por qué no lo dicen así de sencillo?

Mover nuestro mercado laboral hacia los derechos y costes que tienen los mercados emergentes que nos quitan competencia es “casi” imposible —con el PP este “casi” nunca se sabe— pues la diferencia en todos los aspectos es tremenda. Si los empresarios quieren que nos parezcamos a los indios, chinos, pakistaníes o bielorrusos vamos por el camino aunque todavía nos quede margen, pero que no se olviden que la sociedad de estas zonas es como es y el número de empresarios y su calidad de vida es como es. Que no jueguen a querernos parecer, no vaya a ser que realmente nos parezcamos TODOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario