30.1.12

Rajoy pierde las formas y amenaza con la jubilación a los 70 años

En este santo país nos tenemos que enterar de lo que nos piensa hacer Rajoy por los micrófonos abiertos que pillan la voz del amo como si de secretos que no hay que decir a la plebe se tratara. Y aplaudimos además. 

Nos hemos acostumbrados a admitir que no se nos debe decir nada, y la verdad menos que anda pues como somos imbéciles no la entenderíamos. Y seguimos aplaudiendo. No solo no nos quieren decir lo que van a tener que realizar con arreglo a sus intereses más sus ideas más los problemas que entre todos tenemos, sino que tenemos que escuchar como se lo dicen a los extranjeros con los que nos juntamos, a escondidas y sin que se note excepto si algún micrófono se equivoca. Sin duda las posibilidades de que algo explote son cada vez mayores, pues ni los recambios son capaces de darse cuenta de lo que se necesita.

Pretender ahora que habrá que jubilar a los 70 años indica que no se tiene ni puta idea, con perdón para las prostitutas. ¿Cuántos jóvenes tenemos en el paro? ¿alguien ha preguntado a los jefes de producción —como este servidor— por el número de absentismo laboral de las personas mayores de 55 años? ¿y por su formación y su escasa capacidad para seguir formándose por estar en muchos casos muy quemados laboralmente? ¿cuántos empresarios desearán tener a gente en sus nóminas con más de 60 años? Mira Mariano, si no se pueden pagar las jubilaciones, explícalo y dinos que no se van a pagar, que desaparecen las pensiones, que no hay panoja, que lo de menos es jubilarse a los 70, que para qué, que el problema es que se acabaron las pensiones y punto y pelota. Al menos pasaremos hambre pero no tendremos que madrugar.

Pero además lo decirmos como sonriendo, mientras explicamos que estan preparándose para una huelga general próxima en cuanto aprueben lo que tienen ideados. ¡Joder!, qué sonrisa tan falsa, qué morro, qué “ganicas” de no ser ni discreto ni inteligente. En serio, sabíamos que no había mucho de donde exprimir, pero sí creíamos que se mantendrían las formas. Ya vemos que tampoco.




Nota.: Enseguida se han apresurado a decir que no, que es mentira todo este susto, que lo que publica El Mundo es un rumor sin nada de peso. ¡¡Jope con los rumores que joden la moral!

29.1.12

La CREA habla y yo les respondo. Lo siento.

Dice la CREA, la Confederación de Empresarios de Aragón —según se publicó ayer—, que los empresarios necesitan:

 Posibilidad de incrementar su financiación
 Impulsar su competitividad
 Más flexibilidad interna

Vamos a analizar ligeramente estas peticiones, para ver su viabilidad y su sentido en busca de una solución al empleo o a la viabilidad de nuevas empresas. Son apuntes sencillos y rápidos, hay más por si estos no gustan.

Posibilidad de incrementar su financiación
Gran parte de las empresas españolas están muy endeudadas, tanto a largo plazo como a corto. Tiene muy complicado obtener crédito por las restricciones que hay, pero también por no disponer de garantías suficientes. Siempre se recurre a los socios o gestores para que avalen personalmente, luego, es un problema casi siempre personal que se une al empresarial. Como es lógico, ahora ya, ante cualquier nuevo crédito se analiza mucho más que antes la solvencia de la empresa, del proyecto de inversión y de los gerentes que lo van a llevar a término. Es cierto que hay también dificultadas a corto plazo para dinero circulante, en la misma medida que es vergonzosa la costumbre de nuestro país de que todo se factura a 90 días, tanto lo que se vende como lo que se cobra. Es cierto que han crecido las dificultades para meter remesas a los bancos o para disponer de líneas de crédito adaptadas a sus tamaños y este si que es un problema grave que se debería resolver con garantías para todas la partes. A veces las empresas han abusado de las remesas “tramposetas”. 

¿Qué tal una banca pública que capacidad para analizar con seriedad proyectos nuevos y apoyarlos?

Impulsar su competitividad
En este punto resulta imposible entender que la CREA solicite ayuda para esto, pues los primeros pasos los deben dar las empresas. Son ellas las que deben impulsar su competitividad, muchas veces con más formación empresarial, analizando mercados, conociendo bien a las competencias, abriendo nuevas rutas para sus productos, aprendiendo a vender y a poner en valor lo que producen, adaptándolo a las nuevas realidades. Ser competitivos no es lo mismo que ser emprendedores. Sí que hay que ayudar, para que se creen MÁS empresas y empresarios, pero no en la misma medida para impulsar la competitividad de las existentes. Si se debe incidir en ayudar a la exportación, pero esto ya se está haciendo con mejor o peor fortuna, depende de sectores, territorios, empresas. Y tener siempre algo encima de la mesa, pues las empresas son las primeras que desean jugar con una reglas capitalistas ya escritas. Muchas veces es mejor que cierra una empresa con serias dificultades, que mantenerla artificialmente abierta. Incluso en periodos de crisis. Depende del servicio que ofrece y de quien son las beneficiarias si tiene que cerrar.  

¿Qué tal más investigación pública, más integración de los universitarios con las empresas, más becas públicas para la investigación económica o de desarrollo de nuevas actividades? 

Más flexibilidad interna
¿Qué entiende la CREA como más flexibilidad interna?, es una amplia, muy amplia fase del desarrollo de todo empresa. Es complejo entender más flexibilidad en un país que ha lanzado al desempleo a tres millones de personas en poco más de tres años. Un país con tantos tipos de contrato laboral para elegir. Un país con tantísima movilidad laboral. Es cierto que hay dos clases de trabajadores en estos momentos. Los que tiene muchos derechos y los que no tienen ninguno y que tras este deseo se esconde que todos los trabajadores tengan los mismos derechos, es decid casi ninguno. Como lo es también que desea más movilidad geográfica como excusa para poder despedir y no para poder disponer. Muchas empresas que solicitan movilidad geográfica no tienen sucursales en otras zonas y si las tienen no piensan ampliarlas. Hay empresas que han abierto sucursales en Rumania o Marruecos y desean llevar allí a sus profesionales a trabajar con los derechos de aquellos países por mucho que digan que no en tono bajo. Yo considero la flexibilidad como algo elemental y muy beneficiario para las empresas, pero mi flexibilidad es distinta a la que reclaman muchas empresas. Cambio de secciones y labores dentro de la organización, lo que conlleva siempre más formación. Respeto para los horarios, que no se está llevando ahora cuando se cambian ante contratos nuevos con la facilidad de mañana te lo modifico y calla por si acaso. ¿Más flexibilidad interna necesitan los grandes Centros Comerciales con sus empleados?  

¿Qué tal un mercado laboral más sencillo, con derechos iguales para todos los trabajadores (pero en la parte alta, buscando la integración con las empresas y la motivación); más empleo público de I+D+i; menos impuestos al trabajo y muchos más a los beneficios que no se reinvierten; más control contra el fraude contable y el desvío de gastos personales hacia gastos empresariales; más formación continua exigible también a los dirigentes y gestores; exigencia de titulaciones para ciertos puestos en las empresas de más de 100 trabajadores; más integración juvenil en el empleo no tanto ayudando en los costes laborales como en el coste del despido si este se produce, soportando el Estado parte del mismo para trabajadores menores de treinta años?

28.1.12

El paro en Aragón, análisis del desempleo en Aragón

Analizaba ayer aquí los datos del desempleo en Aragón reflejando sobre todo números fríos pero sin entrar a valorar ni consecuencias ni motivaciones. Tal vez ahora toque dar unas ligeras pinceladas de un hecho importante para Aragón, como es que aunque con unas cifras casi trágicas del paro en nuestro territorio, siguen siendo unos datos positivos en comparación a otras zonas de España, en relación a la media de todo el conjunto nacional.

Mientras soportamos en España una tasa de paro del 22,85%, en Aragón tenemos un 16,84% de paro. Cifra altísima pero diferente. La pregunta que nos deberíamos hacer es el por qué de estos datos menos negativos, para saber en donde estamos trabajando bien y en donde debemos mejorar.

Tenemos en Aragón un territorio complicado —hay que ser sinceros— para disponer de riqueza económica. No disponemos de turismo masivo y si acaso algo estacional en invierno; nuestro territorio es muy amplio pero excesivamente disperso y con muy poca población; estamos rodeados de vecinos ávidos en recoger todo lo que se mueve y puede generarles riqueza incluidas las personas válidas que emigran; no disponemos de régimen fiscal atractivo, ni de océano que nos envuelva y facilite comercio o industrias diferentes, ni de respeto desde Madrid, ni de un tejido empresarial amplio. No sirve hablar de la GM pues en Valencia tienen la Ford y sus datos son mucho peores.

Tal vez en Aragón hemos realizado en el pasado lo que otros

25.1.12

En España sale muy barato ser tramposo. Incluso te aplauden.

Tristemente español, increíblemente incrédulo con la justicia, dolido de engaños y usos malintencionados de la política, que luego logran manipularse donde haga falta, sea con jurado popular o con jueces profesionales. 

Así es imposible poder demostrar una creíble seriedad ante Europa y seremos siendo el hazmerreir de nuestros vecinos, pues se pueden chotear de nosotros con todo sistema de chistes y chascarrillos que los europeos quieran imaginarse. A Garzón lo juzgamos y a “otros” los declaramos inocentes tras escuchar grabaciones increíbles, de conocer sus palabras, sus usos, sus risas y miradas cómplices de jugar a jugar. Incluso nuestro Ministro de Justicia le llama en la televisión “amigo”, no inocente, no compañero de partido. Sí “amigo”. Así, tras este calificativo, es complicado seguir creyendo en las decisiones.
En este santo país es muy fácil salir de rositas si eres jeta profesional o asesino declarado o menor con muchas horas de televisión. Pero si eres un pobre mendigo, un desempleado cabreado, un indignado retenido, lo tienes jodido, te pondrán una multa de huevo que no podrás pagar y tras ello te embargarán y luego podrás terminar en la cárcel.

Miles de familias se quedan en la calle en España, pierden su vivienda y hogar por decisiones judiciales impulsadas por bancos millonarios. Pero otros saben reírse de mí. Y lo curioso es que la mayoría de españoles votan a los que alientan estos usos, estas costumbres. Debemos ser masoquistas. O imbéciles. O ciegos.

Crear nuevo empleo es fundamental para salir de la crisis

Estoy plenamente convencido que la solución al alto desempleo en España lo estamos gestionando muy mal, aun sabiendo que nuestro déficit público es alto y las órdenes recibidas desde Europa son de controlarlo al máximo.

 El empleo solo se puede recuperar si se crea nuevamente. Algo muy obvio.

 Solo pueden crear empleo las empresas públicas o las empresas privadas. Más obvio todavía. Sí, los autónomos son empresarios que crean microempresas.

Las empresas públicas tienen congeladas sus plantillas y así estarán durante años, hasta que se cambien la decisión que considero absurda, pues ni hay cuotas de restitución por incapacidades, despidos, abandonos o jubilaciones. Empresas públicas son médicos, maestros, jueces, policías, militares, guardias o inspectores (que no sean de Hacienda, al menos).

Las empresas privadas necesitan un PIB de al menos un 2,5% para pensar que así se creará empleo. Dato erróneo pues al salir de una fuerte crisis y muy duradera, todas la empresas están muy endeudadas y lo primero que harán será intentar cuadrar sus balances pagando endeudamiento y luego curarse el miedo a aumentar sus gastos fijos. Pero además nadie garantiza (es imposible, lo sé) en qué momento se alcanzará en España un crecimiento del 2,5% y a qué será debido tal aumento en las condiciones económicas actuales. ¿Qué tendremos que producir y vender de nuevo, para lograr ascender hasta ese PIB del 3% que dicen que antes garantizaba la creación de empleo?

Mientras no seamos capaces de crear empleo privado —todavía no sabemos bien como, pues a veces damos la sensación de que las empresas empezarán a creer por sí solas en la economía, sin valorar que para mantener un empleo estable hay antes que datar de estabilidad y crecimiento a la economía— no saldremos de este pozo. El empleo —por volumen— lo crean las empresas pequeñas y estás están muy hundidas. Hay que crear nuevos empresarios pero en cambio no creamos una nueva cultura del emprendimiento, de la empresa. No creemos en la formación de calidad, no apoyamos a las Universidades y a la investigación. ¿De donde creemos que será capaz España de crear nuevos empresarios, de la especulación fácil o de ideas brillantes sin una nueva manera de formar?

De momento nuestros jóvenes mejor formados se van de España. Si durante 2011 han sido 600.000 las personas que se han ido de España, unos 60.000 son nacidos en España, jóvenes en su inmensa mayoría, licenciados y que han marchado hacia Europa, EEUU o América Latina en busca de su porvenir. Futuros empresarios en gran medida que buscan su porvenir allá donde creen tenerlo más posible.

Pero si el camino para crecer en empleo privado está complicado, para obtener un empleo público está imposible, algo que me parece increíble. Nada es más rentable como reposición de lo invertido, que saber gestionar públicamente mano de obra para aquellas labores que interesa crear y apoyar. La reversión de lo que se invierte, tanto en forma de impuesto directo, seguridad social o consumo y con ello más impuestos y reactivación de la economía, es muy alto en estos casos de inversión (gastos) en sueldos. No se trata de contratar a más funcionarios. Hay muchas otras formas de invertir en mano de obra activa y pública sin atarse a contratos fijos o a tiempo tasado. Y a cambio de ello se consigue gran parte de la devolución de lo invertido (gastado) y gestionar a la conveniencia pública el beneficio de lo que se produzca. Por ejemplo investigación, formación, cultura, etc. ¿O acaso no nos consideramos capaces de gestionar la investigación o la formación para que ofrezca beneficios a la sociedad?

22.1.12

Hay que aprender a quejarse con más eficacia

La imagen nos refleja una manifestación de esta semana en Barcelona, en contra de la precariedad en el empleo, de la calidad actual del trabajo en plena crisis que incluso a las ayudas a trabajadores desempleados. El escaso número de personas que acudieron a las puertas de la Generalitat de Barcelona deben hacernos reflexionar sobre los mecanismos de queja y presión de los más débiles hacia los que ordenas y gestionan las leyes y las decisiones políticas.

Es una constante triste que la participación de la sociedad ante sus propios problemas es muy baja. Cada mes que pasa es incluso más baja. La desafección social, incluso para quejarse de sus propios problemas personales, está en unos límites preocupantes, por su inutilidad y por la capacidad que tienen los que gestionan para relativizar todo lo que les afecta.

Pero la inteligencia política de los que organizan estas acciones debe ser diferente y más alta, pues con imágenes como esta, los que salen perdiendo siempre son los que deben salir reforzados.

Hace una semana en Zaragoza la manifestación en contra de un dirigente deportivo logró una concurrencia mucho mayor que la de otros tipos de manifestaciones contra el desempleo, las leyes laborales o los peligros de la crisis y el paro entre los trabajadores. Increíble, pero el fútbol congregó a muchos más que el desempleo. En Zaragoza hay 100.000 parados.

Los dirigentes de izquierdas deben empezar a ponerse a trabajar para diseñar nuevas fórmulas de reclamación más eficaces. Debemos sentarnos a estudiar nuevas maneras de movilizar a las gentes, de lograr movilizar a los afectados, de ser más eficaces a la hora de ser tenidos en cuenta por los que nos tienen que escuchar y resolver los problemas. Cada vez que convocamos un acto al que acuden pocas personas, estamos haciendo el ridículo que sin duda toma buen nota el responsable político de decir luego que NO a nuestras peticiones.

Ayer mismo en Barcelona, se convocó una manifestación contra el cierre de Megaupload. Son miles los que claman contra el cierre de páginas web, millones los que están —estamos— en contra de la Ley Sinde. Pero a la manifestación de Barcelona acudieron 9 personas. 

He observado en los últimos años, en Zaragoza, como a ciertos actos reivindicativos acudían siempre entre media y una docena de personas. Salían en los medios de comunicación. Pero siempre eran las mismas personas. Estas imágenes —creo— son muy negativas y nada efectivas para las organizaciones que las convocan. Son actos muy perjudiciales para la izquierda social. Hay que aprender nuevos métodos de presión o reclamación, nuevas maneras de exigir justicia social, menos maneras de movilizar a una sociedad desafectada a la que hay que empezar a escuchar más y a dejarles participar de verdad en las decisiones que les afectan.

18.1.12

Garzón y sus enemigos mentales. Garzón y nuestras razones

Que Garzón esté sentado en el banquillo de los acusados nos debería hacer pensar a todos un poco más sobre lo que han aprendido a manipular lo tramposos disfrazados de demócratas, sobre todo por el poder de la justicia si esta la emplean para su beneficio, de los justicieros más bien si estos se dejan manipular, y sobre las peleas personales que como en todo grupo humano, son a veces utilizadas empleando los resortes “tramposetes” de las legalidades para llevarse las pelotas a sus egoístas pies.

Ya han conseguido vencer a Garzón, aunque gane todos estos juicio pendientes, que para asegurarse que alguno perderá, los han elegido entre lo más variado de las posibilidades judiciales. Es cierto que Garzón era un juez “especial” en el más amplio sentido del término y que nadie le perdona su incursión en la política. Incluso muchos de los que le apoyaron o eligieron. Pero utilizar su misma justicia para vengarse está feo. Creo.

Que se le empiece a juzgar por investigar un caso de corrupción política nos enseña que en este santo país, todavía hay mucho anti demócrata que desea jugar a su antojo con la política, ahora que ellos ya se han adaptado a un sistema democrático, tras aprender de un sistema dictatorial. A los excelentes tramposos de academia del robo, ya les da igual el sistema político que tengamos, pues saben sobrevivir a todos. Lo único que les importa es medrar y sisar, jugar a ser los importantes y sonreír cínicamente cuando logran con la ayuda de sus amigos, colocar en los banquillos a los que han sido sus azotes. Y mientras tanto el resto, miramos para otro lado.

En la vida, mucho es como una partida de ajedrez, en donde no siempre un movimiento se hace para enseñar lo que se desea, sino más bien al contrario, para despistar o para abrir camino o para despejar posibilidades. Las venganzas entre humanos se sirven en platos fríos.

16.1.12

Queridas compañeras y compañeros. Gracias por la confianza.

Este fin de semana he sido elegido delegado para el congreso de mi partido (Chunta Aragonesista) por votación de tod@s los compañer@s de Zaragoza. Y lo he sido en un puesto alto, un lugar que no me esperaba. Vaya desde aquí mi agradecimiento a todos los que me votaron, algunas de ellas y ellos sé que me leen por estas ventanas.

Yo soy raro, casi diría que muy raro para estos momentos raros en los que la política rara es la que se impone. Esto hace más raro todavía que se elija a un tipo raro como yo, en un puesto que considero muy alto para mis referencias y dedicaciones. Pero intentaré explicarme algo más.

Yo no aspiro —como muy bien saben los que lo tiene que saber— a nada que no sea defender mis ideas. No sirvo para ser nada de nada. Soy hombre complicado para estar en equipos, aunque adoro el trabajo en equipo, he vivido durante décadas de dirigir equipos y escribo incluso en otro blog de mejorar equipos humanos. Pero tal vez esa dedicación profesional al trabajo de dirigir equipos me convierta —me haya convertido— en un tipo muy complejo para ser dirigido. Y sin dejarse dirigir con facilidad, es imposible saber dirigir con eficacia en estos tiempos. Quien no sabe obedecer es imposible que sepa gestionar y dirigir.

Adoro Aragón, incluso desde mi desconocimiento de parte de Aragón. Creo sobre todo es su historia, en su sociología, en su cultura, en su futuro. Increíblemente creo en su futuro. En menor medida de lo que creo que los aragoneses en general aman a su país, pues somos gentes que no nos amamos casi nada de nada, que incluso a veces son sentimos molestos siendo aragoneses, que somos poco capaces de defender nuestro territorio, nuestra sociedad.

Creer en Aragón no es suficiente para casi nada, aunque es un empezar. Hay que creer en las personas y además lograr que estas se dejen creer. Menos complejo es motivar, que conseguir que sigan motivadas las personas en el tiempo. Y aquí es donde los aragoneses tenemos una asignatura pendiente. Nos amamos (respetamos, cuidamos) poco y durante poco tiempo.

En política se necesita la frescura y la razón, el sentido común y la limpieza total. Se necesita cada vez más la eficacia y la potencia de reacción. Se necesita también la dureza en algunas medidas y ser como los juncos que se doblan pero ni se dejan partir ni son blandos a la hora de soportar el peso. Se necesita en política tomar medidas drásticas contra los malos políticos, los ladrones de ilusiones, los tramposos y cenagosos ilusionistas de la estafa sencilla. Y no me gustan nada los que no saben negociar, los que no creen en el diálogo como herramienta muy válida, de los que no saben sumar. 

Y sobre todo no admito que los políticos no sepan diferenciar entre problemas graves de la sociedad sobre problemas sencillitos aunque bonitos de vender, o que no tengan arrestos para estar mil horas mil intentando encontrar soluciones a los problemas graves, y en cambio gastemos el escaso músculo en asuntos que deben gestionar los oficiales de turno.

Por eso me extraña mucho el gran número de votos obtenidos, lo que demuestra que mis compañer@s son tan raros como yo. Muchas gracias.

13.1.12

Menos municipalismo, menos localismo; más política global en mayúsculas

Lo decía el otro día Carme Chacón aunque en otro tono y con otro fondo. Los partidos políticos de la izquierda se han dedicado mucho al municipalismo, al territorio, al localismo incluso y muy poco a realizar política con mayúsculas para su sociedad.

Los partidos políticos no están para hablar o resolver los problemas de unas farolas, unos bancos de un parque mal puestos, unas acequias que funcionan mal o unas cotorras que hacen ruido. Para eso están las Asociaciones de Vecinos que por cierto muchas veces hacen un trabajo impagable.

Los políticos estamos para otro tipo de trabajo, la sociedad espera de nosotros otro tipo de intervenciones. O menor dicho, sin olvidarnos de gestionar los asuntos menores, hay que idear soluciones para los problemas mayores. Por cada vez que hablemos de una acera estrecha debemos hablar cien veces de posibles soluciones para el desempleo y otras cien veces de los problemas de nuestra Tercera Edad y otras cien de los problemas educativos. Hoy hablamos más de los problemas mayores, pero en una proporción triste.

Por cada vez que un partido nacionalista hable de un rebaje en una acera, de la poda de unos árboles, del presupuesto de una obra menor, hay que hablar mil veces cien de la historia de su país, de la cultura y de sus personajes históricos, de su geografía y sus posibilidades, de su sociedad, de sus problemas mayores. Y aquí y sintiéndolo mucho, que cada uno de nosotros se castigue como mejor le venga en tiempo.

Creo que alguien nos ha manipulado durante décadas para agacharnos la testuz y engañarnos con gestiones menores, difuminando nuestro músculo que siempre es poco, ante asuntos de los que simplemente hay que gestionar desde las órdenes menores y no desde los análisis sesudos y gestionados en cenáculos complejos y serenos. En estos tiempos de crisis, de dudas, de conflictos serios, de riesgos como sociedad, hay que para la pelota de la política y empezar a repensar el trabajo realizado y el que se debe realizar, para demostrar quienes somos y a donde pretendemos llegar. La sociedad está atenta a las soluciones. Quien sea capaz de apuntarlas, de señalarlas, de trabajar por ellas, será apuntado por la sociedad como apto; y quien no sea capaz de señalar las posibles soluciones, los caminos de avance, será tachado de incómodo e incapaz por la sociedad que sufre y espera soluciones.

11.1.12

Andalucía puede ser la punta que nos lleve a una reforma muy profunda

Miramos con sarcasmo el título de “El Ministro” con el que se conocía al Director General de Trabajo de Andalucía cuando se nos olvida que estamos hablando de una comunidad de casi nueve millones de habitantes, más que países europeos que hacen tambalear economías en Europa. Irlanda tiene cuatro millones y medio, Bélgica y Grecia sobre once millones.

Algo huele muy mal en Andalucía y no se trata ya de señalar con dedos a los bobos tramposos, presumiblemente incluso delincuentes, que como señoritos andaluces del siglo XIX se compraban pianos antiguos para fardar, consumían prostitutas o cocaína con el mismo dinero con el que despedían trabajadores con ERE o dejaban de crear empleo que era su obligación.

Las empresas creadas para cobrar las subvenciones las llamaron con nombres muy bonitos y absurdos: “Iniciativas Turísticas Sierra Morena S. L. y Lógica Estratégica Empresarial S.L.”, sabiendo que lo de menos era parecer legales y serios, sino ser amigos del jeta de turno. Si sumamos esto a los contratos de trabajo para amigos y familiares o conocidos, si añadimos a estas trampas de los ERES fantasma, las ayudas al campo que manipulaban al gusto de los comerciantes de los chamarileros de turno, uno sabe que en cuento explote todo esto, el desprecio hacia los políticos aumentará más.

Hay un partido político detrás de todo este entramado de trampas por descubrir todavía. Siempre presuntamente, claro. Y deseo que las responsabilidades políticas impregnen durante muchos años la relación de Andalucía con el empleo, pero a la vez lleven a los tribunales a varios grandes cargos políticos andaluces que tendrán que explicar lo que han hecho no han hecho.

Así sin duda, España se hunde sin remisión y si no, es cuestión de pocos meses. Disfrutar mientras tanto.

9.1.12

Ni Chacón ni Rubalcaba liderarán el futuro PSOE

Rubalcaba o Chacón no son los candidatos que hoy necesita un PSOE renacido. Son dos candidatos agotados, que representan un socialismo herido, que no pueden ser el futuro y así lo saben los propios dirigentes socialistas que muchos de ellos no se atreven a posicionarse. Este Congreso no será el importante del PSOE, de aquí no va a salir el próximo Presidente del Gobierno socialista.

Rubalcaba es un hombre que no ha sabido retirarse al descanso lógico tras perder estrepitosamente. Ganará, es posible, pero no convencerá y será un hombre de transición. No logrará liderar un PSOE de futuro

Chacón es una política floja y lo siento por esta apreciación, pues su mensaje y sus posicionamientos me gustan más que los de su contrincante. Pero su imagen no sirve para liderar un país. Da la sensación de que será siempre una excelente segunda posición y eso destroza sus posibilidades. Creo.

Y nadie más parece querer salir a la palestra, ningún socialista está dispuesto a liderar la travesía del desierto, pensando que un dirigente puede surgir desde el éxito y no desde el trabajo duro de unos años de soledad y de redefinición. Hasta dentro de 8 años, a poco que Rajoy lo haga peor que mal, no tendrán posibilidades los socialistas de poder remontar hacia la gestión política. Unos años muy interesantes para que se edifique una figura con potencia, que no parece salir de este Congreso.

7.1.12

Necesitamos una izquierda sin rebajas. Simplemente una izquierda capaz

Hemos entrado en periodo de rebajas y creo que nos van a durar más de un enero congelado. Pero no me preocupan tanto las rebajas de sueldos o de trabajo, como las rebajas de ideología, de pensamiento, de serenidad y sensatez. 

Escucho a los sindicatos de clase (creo que son de clase, aunque tengo dudas en saber a qué clase defienden o representan) que admitirían los contratos mini, los sueldos mini, los derechos mini. Todo con rebajas. Si los sindicatos ya no son tampoco capaces de defender a sus trabajadores, ¿quién defenderá en este santo país las ideas lógicas y progresistas de los derechos para los que menos tienen? No solo los empresarios nos están metiendo en un periodo de grandes rebajas sino que aplaudimos con las orejas y admitimos todo como inevitable. Nos han abducido. 

Si admitimos que parte de las solución pasa por restar derechos a los trabajadores, es tanto como admitir que los culpables de la actual crisis son los trabajadores. Los sindicatos no hablan de controlar a los empresarios, los bancos o los chiringuitos financieros. No hablan de los impuestos progresivos o de los controles sobre los fraudes empresariales. No les escucho hablar con contundencia de la congelación del empleo público, de la pérdida de calidad en la enseñanza o la sanidad.

Para defender a los trabajadores de las tragaderas de los mini trabajos y los mini sueldos, no son necesarios los actuales sindicatos. ¿A quien están agradecidos?, ¿por qué no son capaces de romper con la actual dicotomía entre su forma económica de subsistencia y su necesidad social de representar a los trabajadores?

Son tiempos de rebajas y el PP lo sabe y se aprovecha. Dicen que todo está muy mal, pero que mal, y tendrán que romper la baraja de los derechos para intentar salvarnos, ¿de quien? ¿de los alemanes?, pero si ya nuestra juventud se va a Alemania, tranquilos todos. Cuando hayan pasado unos años, las chicas y chicos del PP nos volverán a dar migajas duras y rancias de lo que ahora nos rebajan y aparecerán como los salvadores de los trabajadores y los parias de la tierra, a los que les devuelven lo que les rebajaron por culpa de la izquierda estrafalaria. Se han leído a Maquiavelo y lo van a llevar de rebajas como libro de noche.

Mientras tanto la izquierda española está de rebajas ideológicas y se encuentra dividida entre seguir buscando su futuro o seguir peleando por un semáforo de más o por una acequia que no funciona. Parte de esta izquierda incluso se atreve a plantear medidas que ellos durante ocho años de gobierno nunca sacaron de su chistera. El respeto a los ciudadanos está de rebajas.

No se trata de buscar y encontrar una izquierda maximalista, que ahora desee romper todo tipo de barajas y lanzarse al monte. No seamos tan bobos. Simplemente necesitamos una izquierda seria que se atreva a volver a revivir textos de hace unas décadas, frescura en sus planteamientos sabiendo que ya existe internet y el mundo ha cambiado, y no olvidando quien es el enemigo y quien el amigo.
Vamos, simplemente una izquierda sin rebajas.

4.1.12

Datos del desempleo en Aragón a diciembre de 2011

El desempleo está afectando en mayor medida a Aragón en relación a otros territorios. Es cierto que veníamos de una buena posición, como lo es que la destrucción de empleo en Aragón está por encima de la media española. El 2011 concluyó con 101.982 desempleados totales en Aragón, lo que representa un aumento del 10,05% (+9.313 personas) respecto al año 2010 y supone un nuevo récord. Mientras, en el conjunto de España el incremento anual fue del 7,86%, lo que pone de manifiesto que Aragón se aproxima al desempleo que se dan en el conjunto de España.

Diciembre no fue un mes bueno para el mercado de trabajo en Aragón. Durante los últimos 31 días de 2011, a las oficinas del Instituto Aragonés de Empleo (INAEM) acudieron casi 2.000 personas que se habían quedado sin trabajo. Se cerraba así un año aciago en el que la tasa mensual de parados solo bajó en tres de los 12 meses del año. Este mal dato de inscritos en el INAEM no lo mejora la estadística de contratos constituidos: de los 24.972 contratos que se firmaron en Aragón más del 93% fueron temporales.

Lo peor es que el dato de los contratos formalizados no solo corresponde al último mes de 2011, sino que es una situación que se repite en el balance anual del año que acaba de terminar. De los 393.179 contratos de trabajo que se firmaron en Aragón durante 2011: 361.704, casi el 92%, fueron temporales. Además, 10.556 de esos contratos se enmarcan en la categoría de eventuales según las circunstancias de la producción.

Los 31.475 contratos indefinidos que se formalizaron en Aragón durante el año 2011 es la peor estadística de los últimos cinco años, según los datos recogidos por el INAEM: supone 1.499 contratos menos que los registrados en 2010 y 24.469 menos que los de 2008, fecha de comienzo de la crisis económica.

El diciembre de 2011 fue el peor mes desde el año 2007 y, además, fue el segundo peor dato de todo 2011, solo superado por los datos registrados en febrero, cuando se firmaron 24.459 contratos nuevos. El tipo de jornada del 66,3% (aproximadamente 260.680) de todos los contratos formalizados fue a tiempo completo.

1.1.12

¿Por qué los políticos comunican tan mal en España?

España y los españoles tenemos la desgracia de unos políticos que sin respeto hacia sus ciudadanos creen que pueden jugar con ellos como muñecos de Lego. Hoy te digo algo, mañana te lo oculto y nunca hablo contigo, por que no me importas un carajo.

Ya desde Felipe González, los Presidentes de España se acostumbraron a no hablar a los españoles mirándoles a los ojos aunque sea a través de una cámara de televisión, algo muy sencillo, os lo juro.

Uno, con cada cambio de Presidente siempre cree que el nuevo será capaz de copiar a los franceses, a los americanos o a los venezolanos. Da igual. Pero lo que no da igual es que el Presidente de España no sepa hablar a los españoles, no sepa utilizar una herramienta básica como la imagen y la comunicación para transmitir decisiones, para acercarse a su sociedad, para trasmitir lo que hace y lo que piensa hacer.

¿Nos creen los Presidentes de Gobierno que somos imbéciles y no entenderemos lo que se nos dice? ¿Acaso creen que cogeremos miedo y nos pondremos histéricos si se nos dice la verdad?

Cuando se toman decisiones uno se arriesga a no ser entendido, a no conseguir la aprobación de todos o incluso de ninguno. Pero si te lo explican, si te lo dicen con sinceridad y mirándote a los ojos cabe la posibilidad de que la pedagogía funcione y se logre empujar entre todos en la dirección correcta. España necesita de todo menos bobos con miedo, que se esconden detrás de sus subordinados. Necesita líderes que sepan liderar, así de sencillo. O tal vez así de complicado pues no parecemos ser capaces de encontrar a políticos que quieran ser líderes.

¿Qué podemos hacer ahora por nuestro país?

Ha llegado el momento de empezar a respondernos: ¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros por nuestro país? 

Ni nuestro país, el de cada uno de nosotros, está en condiciones de darnos mucho, ni nuestra pereza o apacible manera de encarar el futuro le sirve de nada. Nuestro país, sea Chile, Argentina. España, EEUU o Aragón, necesita de nuestra fuerza, de nuestras ganas, de nuestros empuje. Quien lo consiga como sociedad será quien logre avanzar, pues estamos en periodo de crisis en donde todo se está poniendo en cuestión.

Dentro de 20 años seremos lo que hayamos querido o podido ser a partir de hoy mismo. Todos. Tú, yo, nuestros nietos, los hijos, la sociedad, el sistema. Nada está asegurado, nada es para toda una generación, todo puede empeorar o mejorar. Pero todo depende de nosotros. Esta es la gran ventaja.

Quejarnos de los alemanes, de los chinos, de los indios o de los vascos es una bobería que no conduce a las soluciones. Si reaccionamos podremos. ¿Cómo?

Efectivamente cada uno de nosotros tenemos unos planteamientos diferentes para pensar el “cómo”, pero esto es enriquecedor e inevitable. Lo bueno precisamente es que tengamos diversos planteamientos y no los dejamos aparcados.

Tal vez es un buen momento para pensar en crear una actividad productiva o de servicios. Tal vez emprender una idea con una pequeñas y estudiada inversión es una buena decisión en tiempos de crisis cuando todos se retraen. Tal vez estudiar algo que nos puede servir para el futuro nuestro y de todos es una buena decisión. Tal vez, por qué no, ayudar a los demás, a alguien en concreto es un acto que nos complace y puede servir para sumar granos de arena. Incluso ser exigentes contra quien se ha vuelto incívico, ser reveladores para no ser cómplice del delincuente que odia a la sociedad, implicarse en un proyecto que sirva para emprender y para apoyar, incluso tal vez dejar de ser voluntario gratuito y a veces manipulado puede ser una buena ocasión para fijar puestos de trabajo remunerados en tiempos en los que el desempleo es una lacra.

Cada uno y una de nosotros tenemos una idea en concreto sobre las soluciones a estos momentos de inquietud. Pero muy pocos los saben —o se atreven— a ponerlas en funcionamiento. A intentarlo siquiera. Tal vez un empujón personal a la idea, tal vez un pequeño estudio para saber si es viable, para analizar si sirve para lo que pretendemos, si puede tener futuro, nos sirva para animarnos.

Lo que podemos hacer por nuestro país es mucho, depende de nosotros. No somos importantes, pero podemos ser parte de la suma de muchos que decidan mejorar nuestra sociedad. Si esperamos a que otros decidan por nosotros, a que otros mejoren lo que está mal, lo mejorarán, seguro. Pero a su gusto y no al nuestro. A la medida de sus necesidades y no de las nuestras.