17.9.11

La justicia no debe ser inteligente, pero tampoco tonta

La condena de Arnaldo Otegui, con perdón para la justicia, no me parece muy lógica y mucho menos inteligente. Se podrá decir y casi con razón que la justicia no entiende de inteligencia política y si acaso de leyes, pruebas y delitos. Pero se nos olvida recordar que todas las leyes están para interpretarse aunque decir esto sea una aberración, pero a las pruebas hay que remitirse con sentencias dispares ante juicios similares.
No se trata de que la justicia pierda su independencia y tenga que escuchar ni a sociedades y menos a políticos de turno, pero si de que sepan entender que hay momentos históricos que requieren sensibilidades ligeramente moldeables.
Y si no se entiende bien esto, con recapacitar un poco sobre sentencias influídas por diversos momentos, presiones o ambientes, nos servirá para entenderlo, aunque siempre la libertad, el respeto y sobre todo el silencio responsable, acompañe a las decisiones lógicas. Por cada juzgado hay fiscales y junto a fiscales hay abogados defensores y mezclados con ellos asesores legales y a veces incluso políticos. La mezcla de toda esta sopa es la que da como resultado un buen o mal cocido.

Deseo conocer tu opinión sobre este asunto, para que lo conozcan tod@s l@s lector@s

No hay comentarios:

Publicar un comentario