22.8.11

Escuelas económicas contrarias para buscar soluciones a la crisis

Hay dos tendencias totalmente contrarias en las escuelas económicas mundiales según los análisis económicos que se hacen para salir de esta crisis económica brutal. Cada una plantea soluciones bien distintas para la salida de la crisis, si bien la opción de controlar el déficit y enfriar la economía a costa de contención del gasto público e incluso privado, es la elegida por los gobiernos que deciden en EEUU y en Europa, al menos de momento.
La otra teoría —de momento sin posibilidades de llevarse a cabo pues no entra en los planes de quien gestiona desde la política los países—, es la de estimular incluso artificialmente el crecimiento sin preocuparse tanto de controlar el déficit e incluso dejando que la inflación suba más para rebajar el peso de la deuda. 

Para Paul Krugman, total defensor de esta segunda teoría que de momento no se está poniendo en práctica, activar las economías desde los gobiernos es mucho más importante que atacar el déficit o la inflación. Lo expuso con ironía en un debate televisivo con el execonomista jefe del Fondo Monetario Internacional, Ken Rogoff, en el que aseguró: “que si se descubriese que la Tierra corre el peligro de una invasión alienígena se planificaría como contrarrestar ese peligro dejando el déficit y la inflación en un segundo plano y saldríamos de esta recesión en 18 meses".

Este viernes el Gobierno de España puso una pequeña guinda que incidía sobre esta segunda posibilidad, al bajar el IVA de la vivienda nueva. Medida escasa, tal vez incluso errónea, pero que al menos nos indica dos cosas: se asume que la vivienda en España debe bajar de precio “más”, y se asume la salida de la crisis se puede hacer también desde la estimulación y no solo desde el control excesivo del gasto.

Para España todo control férreo de la economía que lleve al enfriamiento (situación actual) nos imposibilita salir del más grave problema de todos: el desempleo. Para España y su sociedad, las medidas propuestas por Paul Krugman en la línea de que los poderes públicos activen incluso artificialmente la economía productiva, ayudaría a salir de la crisis por la vía del gasto y del crecimiento del empleo. Debemos recordar que en cuanto la economía se reactive se creará en España bastante empleo, pues estamos en unas condiciones de total congelación económica y resultará muy fácil crear empleo por encima de otros países, al partir de una situación dramática e incluso falsa para la realidad económica de España.
Las órdenes desde Europa son las de controlar el déficit por encima de todo estímulo, cuando lo lógico para resolver el desempleo en España sería lo contrario: estimulación del consumo, reactivación de la economía e incluso subida de la inflación para que la deuda tenga menos peso. Seguiremos observando.

Deseo conocer tu opinión sobre este asunto. Puedes comentarnos tu opinión, para tod@s l@s lector@s

2 comentarios:

  1. Anónimo12:38 p. m.

    Claro, claro.

    Si te va mal la economía, lo mejor que puedes hacer es gastar y gastar y así reactivar la economía ¿no?. Menuda falacia. Como el plan E.

    Como otra conocida falacia: Un taller de reparación de neumáticos vive de reparar los pinchazos de las ruedas, así como un cristalero vive de vender o reparar cristales rotos. Y ahora la feliz idea: pinchemos todos una rueda, rompamos todos un cristal y harán falta más talleres de reparación, y así al final todos nos haremos ricos ¿NO?

    Qué estupidez. La misma que vd. defiende. Exactamente la misma.

    ResponderEliminar
  2. Querido Anónimo. Primero debería usted estudiar algo más de economía para poder opinar con tanto juicio crítico sobre lo que es o no estúpido.
    Nadie está hablando de romper cristales ni de pinchar ruedas. Ese es el típico ejemplo que ponen los absurdos e incultos que ni siquiera saben como defender una política austera sin hablar del crecimiento y/o el empleo.

    El gasto público se puede hacer, de igual forma, bajo la producción de bienes y servicios que aporten un bien a la comunidad, como mejoras en la vía urbana, incentivos a la inversión productiva por parte de las empresas, o una profundización en el desarrollo de un determinado sector. Tiene usted para elegir un montón, y no tiene porqué estar rompiendo nada para incentivar la economía con dinero público.

    Si va mal la economía es justamente porque no hay gasto, así que sí, lo mejor en estos momentos es gastar y gastar, hasta que la economía recupere la confianza el nivel de actividad económica pre-crisis y poder empezar a pagar el endeudamiento con calma y sosiego.

    Temo que usted seguirá sin comprenderlo, abducido por la escuela del déficit y la austeridad. Le recomiendo que, no solo piense, sino que lea, historia. Y compare los países que en los años 30 acogieron políticas de gasto keynesianas y cuales acogieron las políticas austeras. O en balde el nombre de Keynes es famoso por algo. Quizás se lleve una sorpresa. Pero lo más seguro es que ni se moleste en buscar la información.

    Un saludo.

    ResponderEliminar