11.7.11

El ataque contra la deuda de Italia y España me parece político y no económico

Tengo mis dudas que este último ataque hacia la deuda de Italia y España, que todo este ataque hacia países del sur de Europa, sea una reacción lógica hacia sus contabilidades, hacia sus realidades económicas hacia el miedo de fallos y caídas.
Ojala fuera así, y yo estuviera totalmente equivocado, pero mis temores son otros. Da más la sensación de un ataque político en el que se está empleando la economía como una arma bélica, con fines que todavía es complejo adivinar. Desde un intento por desestabilizar toda Europa, a un deseo por hacerse con el control de Europa desde Alemania, o una decisión para desvirtuar el poder de ciertos países del Sur de Europa para colocarlos a la altura de los periféricos del Este. Incluso una acción para lograr el fallo de un par de países medianos y así tener la excusa perfecta para hacer desaparecer el euro como moneda importante en el mundo.
Si unos inversores de laboratorio son capaces de hacer lo que hacen, sin tener que poner además sobre la mesa de la inversión el dinero con el que apuestan, es que este sistema está mucho más podrido y sin control del que nos parece incluso a los más críticos.

5 comentarios:

  1. Hay muchas opciones, pero yo me quedo con la ideológica.
    Los mercados no se pueden controlar bajo mano como si fueran instrumentos que sigan ordenes directas, pero sí sentimientos.
    Desde las instancias internacionales BCE y FMI, controlados por la ideología liberal, se han encargado año tras año desde la crisis en inventarse un problema con la deuda, que no es tal, infundir de miedo a los mercados para que suba la prima de riesgo y patentar la solución: neoliberalismo.

    La consecuencia: Los países se ven extorsionados para que abracen el liberalismo o sucumban ante el miedo de los mercados (esto es como la estampida de los elefantes, no se controlan, pero sí se manipulan, desde lejos, desde los sillones). Y en el corto plazo estamos viendo como Europa se escora hacia la derecha. Una forma de manipular desde dentro la política de todos los paises.

    Otra consecuencia: El echar pestes sobre los países periféricos, sur de Europa, hace que los bonos alemanes sean la panacea del inversor, el oro de la deuda soberana. Se escoltan frente a posibles problemas que los tiene, aunque no salga en las noticias.

    Rusia lo intentó en la guerra fría, controlar la economía norteamericana desde dentro, pero no le salió bien la jugada. Parece que, después de años de estudio y avance en la ciencia económica, los listos han aprendido.

    ResponderEliminar
  2. Se controlan los países desde la economía, pero voy más allá. Es como si quisieran que unos países de europa fallaran, no por ideología, sino por una guerra de declarada.
    En Italia mandan los neoliberales. En España dentro de 4 meses.
    Es como si Alemania quisiera "invadir" parte de Europa sin sacar soldados sino técnicos economistas manipuladores.

    ResponderEliminar
  3. Pero fijate. Los únicos que en verdad nos invaden no son los países occidentales, América, Alemania, esos están en sus casas aprovechándose de su situación pero nada más. Los que nos dan deuda a gran escala aprovechándose de los altos intereses son los países asiáticos. China, e India. Esos son los que nos invaden, no comercialmente, que también, sino financieramente.

    ResponderEliminar
  4. Y nadie quiere que los países fallen. Lo que hacen es ponerlos en la cuerda floja. ¿Cuanto dinero a invertido Alemania en Grecia para que no caiga?
    Toda guerra tiene su propósito, pero no es el que fallen los países porque no ganarían nada, la caída del euro, que no beneficia a nadie.
    Si nos quieren que caiga ningún país, y los que en verdad nos invaden son los países asiáticos, ¿qué más queda como propósito la hora de actuar? El cambio ideológico.

    ResponderEliminar
  5. ¿Y si molesta en el mundo occidental una moneda como el euro?

    ¿Y si la contrapartida al dolar no quieren que sea el euro sino otra moneda?

    ResponderEliminar