2.5.11

La justicia no depende de las leyes, sino de personas que trabajan como jueces

La justicia no es justa y ella misma nos lo dice día a día. Ayer los jueces sentenciaron contra Bildu por nueve jueves contra seis jueces. Si tu juicio lo hace un solo juez como es lo normal, dependes no de la ley, sino de que te toque un juez u otro para que sentencie de una manera o de otra. Depende de una persona. Ayer había seis que opinaban con la misma ley en la mano una cosa y otros nueve con la misma ley otra bien distinta.
A una madre que dio dos bofetadas como correctivo a su hija le retiraron hace dos años la guardia y custodia de su hija de 8 años y le aplicaron una distancia preventiva para que no se acercara a ella. Dos años después otro juez ha cambiado la sentencia, diciendo que no hay motivo para tamaño castigo a la niña por dos bofetadas correctivas tras esconder las malas notas del colegio. Pero el drama está conseguido y la niña ha sufrido dos años sin ver a su madre y viviendo con sus abuelos paternos que por venganza tras un divorcio, pusieron la denuncia en comisaría tras decírselo la nieta. Un juez castigó a la niña con algo mucho peor que dos bofetadas. Otro juez distinto y con las mismas leyes en la mano le ha levantado el castigo.
Dependemos pues de lo que decidan personas que son jueces, más que de las leyes, pues según quien sea la persona de oficio juez que te juzgue saldrás inocente o culpable del juicio. Esto no puede ser justicia. Existen los juzgados de casación, los juzgados para poder seguir reclamado, para no estar indefensos ante las sentencias de la primera instancia. Y esto es bueno. Pero si los cambios en las sentencias son tan clamorosos, no es justo.
Las mismas personas con similares antecedentes y juicios reciben penas bien distintas. El preso que más años leva en las cárceles en España, 35 años de su vida, nunca ha tenido delitos de sangre. Y le han negado la libertad provisional. Delincuentes juzgados por delitos de sangre han salido a los pocos años de la cárcel por beneficios penitenciarios. No es justo.

1 comentario:

  1. Anónimo6:13 a. m.

    Por desgracia es así, toda persona tiene un concepto personal de todo lo que le rodea, inevitablemente inducido por su experiencia vital y los jueces no pueden escapar de ello, pero si a demás incluimos inclinaciones políticas, religiosas o sobre la moral, la cosa se complica bastante, tanto mas cuanto mas perjudicial sea el resultado de la sentencia para alguno de los principios en los que el juez cree. También tendríamos que añadir el amiguismo y el peso social de los interesados.
    Lo ideal sería que en todo juicio arbitraran mas de un juez, no se si 3,5,10 o mas, pero como con tamaño sueldo que cobran y las pocas horas que trabajan.... para ello deberían de bajar el estatus de juez a semidios, pagarle un sueldo humano y contratarlos a porrillo según terminan las carreras, tendríamos seguramente menos paro y una justicia mas justa.

    ResponderEliminar