9.1.11

Lay anti tabaco. ¿No se podría haber hecho algo más inteligente?

Hoy en La Noria, que es un programa de tele que podría ser bueno y es más bien malo, están sacando a colación la ley sobre el consumo de tabaco en lugares públicos.
Sin duda Zapatero se ha creído el padre de todos nosotros y nos prohíbe llegar tarde a casa y fumar a escondidas, so pena de cachete en el culo, por mucho que utilizara la escusa de pasar la ley por el Parlamento donde fue aprobada por todos los grupos importantes de la Cámara. Los psiquiatras lo tendrás complicado en los próximos años para adivinar estos cambios en las leyes sociales de este principio del siglo XXI en España. Por que una cosa es legislar de forma controlada contra el consumo de tabaco en lugares públicos por que es malo para la salud de quien no consume, y otra bien distinta es añadir que no se pueden sacar imágenes de personas fumando en la televisión o solicitar directamente que los ciudadanos hagamos de delatores de nuestros vecinos. Me jode bastante ponerme en las ideas del Alcalde de Valladolid sobre el tema, pero coño, ¿qué será después? Si cambiamos la ley por otra, si un día está prohibido beber vino, ser comunista o tener libros de Kundera ¿también nos solicitarán sin que se les arrugue la cara que delatemos a quien lee a Lorca, a quien bebe vino en su casa, a quien se haga pajas?
Si este es el PSOE del siglo XXI, si los políticos de este nuevo siglo no son capaces de sacar una ley con mejor fondo, los han cambiando tanto que no lo conoce ni la madre que los parió. Lo malo es que tras estos desmanes sin sentido futuro, no le queda sitio a nadie más, será imposible pelear contra ninguna ley restrictiva que surja en años venideros, pues nos estamos callando con una ley que en apariencia es lógica pero que han convertido en una barbaridad con tufos encima, de progresista para que cuele. Vamos que nos la están dando con vaselina.
Cuando se legisla hay que hacerlo pensando en todas las posibilidades presentes y futuras, en todas las personas afectadas. Y decidir. Pensar una ley con unos baremos de multas que van hasta los 600.000 euros, es de risa maliciosa. Y lo digo siendo NO fumador y sabiendo que esto no afecta a la hostelería como se pretende decir y para pruebas esta semana pasada en el centro de Madrid con todos los bares llenos a rebosar. Pero yo no admito leyes que nos sacamos de la chistera para dar el pego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario