7.12.10

Estamos alertados y queremos respuestas ante la crisis de los controladores

Estamos alertados y nos amenazan con estar así un buen puñado de semanas. Si, puede ser constitucional, pero me da a mi que es forzar mucho las posibilidades de la Carta Magna, sobre todo si como se indica, se ampliará varias veces incluso este estado de alerta.
Sin duda hay que tener unas navidades sin problemas con los controladores, pero creo que con su militarización es más que suficiente para que todo esté calmado y en camino de resolver de una vez por todas. Algo que por cierto necesita mano izquierda y saber hacer, pues la fuerza no soluciona casi nunca los problemas. Fuerza, ni por parte de los tontos que no sabemos todavía de quien…
obedecían órdenes, ni por parte del Gobierno que debe dar muestras de inteligencia social, aunque esté contra las cuerdas.
Calma pues, y ganas de aclarar todo este barullo que nos ha costado lo que no se va a poder publicar.
Queremos saber, debemos saber, si estos controladores se han movilizado de forma cabreada y voluntaria o si han seguido consignas de algún grupo organizado que no parece sindical. El asunto como se atreven a apuntar ligeramente algunos, podría ser peligroso y muy serio.
Queremos saber —nadie lo dice con claridad— qué condiciones laborales de sueldo y horarios tienen estos trabajadores, por qué sistema se amplían las plantillas, cómo funcionan laboralmente los controladores en Europa, qué comparaciones podemos hacer con otras categorías profesionales parecidas para saber quien tiene razón; pues imaginarlo no sirve cuando el conflicto es muy serio.
Y queremos saber qué soluciones se van a tomar para evitar estos problemas en el futuro, sin menoscabar los derechos de nadie y a la vez sin que se creen diferentes categorías de trabajadores tan sumamente dispares en un mismo país.
Y ya por último sería interesante saber por qué realmente Zapatero no ha aparecido en los medios de comunicación en los 2 días más críticos y por qué a Rajoy no le acompaña —a través del teléfono móvil— un asesor de imagen política antes de hacer el papelón del aeropuerto de Lanzarote. Es tanto lo que se juega España en su imagen ante el exterior que todo hay que cuidarlo. Gran parte de la crisis actual es de imagen, de sensaciones. La economía es sensaciones, son miedos, son actitudes antes lo más sencillo; curiosamente los millones de euros se mueven a golpe de decisiones que saben jugar los especialistas del laboratorio económico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario