7.11.10

Insiste el Papa Benedicto XVI en criticar a España y su gobierno

El Papa Benedicto XVI carga ahora contra decisiones de un gobierno, contra las leyes de una país que visita. Complicado sin duda, cuando hay tantas leyes en el mundo, mucho peores según la filosofía cristiana, sobre las que se permanece callado. Las injusticias sociales, las judiciales, las violentas, las que producen hambre y muerte, las que permiten tantas desigualdades parecen no importarle tanto a un dirigente católico que sí critica el matrimonio amplio, el preservativo o el divorcio.
No es imaginable que un dirigente político desde cualquier tribuna amplia, visite un país y se atreva a decir desde púlpitos ofrecidos, que las políticas de gobierno son malas y hay que evitarlas. Es duro de escuchar y sencillo de decir por quien lo hace desde la prepotencia y la falta de respeto hacia quien te recibe, cuando se visitan países democráticos. Imposible de atreverse a comentar cuando se visitan los países que sí merecería su sociedad alguna luz de cambio. Pero de un líder religioso se espera lo contrario. O al menos lo amplio. Si Cristo viniera por estas tierras —según me enseñaron los sacerdotes en mi infancia— se quejaría de los pobres olvidados, de los injustamente tratados, del desempleo de los débiles, de lo poco que hacemos por los que son todavía más pobres, de lo mal que tratamos a nuestros vecinos de mundo, del consumismo absurdo, de lo mal que nos llevamos entre todos nosotros, de la violencia gratuita y absurda. Pero no ha venido Cristo, ha llegado un señor que se cree enviado por Dios y que en realidad es elegido por algunos hombres que miran más su impronta política que su pastoral social de futuro. Así les va a los católicos dirigentes de una Iglesia hoy en horas bajas en cuanto a fieles por mucho que esté en horas altas en cuanto a poder mediático. Responsables de ello hay muchos y casi todos se darán cuenta tarde de sus errores.
Los buenos sacerdotes, que los hay, permanecen callados pues se saben minoría y miembros de una comunidad que no admite la crítica.

1 comentario:

  1. Os invito a leer en este post los motivos por los que no deberíamos haberle dejado entrar...

    http://observadorsubjetivo.blogspot.com/2010/11/yo-no-te-espero.html

    ResponderEliminar