1.11.10

El País nos enseña un Mariano Rajoy más real. Y eso preocupa a Pedro Arriola

Cuando el asesor del PP, Pedro Arriola, abrió ayer el periódico El País, un escalofrío le subió por el cuello hasta hacerle sudar el cogote. Mira que le había dicho mil veces mil a Mariano Rajoy que si iban ganado en las encuestas lo mejor era permanecer callados, parecer callados, ser Mariano Rajoy siempre, no decir si se sube o se baja, si se despide o se contrata, si se está alegre o serio. Pero El País es mucho país y supo sacarle las entretelas a Mariano Rajoy; eso o que Mariano cayó presa del deslumbre del poder y abrió la boca más de lo lógico ante el enemigo.
Decir que quiere hacer políticas tipo “Cameron” es decir mucho, pues da tantas pistas que Arriola se puso a temblar. Claro que hará política tipo Cameron, neoconservadores y etc. etc. Faltaría más que encima y después de dejarle codearse con el poder, Mariano Rajoy les traicionara a todos y se pusiera fino y social como a veces anuncia con la boca pequeña.
Así que Rubalcaba ya sabe por donde hincarle el diente a Rajoy. Que si despidos de funcionarios, que si menos escuela pública, menos gasto social, que si menos impuestos y menos Estado, menos sanidad gratuita y más rigidez en la libertad empresarial; vamos más España y menos tú y yo.
Lo curioso es que los mismos que han provocado esta crisis se están frotando las manos al ver el tipo de salidas que barajamos todos. Les benefician las crisis y las soluciones y les ponen contentos. En cuanto se resuelva esta crisis harán otra para seguir avanzando en el camino de su beneficio. Y los ciudadanos seguiremos aplaudiendo con las orejas con tal de que no nos quiten la posibilidad de divorciarnos. Somos imbéciles. Nos han creado imbéciles y callados. Incluso nos dejan rebelarnos siempre y cuando nos puedan controlar el on y el off.
De momento que se aten los machos los que se creyeron que las situaciones no pueden ir todavía a mucho peor. No saben hasta qué punto son capaces de apretar las tuercas del beneficio, ahora que jugar con pisos y solares ya no da alegrías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario