13.8.10

Estamos avanzando hacia el desastre de la sociedad, por falta de humanidad social

Somos una sociedad de hijos de puta (como globalidad). Así de duro y de triste. Estamos convirtiendo a la sociedad humana en una paria de animales en donde casi todo vale, en donde los indicios de humanidad se han disuelto en pos de un “todo vale”, en un “cuanto peor, mejor, si sirve”.
El imbécil que piense que esta forma de sembrar sociedad no tiene un precio alto, se equivoca, lo cual es lógico. Podemos seguir apoyando esta forma de construir futuro, incluso debemos apoyarla desde dentro, pues contra peor, mejor en el largo plazo. Es ya casi inevitable el conflicto social, la pelea violenta de unos contra otros en busca de la sangre teórica pues no va haber para todos y nadie parecemos dispuestos ni a repartir ni a intentar dosificar. Pues muy bien, dejaremos de ser humanos y leeremos otra vez El Mono desnudo; aprenderemos a defendernos como animales, atacando como animales.
Vean los comportamientos de los personajes de televisión, los de sus vecinos de calle, los de los otros conductores, los de sus colegas de profesión, los de la gente del montón que ya está más que cabreados. No hay atisbo de sociedad humana que avance sino de sociedad animal que anda y habla o grita.
En toda crisis seria, en todo el discurrir de la historia humana, se ha terminado igual. Siempre igual. Sabemos cómo han terminado las crisis de sociedad durante 20 siglos, cómo han ido avanzando hacia el infierno sin mirar alternativas. Siempre han (hemos) terminado de la misma forma violenta. Estamos condenados a reescribir la historia. También desde dentro de esta España canalla que mira y sonríe. Si, estoy a favor de la revolución pues no me quedan tantos años y me estoy rindiendo. Sé que es lo peor de cada salto histórico, pero somos incapaces de aprender si no es a golpes duros y secos. Snif.
Todos y todas somos culpables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario