29.6.10

Ya hay sentencia sobre el Estatut. ¿Y ahora qué?

Ya ha salido la sentencia sobre el Estatut y como era de preveer, no contenta a nadie, por mucho que era esa su única finalidad. Algo imposible. En donde se demuestra otra vez más, que en política las medias tintas no sirven para nada, si son obligadas por las situaciones.
Creo en el positivilismo, en la inteligencia política a la hora de cocinar asuntos (léase si se quiere a Maquiavelo), pero nunca, repito, NUNCA, con jugar con la gente y mucho menos si se nota.
En política no todo es posible, y a veces los caminos son imposibles de convertir en carreteras. Por eso la mesura y la inteligencia se sobreentiende entre los políticos y se solicita de ellos que no jueguen a joder.
Llevar el Estatut al Tribunal Constitucional tiene muy mala baba pero a la vez, muy poco sentido político de Estado. Excepto que se quiera joder. Luego, si que se ha querido joder el invento que más tiempo y dolor empleó en la Transición. El Estado Autonómico.
¿Y ahora qué?
Pues ni puñetera idea, lo juro. Ni lo sé yo ni creo que nadie.
Se ha abierto el melón de la confrontación, mañana tendremos que estar atentos, y pasado mañana, y las próximas semanas. Y una vez abierto el melón, no se puede cerrar como si nada hubiera sucedido.
¿Y qué pasaría si se llevara al Constitucional varios Estatutos más de este santo Estado tan complejo pero a la vez tan fácil de manipular por los que gustan de joder?, pues que la liaríamos parda.
No sabemos qué va a decidir el PSC. Ni qué decisión tomará CIU. No sabemos cómo reaccionará ERC. Conoceremos en breve declaraciones de gentes de la cultura catalana. Hablará Puyol y será escuchado. Expresará ICV su opinión y se unirá a la de muchos otros catalanes cabreados.
A Zapatero le crecen los enanos y sin duda, su decisión de no cambiar de Gobierno en estas semanas era producto de entre otros motivos, una situación que se puede convertir en complicada. Seguiremos opinando.

4 comentarios:

  1. Anónimo6:56 p. m.

    Toda la razón, se ha abierto el melón pero parece que a los dos grandes partidos (PP y PSOE) eso no va con ellos. Los dos han ganado (que sorpresa!) esta batalla y los dos dicen que a otra cosa, que esto ya esta finalizado. Pues no. Se ha abierto una brecha iniciada por el PP (salvadores de la constitución que no votaron y salvaguarda de las comunidades autonomas que no quieren) y mal llevada por el PSOE (que aún no tienen claro si quieren una España federal o alguna otra cosa). Siempre se tiene que acabar haciendo las cosas mal... Yo, como catalán y federalista (dos pecados en España), quiero un cambio de estructura que no quiere decir romper España sino otra manera de relacionarnos entre todos; y lo que más me ha indignado de estos cuatro años es la impunidad en que se insulta a los catalanes con mentiras, primero se rompe España (cuatro años de Estatut en funcionamiento y no se ha roto España; si la afección de muchos catalanes con ella); que nos dedicamos a robar el dinero de España (cuando Catalunya es la segunda comunidad después de Madrid que más aporta al fondo común; pero si les parece mal que nos den el concierto economico - como el vasco -) y un largo etcetera. Y esto queda en la mente de la gente, hoy cuatro años después de iniciado este proceso, parece que tengo que justificarme por ser quien soy. Hoy estoy un paso más cerca del independentismo. Parece ser que no nos quieren como somos (también tenemos cosas buenas aunque no se lo crea nadie). Los catalanes deberemos reflexionar, con tranquilidad, que camino deberemos coger y una vez cogido recorrerlo con paso firme; sea el que sea, ya que como ciudadanos y catalanes no aceptaremos que lo que somos y lo que queremos lo decidan 12 personas en Madrid. Acataremos el fallo del tribunal pero eso no hará que la realidad se transforme por arte de magia.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda se crea un precedente complejo y que nadie sabe cómo terminará ni a donde nos lleva.
    Sobre todo por el incomprensible desprecio a la votacion popular. Para mi es el gran error. Una vez que la ciudadanía ratifica, alguien debe intervenir para solicitar sosiego o retrasar el referendum.
    Que se modifiquen leyes es normal, que no se consiga lo que se pretende entra dentro de cualquier tipo de negociación.
    Pero saltarse la votación de los ciudadanos es grave.
    Una solución que complicaría más el asunto, sería volver a votar la reforma, con la consiguiente resultado mayoritario de que los catalanes lo rechazarían. Se volvería a lo anterior, pero mucho más cabreados todos. Tanto, que peligra la convivencia política.
    Complejo, complejo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:11 p. m.

    Tienes razón, volver a votarlo sería muy contraproducente. Ha sido un recorrido muy largo y penoso. Votamos y ZP con Artur Mas lo modificaron en Moncloa, llegó al Congreso y se volvió a recortar y paso el tramite del Senado (creo que allí no se tocó nada). Esos son los trámites en democracia y tú lo has dicho nunca se consigue todo lo que se pretende, ya que era mucho más terrible cuando lo votamos :). Luego estos cuatro años... Si hubieran sido seis meses seguramente esta indignación que siento y la gente con la que me relaciono también siente, no sería tan grande.
    Las cosas se han hecho mal (no sé si mal es exacto pero creo que se podría haber hecho de otra manera) desde Catalunya pero un nuevo estatuto era necesario (sino que alguien me explique porque otras comunidades también lo han hecho nuevo). La vida cambia y con ella las reglas con las que nos regimos. Aunque mucha gente no lo sepa o no quiera saberlo estas leyes afectan de manera directa a nuestras vidas y a nuestros futuros.
    Nada es inmutable solo se debe hacer con responsabilidad. De todas maneras reafirmo lo anterior, me preocupa más y me molesta más el ataque continuo contra Catalunya capitalizado por medios de ultraderecha (les llamaré así) que el fallo del Estatut; ya que este era de esperar y que un 95% de éste sea constitucional indica que no se hicieron las cosas tan mal. Esta gente, ayer y hoy, han vuelto a exaltar los animos (según he constatado en "El Intermedio" de la Sexta; palabras como atraco, expolio, carta blanca de ZP a ETA, etc...)
    El tema del Estatut lo superaremos; pero no se si seremos capaces de aguantar esa propaganda malintencionada.
    En resumen, mejorable o muy mejorable desde Catalunya, peor desde el PSOE, horrendo desde el PP y a opinion personal, asqueroso, desde los medios de comunicación de ultraderecha. Del TC no opinaré, ya que como he dicho antes debemos reflexionar sobre todo esto. Y al final nos queda lo que has dicho el pueblo no decide. Los catalanes y Catalunya seguiran con sus aspiraciones, unos de independencia, otros de federalismo (entre los que me encuentro), otros de confederalismo, muchos otros de autonomía mejorada, otros de seguir igual y una gran cantidad de gente "pasando" de la política.
    Quien más a perdido es la democracia como idea y realidad en España, y esto hará mucho daño. Yo ya he descubierto que mi voto, mi decisión, no sirve para nada; pero esto ahora se puede aplicar a todos. ¿Quien será el siguiente?

    ResponderEliminar
  4. Estamos en un momento (casi diría histórico) en el que nos vamos a tener que replantear muchas cosas. Una sin duda, es la que comentas ¿para qué sirve mi voto, mi decisión?

    Sobre la ultra derecha, un matiz. Lo grave no es la ultra derecha, que ya sabemos todos cómo es y lo que opina. No. Lo malo es la gente que impregnada de ideas de extrema derecha (incluso sin saberlo), cree tener razón y además sentirse muy orgullosos de sus ideas. Ahora hay mucha gente (e irá en aumento por desgracia) que odia, sin saber por qué (pues no conoce como funciona la política de verdad) a unos valores democráticos básicos. Y que no tiene reparos en decirlo fuerte. No sabe lo que es el humanismo básico del siglo XX o XXI. No sabe lo que es el diálogo, contagiado de la violencia en los medios.
    Me preocupa más la gente con ideas de extrema derecha que los violentos de extrema derecha. Es curioso, pues lo uno trae a lo otro. Pero en este caso creo que es al revés. Creo que el la gente quien pide, grita y reclama. No sé, ya veremos.

    ResponderEliminar