5.6.10

Aragón, un país vacío de ganas

Somos un país sin sentido, es Aragón un territorio de gentes flojas, poco dadas a defender lo suyo, a entender siquiera qué es lo que les rodea, cuales son las zancadillas que recibe, qué es suyo y no de todos, sobre todo cuando los demás si que saben lo que es sólo de ellos y no del resto de vecinos.
Con los bienes aragoneses usurpados por Cataluña, tenemos un ejemplo más de lo bobos que somos los aragoneses, incapaces de defender con una simple firma lo nuestro. El principal periódico de Aragón ha puesto en su web una adhesión para solicitar la devolución de los bienes y en dos semanas el número de personas que apoyan la idea es tan baja que uno se pregunta si los aragoneses no saben de qué va esto, no entran en la web de heraldo.es o ni entran en Internet.
No me imagino una iniciativa parecida y que no fuera apoyada masivamente por los suyos en mitad del territorio estatal de esta España rara y apagada. Y no, no se trata de que los aragoneses estamos por encima del bien y del mal, y que no nos preocupan los problemas pequeños, simplemente es que no estamos. Dan ganas de rendirse, de incluso desear que estemos peor todavía haber si así somos capaces de darnos cuenta de lo que otros hacen por lo suyo y lo poco que hacemos nosotros. Siempre seremos territorio de desiertos de polvo mental.

3 comentarios:

  1. Primera noticia que tengo, desde "el otro lado" :-)

    ¿De qué bienes se trata? ¿Cuál es su historia?

    El Gobierno de Catalunya también se ha tenido que discutir lo suyo con el Archivo de la Guerra en Salamanca, donde había documentación de instituciones y personas de aquí robadas durante el franquismo fascismo. Al final parece que las están devolviendo, previa duplicación.

    Cordialmente,

    ResponderEliminar
  2. Es un tema muy largo. Son unas obras artísticas que pertenecen a la iglesia, que son aragoneses y que en la actualidad están en posesión del Obispo de Lérida y de sus museos diocesanos.
    Desde Roma, desde Santa Sede o desde varias instituciones eclesiásticas se ha juzgado el asunto y siempre se ha dado la orden de que vuelvan a Aragón. Pero no quieren devolverlos. Y a partir de aquí se ha liado la manta pues la Generalitat tampoco quiere devolverlos o presionar para que se devuelvan.

    ResponderEliminar
  3. Ahora que lo dice, esto de la Iglesia y de Lleida me suena. Creo recordar que precisamente lo compárabamos en casa cuando salió por T.V. con lo del Archivo en Salamanca. No entendíamos cómo un Obispo podía torcer una decisión eclesiástica superior sin ser sancionado. A no ser que el estamento jerárquico superior esté haciendo el papel de cara a la galería.

    Lógicamente, las obras artísticas deben estar junto a sus dueños y su público original. "En casa" del Sr. Obispo en Lleida no hacen nada. Si tanto gustan, que el Obispo encargue una réplica, que las hacen prácticamente perfectas.

    Me temo que si el Gobierno PSC+ERC+ICV+EUiA no ha tenido la diligenca de ponerse a presionar al Obispado en serio, un futurible gobierno de CiU+PP no lo hará jamás.

    Pero la clave para la presión eficaz es justo la que vd. comenta. Si la gente no demuestra con contundencia y en masa que un tema le importa, que está dispuesta a responder en intención de voto —o de compra, cuando se trata de empresas; ¡o de culto! :-) cambiándose de Iglesia a la protestante p.ej.—,
    las palancas del poder no giran.

    A mucha gente se les habla de las obras artísticas patrimonio aragonés y pensarán que no va con ellos, que tienen otras cosas en qué pensar antes :-/

    ResponderEliminar