25.5.10

Modificación del sistema electoral en España. Proporcionalidad pura.

Se habla de modificar la Ley Electoral en España para que todos lo votos tengan el mismo valor, para que no se pierdan los restos. Es un asunto lógico si creemos en la igualdad de derechos, en que cada voto valga lo mismo. Son los partidos medianos los que más intentan modificar la ley, pues son los grandes perjudicados con la actual norma electoral.

En las últimas elecciones el PSOE obtuvo 169 escaño, el PP 153, IU 2 y UPyD 1. Son los partidos que tendrían más cambios con un sistema más proporcional; el resto no verían casi modificado el número de escaños.

Con un reparto en donde todo el Estado fuera una circunscripción única y sin ningún listón de corte por debajo, y con los mismos votos que en 2008, el PSOE tendría 8 escaños menos. El PP tendría 6 escaños menos. CIU, ERC y CC no verían modificado el número de escaños. BNG ganaría un escaño. El PNV perdería dos escaños. Pero IU ganaría 12 escaños y UPyD 3 escaños.

Con los datos de las encuestas actuales —para saber hacia donde nos caminamos todos—, nos colocaríamos en un Congreso con un PP que dispondría de 156/162 escaños; un PSOE con 138/142 escaños; CIU con 11 escaños, PNV con 4 escaños, ERC con 3 escaños, CC con 2 escaños y con… y ahora viene el cambio, IU con 16 escaños y UPyD con 13/14 escaños.

Hay sistemas alternativos, incluso sin tener que modificar la Constitución. Pero lo que resulta incuestionable es que la ley que sirvió en los años 70/80 para una transición muy particular de una dictadura a una democracia tal vez no sirva 40 años después, sobre todo si se parte de un reparto que no es proporcional ni igualitario. Cada persona un voto y un mismo valor de voto. Lo demás es casi trampa. Por cierto, con 75.000 votos —más o menos— se puede conseguir un primer escaño, para que partidos o agrupaciones pequeñas no piensen que les imposibilita el acceso al Congreso, lo que también les obligaría a estar más unidos a otras formaciones parecidas.

No creo que fuera ingobernable un Estado con este nuevo reparto.  Se necesitarían acuerdos como ahora, pero al menos los partidos con representación en todo el Estado estarían representados con arreglo a su verdadera cantidad de votos. Y que me perdonen los que salen perdiendo, pero es la aritmética pura y dura y la lógica más lógica. Un votante, un mismo valor de su voto.

3 comentarios:

  1. Alegra ver un análisis como éste. Le voy a pedir permiso para citar y reproducir su artículo en 1v1a, espacio que dedico íntegramente a este tema.

    Cordialmente,

    ResponderEliminar
  2. Encantado en ser citado y copiado. Para eso estamos. Este blog es libre total.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  3. Vamos allá, pues :-) Gracias.

    ResponderEliminar