24.5.10

España no es libre. Estamos invadidos por los burócratas e incluso vendidos a ellos

No tengo dudas de que España —perdón—, el Gobierno actual de España, no manda ni en su propio país. Estoy cansado de escuchar o leer recomendaciones cuando no mandatos del FMI o de cualquier otro organismo o político ajeno a la política española.
Si los actuales políticos españoles —los que mandan se entiende—, no son capaces de tomar decisiones y tenemos que estar día si y día también escuchando como se nos manda y ordena desde fuera, el daño que se hace al concepto social de la política en España es tan brutal que igual hay que empezar a pensar que lo menos malo es la crisis económica —que ya es—, y pensar que lo que falta por venir es todavía peor.
¿Alguien se imagina un caso igual en algún otro país del mundo mundial?, ¿alguien con cargo de Presidente soportaría en un país que se llame democrático que le estuvieran diciendo lo que debe hacer desde los despachos lejanos del FMI sin pestañear? Me imagino a los dirigentes en decenas de países maravillosos o no, escuchando al FMI y partiéndose de risa.
¿Qué pintamos los ciudadanos de España, que creíamos que creemos en la democracia creíble, cuando quien toma las decisiones importantes es un tipo que trabaja en el FMI, el mismo posiblemente que no detectó la crisis económica mundial actual?
No sólo no somos demócratas de verdad, pues no tenemos incluso ni derecho a equivocarnos en asuntos importantes, sino que ni somos votantes útiles, pues no elegimos al “jefe” del FMI, al Presidente de EEUU o al dueño de los bancos americanos que controlan la Bolsa. Creo que hay que disolver el Parlamento español e irnos todos como emigrantes a otro país con más lógica política. De hecho los jóvenes válidos de este santo lugar ya lo están haciendo.
De momento me voy a tomar un Bourbon a la salud de todos estos “marranos” que se quieren llevar a España al huerto, más que nada para que se me nublen todavía más las ideas. ¡¡Lo que nos queda por ver en los próximos meses, puñeteros!!

3 comentarios:

  1. Hace poco leí un comentario de un ciudadano argentino sobre el F.M.I. Decía que en España estamos pensando en que si derechas que si izquierdas. "El problema de verdad es el F.M.I.", que lo que toca lo estropea. Eso vino a decir. Rompan con el F.M.I. y verán la mejoría.

    Me dio qué pensar.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. Pues ya que se dedica a ordenar tanto y además de forma pública, no le vendría nada mal un análisis externo real y completo para saber qué es, quienes son, qué actuaciones anteriores han servido (o no) a los países hacia los que las han dirigido.
    Tal vez así nos daríamos cuenta de su importancia para bien o para mal.
    Gracias por tu comentario

    Por cierto, ¿no sería más lógico que sus ¿opiniones? se las dieran en prívado a los dirigentes y no públicamente para dejar en ridículo la libertad de cada gobierno? Ya sé que de lo que se trata es de inspirar confianza en los mercados, pero…. Malditos mercados, que todo lo manipulan.

    ResponderEliminar
  3. Si el inventor de la institución, sir J. M. Keynes, levantase la cabeza, le daría algo de ver para qué están sirviendo su F.M.I. y su B.M.

    El F.M.I. siempre da la misma receta neoliberal. Da igual la época, el país y la situación. Eso no es técnica ni ciencia. Eso es religión, fanatismo (o estafar).

    Han perjudicado con sus indicaciones a tantos países por lo mejos como los que han ayudado.

    La Asamblea de la O.N.U. presidida por D'Escotto sugirió que el F.M.I. debería ser más representativo de la Asamblea, de todos los países del mundo o G-192 y no de los países más ricos, como ahora.

    Si tal reforma se hiciese sería una buena noticia. ¿Cómo van a aconsejar políticas que beneficien a todos si precisamente en los órganos de representación no están bien representados todos?

    ResponderEliminar